INN CONTENT PARA KEEPER

De cuidar la Copa FIFA y Paul McCartney a ofrecer seguridad a empresas y particulares

La empresa líder del país en seguridad para espectáculos públicos lanza una nueva propuesta de servicios fijos para grandes superficies y complejos residenciales.

Keeper 3
Manuel Martínez, gerente de operaciones de Keeper y Pablo Santos, gerente general.

A la hora de planificar un evento masivo, un aspecto que jamás puede fallar es la seguridad. Controlar el acceso, lidiar con el público, vigilar el perímetro y anticiparse a cualquier imprevisto son aspectos clave para el éxito de la operación. Este nivel de profesionalismo en materia de seguridad llega ahora a empresas y particulares de la mano de Keeper.

La empresa líder en servicios de seguridad para espectáculos públicos ha estado detrás de festivales históricos como la Fiesta de la X, Punta Summer Fest, Pilsen Rock y Montevideo Rock. También de los shows más importantes del país, incluyendo los conciertos de Paul McCartney, The Rolling Stones, Roger Waters, Aerosmith y La Vela Puerca, No te Va a Gustar, Cuarteto de Nos y Buitres a nivel local.

A esto se suma una larga experiencia en el mundo del fútbol. Trabaja en la seguridad interna de los estadios con la mayoría de los equipos de Primera y Segunda División y cumple funciones para la AUF, la selección y los equipos visitantes. Fue la primera en tener la responsabilidad de un clásico, participó del Mundial Sub-17 Femenino e incluso custodió el trofeo de la Copa del Mundo FIFA cuando estuvo de paseo por Uruguay antes del Mundial del Brasil.

Con estos antecedentes sobre la espalda, Keeper lanzó esta semana una nueva propuesta destinada a servicios fijos. Esta apunta a empresas con grandes superficies como depósitos y centro logísticos así como también locales comerciales y clientes residenciales en cooperativas de vivienda, barrios privados y edificios.

Según explican el gerente general de Keeper Pablo Santos y el gerente de operaciones Manuel Martínez, su primer diferencial está en el asesoramiento integrar y personalizado. “No somos vendedores de guardias sino proveedores de soluciones. Ante una consulta, lo primero que se hace es estudiar la situación. Esto implica un análisis de riesgo-beneficio con el objetivo de detectar vulnerabilidades y diseñar una operación a medida”, explica el primero.

Por ejemplo, en las grandes superficies un aspecto prioritario son los puntos de acceso, que deben controlar en forma eficiente el movimiento de empleados, proveedores y cualquier otra visita. Keeper ofrece todas las herramientas para ese fin, desde el control de carnet a trabajadores y vehículos hasta el registro de la cédula de los visitantes. Toda esta información se carga a una base de datos que permite al cliente controlar en tiempo real cada entrada y salida.

Keeper
La empresa fue la primera en identificar con un número a los guardias de espectáculos púbicos.

Otro aspecto fundamental es la vigilancia permanente del perímetro. Para ello la empresa utiliza una tecnología con sensores que se colocan en los distintos sectores del inmueble. Al guardia se le entrega un dispositivo llamado bastón de rondas, que activa estos sensores y permite verificar si este recorre cada sector cada media hora como corresponde. Esa información también puede ser verificada por el cliente en tiempo real.

Este nivel de profesionalismo se traslada a la relación con los vecinos y el público en general. Por ejemplo, en el caso de un barrio privado o edificio, se trabaja especialmente para lograr la menor rotación de los guardias, con el objetivo de que estos conozcan la rutina del barrio o edificio y se ganen la confianza de los residentes.

“La seguridad no implica solo vigilar sino proteger. Por ejemplo, por cada servicio generamos una línea de teléfono con WattsApp que está en las manos del encargado del turno. De esta manera, si un vecino o uno de sus hijos está por llegar, este le puede mandar un mensaje para que le abra el portero eléctrico o lo espere en la puerta. Es un trato muy personal que nos ha dado grandes resultados”, asegura el gerente de operaciones.

Rompiendo con los estereotipos

La ambición de Keeper es romper con cierta imagen agresiva que rodea a los trabajadores de la seguridad. Fueron una de las primeras empresas privadas en incorporar el uso de chalecos numerados para identificar a los guardias en los espectáculos públicos, así como también el uso de cámaras GoPro selladas para filmar los operativos y dar garantías a todas las partes involucradas.

La experiencia adquirida en cientos de partidos de futbol y recitales los llevó a comprender la importancia invertir en una formación profesional, que contemple tanto los aspectos técnicos como los emocionales. Además de recibir formación técnica, los guardias de Keeper participan mensualmente de distintos talleres, donde se les enseña a relacionarse con el público y lidiar con situaciones de estrés. 

Respuesta inmediata en caso de intromisión o alarma

Según los directores de Keeper, la actitud proactiva y la respuesta inmediata son dos atributos que los diferencian dentro del rubro. En caso de activarse una alarma o verificar un ingreso no autorizado a través de las cámaras, inmediatamente se activa el protocolo establecido por el Ministerio del Interior, iniciando las maniobras habilitadas dentro del marco jurídico para disuadir al intruso y comunicando en tiempo real tanto a las autoridades como al cliente. La empresa posee una estructura piramidal que incluye a ocho mandos medios disponibles las 24 horas para atender las consultas de clientes, pero a estos también se le ofrece el contacto de los propios directores en caso de cualquier emergencia.

Otros problemas del sector son el alto porcentaje de informalidad y el hecho de que muchas veces es el último recurso del mercado laboral, atrayendo personas inadecuadas para esta tarea. “Nos esforzamos mucho por seleccionar trabajadores con vocación y revertir esa tendencia. En contrapartida, ofrecemos una remuneración y comodidades por encima del promedio. Nuestra filosofía es dignificar a la profesión para que los trabajadores rindan como se espera de ellos”, asegura el gerente general Pablo Santos.

Keeper cuenta con un equipo de psicólogos que participan del proceso de selección, y a cada trabajador que ingresa se le identifica un perfil de acuerdo con sus características. No es lo mismo la guardia en un estadio que en un centro logístico o un edificio, y esas singularidades se toman en cuenta a la hora de elegir los recursos humanos de una operación.

“Queremos llevar la seriedad y el profesionalismo que venimos aplicando desde hace más de una década en espectáculos públicos a los servicios fijos. Nuestro mensaje es que la misma organización que te cuidó en el estadio o en el recital de Paul Mc McCartney ahora puede cuidar tu casa o tu empresa. Eso es lo que queremos transmitir”, concluye Manuel Martínez.

Por contacto con la empresa escribir a [email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados