EMPRESAS

China multa con US$ 2.780 millones a Alibaba por prácticas monopolísticas

El gigante chino de e-commerce está acusado de exigir exclusividad a los comerciantes que deseaban vender su productos en su plataforma, impidiéndoles hacerlo en las rivales

Alibaba
Foto: Reuters

Las autoridades reguladoras chinas impusieron al gigante del comercio en línea Alibaba una multa de 18.200 millones de yuanes (US$ 2.780 millones) por abuso de posición dominante.

La multa llega tras la investigación que la Administración del Estado para la Regulación de los Mercados inició en diciembre a Alibaba.

Alibaba está acusado de exigir exclusividad a los comerciantes que deseaban vender su productos en su plataforma, impidiéndoles hacerlo en las rivales.

"Desde 2015, el Grupo Alibaba ha abusado de su posición dominante en el mercado" para ganar una injusta ventaja a través de la exigencia de exclusividad, según el regulador.

Este comportamiento redujo la competitividad y la innovación en el sector y violó los derechos e intereses de empresas y consumidores, agrega.

La multa es la más alta que se ha impuesto en China. Es tres veces superior a los casi US$ 1.000 millones impuestos a Qualcomm en 2015, según Bloomberg.

La multa es la más alta que se ha aplicado en China; triplica los casi U$ 1.000 millones impuestos a Qualcomm en 2015

Los reguladores han impuesto una sanción del 4% de su facturación en 2019, que se elevó a 455.700 millones de yuanes (unos US$ 69.540).

Alibaba publicó un breve comunicado en las redes sociales en el que asegura aceptar "sinceramente" la sanción y acatarla "completamente".

También se comprometió a que las operaciones en línea cumplan las regulaciones, construir un sistema de acatamiento y "cumplir mejor [las] responsabilidades sociales" de la compañía.

Las grandes tecnológicas bajo escrutinio

Tencent
Tencent. La empresa de mensajería y juegos es uno de los gigantes que están bajo escrutinio en China. 

Alibaba y otras grandes compañías tecnológicas nacionales se enfrentan a presiones ante la creciente preocupación que suscita su influencia en China, donde los usuarios altamente conectados utilizan estas plataformas para comunicar, hacer compras, pagar facturas, reservar taxis, suscribir créditos y realizar multitud de tareas diarias.

Alibaba en particular está bajo escrutinio desde octubre pasado, cuando su cofundador Jack Ma criticó a los reguladores chinos de estar desfasados, después que manifestaran su preocupación por el creciente peso del brazo financiero de Alibaba, Ant Group, en la concesión de créditos en línea, gestión de fortunas y seguros.

China trata de frenar al endeudamiento de particulares y al caótico mercado de créditos, y mira con preocupación la creciente influencia de Ant. Las raras críticas de Ma se han considerado como un desafío al control público del sistema financiero.

Los gigantes del comercio en línea como Alibaba y JD.com, junto al coloso Tencent (mensajería y juegos), se han beneficiado del creciente apetito digital de los chinos y de la prohibición a los grandes competidores estadounidenses de entrar en el mercado interno para convertirse en algunas de las compañías mundiales de mayor valor.

Pero junto a las incursiones en productos financieros, ha habido acusaciones de que las poderosas plataformas estrujan a los comerciantes y utilizan la información del consumidor, a imagen del creciente malestar mundial por la creciente influencia que ejercen las grandes tecnológicas como Facebook y Google.

Pero antes de la multa impuesta este sábado, Alibaba y Ma habían pagado caro el escrutinio al que están sometidos.

La salida planificada a la bolsa de Hong Kong y Shanghái de Ant Group, valorada en US$ 35.000 millones que se habrían sumado a la ya inmensa riqueza de Ma, fue abruptamente abortada.

Durante semanas, Ma no apareció en público y los reguladores ordenaron a Ant Group que volviera a sus raíces como proveedor de servicios de pago en línea.

El Wall Street Journal informó el mes pasado que Alibaba está siendo empujado a deshacerse de sus participaciones en prensa, incluida la eventual venta del diario de Hong Kong South China Morning Post.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados