COMBATE A LA ENFERMEDAD

Uruguay ayuda a Corea a controlar la fiebre aftosa

Comenzó fase de cooperación basada en el trabajo local.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vacunación: sector privado hace firme apuesta por status país. Foto: archivo El País

Uruguay comenzó una fase de cooperación técnica para ayudar a Corea del Sur a volver a convertirse en país libre de fiebre aftosa, basándose en la experiencia lograda en la lucha contra la enfermedad.

La ganadería de carne coreana y la suinocultura, fueron libres de aftosa durante muchos años —incluso fue el primer país libre en abrirle la puerta a las carnes, cuando Uruguay era libre de aftosa con vacuna—, sufrieron una epidemia en 2010 y cuatro años más tarde, la Asamblea General de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), le devolvió el status de país libre con vacunación. Ese estatus le duró de mayo a septiembre de 2014. Desde ahí, padecieron ocho focos, principalmente en cerdos (el último fue en abril de 2016).

Mirando más hacia Uruguay, ahora busca apoyarse en la experiencia local y envió un grupo de técnicos que estuvo viendo cómo se aplica la campaña de vacunación, planteó su realidad y recibió algunas recomendaciones de los técnicos uruguayos.

En el marco de esa cooperación técnica, el jefe de la División de Enfermedades Infecciosas de Corea y dos veterinarios —en una misión de cuatro días—, visitaron una planta frigorífica para observar los controles anti y post mortem, conocieron el sistema de trazabilidad obligatoria del rodeo bovino que aplica Uruguay y otros sistemas para controlar el movimiento del ganado, pero basándose en la vigilancia de fiebre aftosa que realiza el servicio sanitario uruguayo.

La visita también abarcó un predio ganadero en Canelones, un día después un establecimiento dedicado al ciclo completo en cerdos y otro dedicado a la fase de engorde. Finalmente, se desarrolló una reunión técnica con expertos uruguayos, donde los coreanos plantearon su realidad y recibieron algunas recomendaciones.

"Empezamos a buscar en la cooperación técnica cuáles eran las cosas importantes por las que no estaban logrando el control de fiebre aftosa siendo que habían estado muchos años libres y la gran diferencia productiva es que tienen 3 millones de bovinos y 10 millones de cerdos en sus 100.000 kilómetros cuadrados", explicó el director de los Servicios Ganaderos, Francisco Muzio, que encabezó la contraparte uruguaya. Esos 10 millones de suínos están en manos de 120.000 productores, donde también hay un fuerte componente social, pues hay productores de transpatio. Para Muzio, ahí estaría centrada la problemática de que, por algún motivo, hay una circulación de virus de aftosa en Corea del Sur y es lo que les ha causado problemas.

También quedó claro que Uruguay tiene una diferencia bastante importante en la participación que tiene el sector privado en la lucha contra la aftosa y que ha tenido históricamente. "Ellos encuentran la dificultad de que el productor no participa", explicó Muzio.

A su vez, Uruguay le propuso a la delegación coreana que buscara tener un Fondo de Indemnización como en Uruguay para enfermedades prevalentes, porque "una de las cosas que se tiene que asegurar cuando se hace un sacrificio sanitario, es que se va a indemnizar de acuerdo con los valores que se entiendan que son razonables", destacó el jerarca. Corea tiene una estrategia de lucha donde se vacunan todos los bovinos y todos los cerdos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)