FORORURAL PARA EL PAIS

Terneros programados desde el vientre

Estudios reflejan que la alimentación de la vaca preñada define el futuro productivo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mayor potencial de crecimiento en terneros de vaca bien alimentados. Foto: Fororural

La mayoría de las vacas de cría en Uruguay paren y desarrollan su lactancia en los meses de primavera, acompañando el importante crecimiento de pasturas naturales. Como consecuencia, las vacas pasan el invierno preñadas entre su segundo y tercer tercio de gestación, con pérdidas de peso de menor o mayor importancia según la pastura disponible y los suplementos utilizados.

Hasta ahora se consideraba solamente el estado de las vacas y su futuro desempeño reproductivo, asumiendo que el feto no sufría las pérdidas de peso de la madre. Pero en los últimos años se ha comprobado que una mala nutrición de la vaca durante la gestación puede comprometer el desempeño productivo futuro de los animales que están siendo gestados.

Influencia de nutrición materna en el desarrollo fetal

Durante años fue enfatizada la importancia de atender los requerimientos de las vacas gestantes, especialmente durante el último tercio de la gestación, debido a que en ese periodo se produce el 75% del crecimiento fetal. Pero cabe preguntarse ¿qué importancia tiene la alimentación de la vaca en los meses anteriores de la gestación? ¿Es necesario atender las exigencias de energía y proteína durante toda la preñez, o eso es económicamente inviable? Estas son preguntas que muchos productores se realizan al momento de planificar la nutrición de las vacas, ya que entre 70 y 80% de los costos de producción de un establecimiento ganadero se asignan al rubro de alimentación animal. Tal vez esa forma de economizar no sea una buena opción, considerando que tan importante como reducir costos de alimentación es obtener una progenie saludable y con alta tasa de crecimiento.

La influencia de la nutrición materna en el desarrollo fetal y su impacto sobre el desempeño y la calidad de la carne de la progenie son muy importantes. La nutrición materna durante la gestación es uno de los principales factores que afectan el crecimiento y desarrollo muscular fetal, con efectos que persisten por toda la vida del animal, aun cuando no haya alteración en el peso al momento del nacimiento. Cuando hay deficiencias nutricionales, el músculo recibe menos nutrientes que otros órganos prioritarios como el cerebro, el corazón y el hígado, por lo que puede verse comprometido el desarrollo muscular.

Consecuencias de la restricción de nutrientes durante la gestación

La capacidad de crecimiento y la ganancia de peso de un ternero está determinada por el número de fibras musculares de su cuerpo, que luego del nacimiento comenzarán a aumentar de tamaño. La restricción de nutrientes entre el segundo y el séptimo mes de gestación resulta en una disminución del total de fibras musculares, por lo que la nutrición de la madre debe ser priorizada principalmente en el tercio medio de gestación. Una restricción posterior al séptimo mes no causa una reducción significativa en el número de fibras y la disminución de su crecimiento puede ser compensada luego del nacimiento; nacerá entonces un ternero liviano pero de alto potencial de crecimiento. Sin embargo, se debe tener mucha precaución con las restricciones alimenticias severas sobre el final de la gestación, ya que puede verse comprometida la cantidad y calidad de calostro, con consecuencias negativas para los terneros, como menor viabilidad (terneros enfermos) y una mayor mortandad post-natal.

Una buena alimentación en el tercio medio de la gestación también es fundamental para definir la cantidad de células adiposas intramusculares (grasa intramuscular), que determina el potencial de marmoreo de la carne de ese animal.

En resumen, estudios recientes demuestran que los mejores resultados en términos de desempeño productivo y calidad de carne no están solamente relacionados con el plano nutricional al que están sometidos los animales en la fase de crecimiento y terminación. La nutrición materna durante la gestación afecta no sólo el desarrollo fetal sino también el desempeño de ese animal a lo largo de toda su vida, así como la calidad de la carne que va a producir.

Más información en www.fororural.com

Valor para la Cadena cárnica.

Como criador, comunique a su cliente las ventajas de terneros de alto potencial de crecimiento, hijos de vacas bien alimentadas.

Como comprador de terneros, valore los animales producidos en sistemas que alimentan bien a sus vacas preñadas.

En ciclos completos o incompletos, transfiera un ternero de alta productividad a la siguiente etapa de recría/invernada y obtenga mejores resultados productivos.

Las “Claves”.

Entienda el tema

Terneros de vacas bien alimentadas durante la gestación tienen mayor potencial de crecimiento y ganancia de peso en toda su vida productiva.

El campo natural reservado y los suplementos proteicos suelen ser suficientes para mantener el peso de las vacas preñadas durante el invierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)