ÍNDICE

Las condiciones económicas de corto plazo volvieron a mejorar en la segunda mitad de octubre

Según señalaron desde Equipos Consultores, el avance se dio a partir de una mejora en la situación económica del país “en los últimos días”

Pesos uruguayos. Foto: Archivo El País
Pesos uruguayos. Foto: Archivo El País

El Índice de Condiciones Económicas de Corto Plazo (ICE-CP) que elabora Equipos Consultores, alcanzó los 35,9 puntos durante los segundos 15 días de octubre, lo que implicó un nuevo máximo. Según señalaron desde la consultora, el avance se dio a partir de una mejora en la situación económica del país “en los últimos días” (tanto en la situación actual como en la evolución), que también alcanzó el máximo, con 33,2 puntos.

Además, se destacó el avance en la evolución del componente que evalúa la situación personal en los últimos días, que alcanzó 34,4 puntos, el máximo de la serie. En esta línea, el plazo medio esperado de afectación de ingresos se redujo en la segunda quincena de octubre a 12,5 meses, un registro algo menor al máximo de la serie, de 14,1 meses observado en la primera quincena de septiembre.

Sin embargo, a pesar de las mejoras del ICE-CP, las diversas propensiones al consumo en los próximos tres meses registraron caídas aunque no significativas. Por lo que, en comparación con un mes atrás, se destacaron leves retrocesos en bienes de inversión para el hogar (refacciones, pinturas), indumentaria y bienes durables. Por el contrario, la menor reducción se observó en bienes no durables (alimentos, bebidas y limpieza), que según la consultora, se mantienen en niveles elevados y relativamente estables.

En lo que refiere a servicios, el rubro que muestra menores niveles de demanda potencial (dentro del cual se incluye asistencia a cines, actividades de turismo y salidas a bares y restaurantes), se mantiene como el de menor predisposición al consumo, habiendo mostrado una leve recuperación en agosto y septiembre que, sin embargo, se revirtió
en octubre y desde la consultora afirman que eso haya sido “posiblemente por el deterioro de la situación sanitaria”.

Por último, la leve caída de las propensiones a consumir “puede explicarse a partir del hecho de que las mejoras en la situación personal pueden estar sirviendo
al propósito de reponer o compensar ingresos perdidos anteriormente pero que, sin embargo, no son lo suficientemente importantes, por el momento, como para motivar un incremento notorio en las propensiones al consumo”, analizó la consultora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error