inn content para tmf group

América Latina y su complejidad en materia contable y tributaria

Brasil lidera el ranking, mientras que Uruguay se ubica en la posición 26 de entre 94 países 

El índice clasifica la complejidad local de acuerdo a cumplimiento, informes, contabilidad e impuestos.
El índice clasifica la complejidad local de acuerdo a cumplimiento, informes, contabilidad e impuestos.

América Latina es de las regiones más complejas del mundo en materia de contabilidad y cumplimiento tributario, según detectó el primer Índice de Complejidad Financiera elaborado por TMF Group.

Después de Turquía, Brasil es la segunda jurisdicción más complicada, mientras que Colombia (6), Argentina (9), Bolivia (12) y México (15) le siguen de cerca.

Pese a que cinco naciones latinas están dentro de los 15 primeros puestos, Uruguay se separa un poco de la región al ubicarse en la posición 26 de entre 94 países a nivel global. Entre sus vecinos, su puesto es el octavo.

El índice clasifica la complejidad local de acuerdo a la ponderación de cuatro parámetros: cumplimiento, informes, contabilidad e impuestos.

En este sentido, Uruguay tiene muchas virtudes que les resultan atractivas a las firmas internacionales, entre las que destacan su estabilidad macroeconómica, el crecimiento de su economía durante los últimos 14 años, tener el mayor Producto Bruto Interno (PBI) per cápita de América Latina y el alto nivel de trasparencia y baja corrupción, según comentó la institución que realizó el informe.

Asimismo, Uruguay no tiene varios niveles de legislación tributaria como ocurre en otros países de la región, donde las compañías deben lidiar con distintos impuestos a nivel federal, estatal y municipal. En Uruguay, en tanto, solo necesitan enfocarse en un único régimen tributario.

“Tiene un sistema regulatorio relativamente estable, lo que junto con los aspectos mencionados anteriormente constituye un entorno muy atractivo en cuanto a confiabilidad para los potenciales inversores”, comentó el managing director de TMF Uruguay, Pablo González.

A su vez, el país ha adoptado estándares internacionales de contabilidad, tales como Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF, o IFRS por sus siglas en inglés), y ha realizado acciones que tienden a alinearse con los requerimientos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Este organismo se enfoca en converger con los estándares internacionales en materia de Transparencia Fiscal Internacional, Prevención del Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo.

Por un lado, el cumplimento de estos aspectos -que es de suma importancia para no verse afectado por las importantes sanciones establecidas por la legislación- implica un entorno reglamentario más complejo.

la frase

"Uruguay tiene muchas virtudes que resultan atractivas a las firmas internacionales", aseguró el managing director de TMF Uruguay, Pablo González.

Pero, por otro lado, el hecho de que Uruguay empiece a adoptarlas significa que está alineándose a los estándares internacionales, a los cuales deberán ir convergiendo todas las jurisdicciones. De esta manera, se facilita el entendimiento de la reglamentación en estos tópicos para los inversores internacionales.

La región
Argentina obtuvo el puntaje más alto de todas las 94 jurisdicciones clasificadas, en el área de complejidad de ‘Informes’ (88%). Por su parte, México resultó el más complejo en “Bookkeeping” (84%).

Al comentar sobre las clasificaciones, Raimundo Díaz, regional head of the Americas para TMF Group dijo que “la prominencia de América Latina entre los 15 primeros se debe en gran parte a la práctica común de imponer tres niveles de tributación: federal, estatal y municipal”.

“En Brasil saber qué impuestos pagar, a qué entidad gubernamental y para qué producto o servicio plantea un serio desafío. La complejidad lleva a que a menudo las empresas paguen la cantidad equivocada de impuestos o paguen impuestos sobre los bienes y servicios equivocados”, señaló Díaz.

Por lo tanto, para operar en un mercado global diverso, conocer y comprender los requisitos locales para el cumplimiento financiero puede marcar la diferencia entre el éxito o fracaso comercial transfronterizo.

“A medida que más naciones en América Latina buscan automatizar y digitalizar sus almacenamientos de información y sus requisitos de informes, es importante que las organizaciones tengan acceso a la experiencia local para ayudar con su contabilidad y cumplimiento tributario, permitir transparencia y flexibilidad”, resaltó.

De esta manera, pueden ser eficientes desde el punto de vista operativo y alcanzar su pleno potencial empresarial, concluyó el regional head of the Americas para TMF Group.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos