CONFERENCIA

Uruguay tiene condiciones para poder duplicar producción ovina

El SUL presentó ayer la segunda fase del Plan Nacional para el sector.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En los 50 años de SUL, los protagonistas del rubro mostraron el camino. Foto: Gastón Britos/ Agencia Foco

Sin pensar en tener otra vez 25 millones de ovinos, aplicando mayor tecnología, levantando algunas restricciones (abigeato, predadores y otros) y elevando el conocimiento de los productores, Uruguay puede duplicar la producción ovina, buscando una diferenciación por calidad para insertarse en nichos de mercado de alto valor. Ese fue uno de los principales mensajes que dejó la conferencia "Cadena Ovina: La Mirada de sus protagonistas", organizada por el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), en el marco de las actividades por su cincuentenario.

Sin embargo, más allá de que todos coincidan con ese camino, hay que reconocer que los sistemas productivos uruguayos, en su mayoría, están en campos de basalto más profundo, donde el techo de producción es menor al de otros países y aún así, son exitosos.

Con la participación de toda la cadena ovina, se analizó el presente y el futuro del rubro, que juega un papel social muy importante. Son 15.000 productores familiares los que manejan 4 millones de cabezas de un total de casi 7 millones que tiene el stock, con 25.000 personas que conforman la mano de obra familiar, más otros 21.000 asalariados dedicados al ovino, por citar algunas cifras que remarcan la importancia. Hay 17.000 explotaciones con ovinos, el 40% de las explotaciones ganaderas y alrededor de 15.000 son familiares. Por eso, la segunda fase del Plan Estratégico Nacional para el Rubro Ovino, presentado ayer por el titular del SUL, Alejandro Gambetta, es una nueva herramienta para crecer y así lo remarcó quien lo presentó.

Gambetta remarcó la madurez del rubro ovino, porque la cadena tiene una mesa de trabajo, una herramienta donde comparten intereses con un horizonte común —más allá de las miradas diferentes— la industria textil, los productores y la institucionalidad pública (INIA, INAC, Plan Agropecuario y MGAP), consensuando sobre la problemática y la fortaleza del ovino.

Potencial.

A su vez, José Berbejillo, Coordinador del Grupo de Estudios Económicos de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa/MGAP), reconoció que el rubro ovino "tiene un potencial de crecimiento significativo" y consideró que para "pensar en niveles más altos de productividad y en un cambio importante en la producción, la mayor integración de sector primario e industrial es clave. Hay experiencias exitosas pero no es la generalidad".

Mostró que el cordero gordo, desde 2011 hasta ahora, tuvo precios que siempre fueron favorables frente al novillo gordo y recordó que la mejor inserción internacional "no sólo pasa por abrir Estados Unidos para cortes con hueso", sino que "es poder seguir teniendo mayor acceso a otros mercados y en base a calidad".

Aranceles.

Por su parte, Gastón Scayola, vicepresidente de Frigorífico San Jacinto — aprovechando la participación del canciller, Rodolfo Nin Novoa— planteó como mensaje la necesidad de "destrabar las barreras sanitarias en los mercados (Unión Europea, Israel, México y Estados Unidos), resolver los problemas arancelarios y aumentar la cuota ovina en la Unión Europea".

El representante de la industria cárnica estimó que la próxima zafra será similar a la del año anterior, donde se canalizó la baja faena entre la Unión Europea y Brasil, porque China tenía un exceso de producción de carne ovina.

"El año pasado, a pesar de la crisis y la devaluación, Brasil a las marcas buenas las siguió comprando y las siguió pagando bien", explicó. Hoy, mirando hacia adelante, dijo que China ya no tiene los excedentes de 2015 y necesita corderos. "Están pidiendo en este momento que no hay producción y estamos haciendo las promesas para enviárselos a partir de agosto. Lo que se pueda esperar es que esta zafra se coloque sin mayor inconveniente entre Brasil, China y Unión Europea. Dificultad de colocación no habrá".

Scayola dijo que Uruguay deber marcar el camino de la diferenciación en Estados Unidos destacando atributos como el libre de hormonas y antibióticos en el ovino para diferenciarse de Australia, básicamente. También pidió "no dormirse frente a China", porque Australia, Nueva Zelanda y Chile, entran con aranceles menores a los de Uruguay.

En la conferencia el gerente de Central Lanera, Diego Saavedra también brindó su visión sobre la colocación de carne ovina y lana, demostrando que el rubro sigue siendo rentable y tiene mucho por crecer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)