creció producción y hay más tecnología

En la última década el agro uruguayo mostró un mayor dinamismo

En los últimos 10 años, la tasa anual de productividad total del sector agropecuario llegó a 3% y vino creciendo a razón de 1,9% anual entre 1980 y 2013, según lo establece un trabajo técnico publicado en el Anuario 2014 de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los productores familiares tienen el 83% de la superficie de pastoreo para ganadería. Foto: INIA

Más allá de que se señala la aparición de algunos síntomas de enlentecimiento en el crecimiento del sector, el análisis muestra el gran cambio tecnológico que viene dándose a nivel del campo uruguayo.

Según se establece, en los últimos 30 años el valor bruto de producción de la agricultura extensiva creció a una tasa anual de 7,5% en términos de volumen físico, mientras que en la última década la tasa trepó a casi 14%.

El trabajo sostiene que, en contraste, en la ganadería de carne se ha mantenida estancada en los últimos 30 años como resultado de la combinación cruzada de un aumento de la producción de carne ovina y una menor producción en el rubro ovino.

Lo paradójico de la ganadería es que en la última década —según remarca el trabajo de Opypa— viene aumentando el uso de concentrados y reservas forrajeras en los predios, así como también creció la producción ganadera a nivel de corrales de engorde, principalmente a nivel de lo que es la Cuota 481 (el cupo cárnico para animales de feed lot al que Uruguay tiene acceso junto a otros seis abastecedores).

Este mayor uso de los suplementos y concentrados, junto con una mayor disponibilidad de pasturas para los vacunos, debido a la caída del stock ovino, de alguna manera compensó la pérdida en el área total de tierras dedicadas a la ganadería por la expansión de la agricultura y la forestación, pero no ha sido suficiente como para mantener una tasa de crecimiento significativa del producto y por ende, de la productividad global del sector.

Productores.

Lo que también cambió, además de la productividad, es el tipo de productor que tiene hoy el campo uruguayo. Según el último Censo General Agropecuario (2011), el 62% de los productores son familiares y el restante 38% son no familiares.

Los datos son muy parecidos a los obtenidos en el censo anterior que fue en 2000, pero en términos absolutos diferentes.

Entre los dos censos hay una caída de 21% entre el número de productores que representan casi 11.000 productores comerciales menos. La reducción es de 22% a nivel de productores familiares y 19% a nivel de productores no familiares.

Los productores familiares explotan el 15% de la superficie agropecuaria del Uruguay y el 17% de la tierra en régimen de propiedad. La mayor cantidad de productores se registró en este segmento.

Otro dato interesante es que las casi las dos terceras partes del total de productores familiares son ganaderos que están dedicados a la producción de carne y al rubro ovino, 10% son lecheros y 10% hortifruticultores o vitícolas.

Con menos del 6% y más del 1%, siguen por orden de importancia decreciente los productores agrícolas de secano, forestales, de cerdos, aves y los que ofrecen servicios.

En ganadería de carne y lana los productores familiares tienen entre el 77% y el 83% de los animales y la superficie de pastoreo dedicada a la ganadería.

Los dedicados a la actividad hortifrutícola y vitícola caen 39%. Mientras tanto, a nivel de lechería, los productores no familiares tienen dos tercios de los animales y producen el 70% de la leche; la mayor productividad de leche es asociada con una mayor área de mejoramientos destinada al ganado.

Por otro lado, entre los censos citados, la producción de leche en Uruguay subió 70%, pasando de 1.259 a 1.893 millones de litros. Los productores familiares aumentaron su productividad de leche en 66% y 45% para el caso de los no familiares.

Como la disminución en el número de productores fue mayor en los familiares, el incremento en la producción leche por establecimiento fue de 144% superiores en las explotaciones familiares.

Cierre de 2014 con crecimiento

El Producto Interno Bruto Agropecuario (Pib) cerró 2014 con un incremento de 0,5%, según datos de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa) y se mantendría en esos niveles al cierre del presente año.

El sector pecuario (ganadería) cerró con un crecimiento de 4,5%, cuando en 2013 había crecido sólo 2,4% . La actividad agrícola y silvícola pasó de un crecimiento de 7% que había registrado al cierre de 2013 a finalizar un año más tarde con una caída de 6,8%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)