SEGÚN INFORME

¿Qué tan alta es la carga impositiva en Uruguay en comparación con América Latina y el Caribe?

Un informe del CIAT y el BID muestra cual es la situación por impuestos y contribuciones.

Presión fiscal gráfica

Todos los candidatos hablan de la necesidad de una reforma de la seguridad social y es que la presión que el gasto en jubilaciones ejerce sobre las cuentas del Estado ha ido en aumento.

Entre asistencia financiera y rentas afectadas (puntos de recaudación de IVA y el Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social), el Estado destina 6,2% del Producto Interno Bruto (PIB) al Banco de Previsión Social y a las cajas Militar y Policial. Tres años antes, era menos de 5% del PIB.

Pero, un problema adicional para paliar ese déficit es que Uruguay tiene actualmente la mayor presión fiscal de toda América Latina en contribuciones a la seguridad social.

El Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) elaboraron el estudio “La presión fiscal equivalente en América Latina y el Caribe”.

Expediente en la Dirección General Impositiva. Foto: Fernando Ponzetto
Uruguay tiene la mayor presión fiscal de toda América Latina en contribuciones a la seguridad social.. Foto: Fernando Ponzetto

Allí marcaron que en 2018, las contribuciones a la seguridad social públicas (sin contar lo destinado al régimen de fondos de pensión) “en Uruguay y Brasil alcanzaron el 10.1% y 8.4% del PIB”, siendo superados solamente por Costa Rica (10,4% del PIB) como los de mayor presión en ese rubro en América Latina y el Caribe.

A su vez, en contribuciones a la seguridad social privadas Uruguay se ubica detrás de Chile (4,7% del Producto) como el que más presión ejerce con 3,8% del PIB.

Eso marca la dificultad para solucionar el déficit de la seguridad social por la vía de ingresos.

A su vez, la presión fiscal sobre el impuesto a la renta de las personas físicas, también muestra a Uruguay como uno de los países con mayor carga con 4,6% del PIB (igualado con Trinidad y Tobago y por encima de Barbados con 4,4% del PIB). Eso marca que los ingresos de los trabajadores también ya tienen una carga importante.

DGI. Foto El País
DGI. Foto: El País

Al sumar la presión fiscal sobre la renta de las personas jurídicas, ya Uruguay tiene varios países por encima en presión fiscal en ese rubro (ver gráfico).

Así, la presión fiscal sobre la renta y las contribuciones a la seguridad social de Uruguay explican casi dos terceras partes (60,1%) de la presión fiscal equivalente de Uruguay. 

La presión fiscal equivalente está conformada por cuatro componentes: i) los ingresos tributarios del gobierno general incluyendo aquellos de los gobiernos subnacionales; ii) las contribuciones a regímenes públicos de la seguridad social; iii) las contribuciones obligatorias a regímenes privados de seguridad social; y iv) los ingresos no tributarios provenientes de actividades de explotación de recursos naturales.

Expedientes acumulados en la Dirección General Impositiva. Foto: Fernando Ponzetto
La presión fiscal sobre el impuesto a la renta de las personas físicas,  muestra a Uruguay como uno de los países con mayor carga.  Foto: Fernando Ponzetto

Según el informe del CIAT en conjunto con el BID, “analizando el ordenamiento de los países de acuerdo con el nivel de la presión fiscal equivalente y tomando como referencia la última actualización de esta base de datos que llegaba al año 2015 (...) se destaca el avance de Uruguay consolidándose como el país de mayor carga tributaria de América Latina (sólo superado por Cuba)”.

De hecho, si se toman en cuenta los datos a 2018 (no hay para Cuba), Uruguay es el país de mayor carga tributaria en la región con 35,4% del PIB, seguido de Brasil con 34,6% del Producto y Argentina con 32,1% del PIB (ver gráfico).

En América Latina, Uruguay es el país de mayor carga tributaria, solo superado por Cuba.

Eso es casi 10 puntos del Producto por encima de la presión fiscal equivalente del promedio de la región (25,2% del PIB).

Del otro lado del mostrador, aparece Guatemala con una carga tributaria de apenas el 11,8% del Producto, seguido por Paraguay con una presión fiscal equivalente de 15,1% del PIB y Bahamas con 16,5% del PIB.

Así como Uruguay tiene la mayor carga tributaria de la región en contribuciones a la seguridad social y renta de personas físicas (aunque no de la presión sobre toda la renta), en el caso del IVA tiene cinco países por delante.

Moody’s pone en rojo en el gasto en pensiones como porcentaje del PIB, aunque no prevé que esta relación aumente hacia 2030. Foto: Archivo
Uruguay tiene la mayor carga tributaria de la región en contribuciones a la seguridad social. Foto: Archivo

La cifra: 25,2%

El 25,2% del Producto Interno Bruto (PIB) es la presión fiscal equivalente promedio en América Latina y el Caribe, según estudio conjunto del BID y el CIAT. 

"Las mayores cifras de recaudación del pilar fiscal ‘IVA’ corresponden a Cuba (18,5% del PIB), Brasil (12,5% del PIB) y Argentina (11,5% del PIB)”, indicó el informe que aclaró que en Brasil y Argentina se incluyen bajo ese rubro impuestos que gravan bienes y servicios de carácter “provincial”, “estadual” y “municipal”.

De esa manera, la carga de Uruguay en el IVA llega al 8,3% del PIB.

El estudio remarca que “Argentina, Colombia y Uruguay han introducido modificaciones recientes en la legislación del IVA para que los servicios digitales prestados desde el exterior fueran alcanzados por el impuesto (Chile, Costa Rica y Paraguay están en vías de hacer lo mismo)”, mientras que “otro camino es el que ha seguido Trinidad y Tobago, país que en 2016 introdujo un impuesto específico sobre el comercio electrónico”.

¿CONVERGENCIA A LA OCDE?

El trabajo señala que “desde 1990, el mayor esfuerzo fiscal y contextos favorables externos les han permitido a los países de América Latina y el Caribe acercarse y converger a la presión fiscal de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico” (OCDE, que integran los más desarrollados del mundo).

“En 1990 la presión fiscal equivalente de América Latina y el Caribe representaba el 54.9% de la carga tributaria de la OCDE y, en 2017, el 69.8%”, afirma el estudio.
Pero, “desde 2010 se observa un estancamiento en la convergencia de la presión fiscal equivalente con la de OCDE, lo que coincide con un entorno internacional adverso y la reducción de la demanda por los recursos naturales de América Latina y el Caribe”, explica.

“Si se mide la convergencia con OCDE por tipo de impuesto, los resultados son heterogéneos”, indica el trabajo. “El mayor acercamiento regional se ha producido en el pilar fiscal ‘IVA’, donde se recauda al mismo nivel de la OCDE, y para el Caribe y el Mercosur, Chile y México, la recaudación incluso sobrepasa la de la OCDE. En impuestos sobre la renta el desempeño no ha sido tan favorable y se recauda algo más de la mitad de la OCDE (52%), siendo el Caribe y el Mercosur los que han impulsado esta modesta convergencia”, concluye.

país pionero

Uruguay como un modelo de reforma: 

Según el informe, “la tendencia favorable general en América Latina y el Caribe” de acercarse a los niveles de presión fiscal de la OCDE es resultado de varias reformas tributarias en la región durante la última década.

Afirma que “desde mediados de los años 2000 se observa una revalorización del potencial del impuesto sobre la renta en los sistemas tributarios de la región, especialmente del gravamen que recae sobre las personas físicas” y destaca a Uruguay como “país pionero” en 2007, “en adoptar un sistema de imposición dual (adaptando el modelo nórdico) con el objetivo de ampliar la base tributaria del impuesto sobre la renta, a través del cual comenzó a gravar en forma separada las rentas del trabajo, con una escala progresiva de alícuotas en función del nivel de ingreso, y las rentas de capital con una tasa proporcional relativamente baja”. Con “particularidades propias”, ese camino fue seguido por Perú y varios países de Centroamérica.

“En el impuesto sobre la renta de personas jurídicas el foco ha estado puesto en el control de las operaciones e ingresos generados por empresas multinacionales que gracias a una serie de estrategias de planificación fiscal han contribuido a la erosión de las bases imponibles y el traslado de beneficios hacia el exterior”, agrega.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)