INDUSTRIA

Curtiembre Zenda anunció el despido de 370 trabajadores y el cierre de dos de sus plantas

La decisión del cese de las operaciones en Uruguay fue comunicada por Zenda este jueves ante el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) y luego trasladada a los trabajadores.

Zenda
Curtiembre Zenda. Foto: Archivo El País

La curtiembre Zenda, propiedad de la multinacional brasileña JBS, anunció este jueves el cierre de dos de sus tres plantas uruguayas de producción de cuero y el despido de 370 trabajadores. La empresa adjudicó la decisión a la pérdida de competitividad y a la caída del precio del cuero a nivel internacional pero desde la Unión de Obreros Curtidores (UOC) dijeron que “esa no es la verdadera razón”.

La planta que se mantendrá abierta es la de terminación y emplea, entre obreros y administrativos, a 140 personas. 

La decisión del cese de las operaciones en Uruguay fue comunicada por Zenda este jueves ante el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) y luego trasladada a los trabajadores. Desde la UOC, el dirigente Carlos Bico dijo a El País que la reunión con la empresa “fue bastante breve” y que “no se dieron demasiadas explicaciones” respecto de cómo piensa la firma llevar adelante el cierre de la empresa.

En relación a las medidas que piensan tomar los trabajadores, Bico explicó que solicitaron a la empresa que les informaran por escrito cuál es la situación real de la compañía y plantearon la posibilidad de que antes del despido se abra la posibilidad de un seguro de paro por suspensión y no por despido.

“La empresa argumentó que perdieron clientes a nivel internacional en el negocio de la tapicería de automóviles de alta gama. Dicen que han tenido problemas en los últimos dos o tres años y que no se han podido recuperar. Eso llevaría a que tengan que cerrar las dos plantas lo que significa el 80% de los trabajadores”, explicó Bico y agregó que la compañía planea irse del país en el plazo de un año y medio.

Zenda producía hasta el momento 60.000 cueros al mes, y según Bico el hecho de que deje de hacerlo generaría un “impacto medio ambiental muy importante” dado que el mercado uruguayo “no tiene capacidad para absorber esos cueros”. Es por esto que, según indicó el dirigente, desde la UOC solicitarán un trabajo en conjunto entre el MTSS, el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) y el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

El País se comunicó con autoridades de la empresa en Uruguay, quienes delegaron la respuesta a la asesoría de prensa de JBS en San Pablo, pero hasta el momento no se obtuvo una respuesta.

En diálogo con el programa radial Valor Agregado el gerente comercial de Zenda, Álvaro Castagna, había dicho el miércoles que la demanda del cuero como producto final ha bajado en los últimos tiempos en el mercado global y que esa presión se incrementaba en Uruguay por el “alto costo de transformación del cuero a nivel país”.

“La realidad hoy es que si tomamos los precios que quiere pagar el mercado por el producto final no es una actividad viable”, señaló Castagna y añadió que la falta de competitividad del sector “queda mucho más expuesta y nos hace más débiles” en Uruguay.

La empresa es propiedad de la compañía brasileña JBS. En 2017 la también brasileña Minerva Foods se hizo con la operativa de JBS en Uruguay, Argentina y Paraguay, por un monto total de US$ 300 millones. A nivel local, esto provocó que Minerva se quedara con tres frigoríficos: a Carrasco y PUL sumó con esta jugada el Canelones.

Este miércoles El País había dado cuenta de la situación delicada que atravesaba otra empresa del sector, Curtiembre París. En este caso, el 95% de los trabajadores se encuentra en seguro de paro. Aunque hubo un preacuerdo entre la empresa y el sindicato del sector en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) el martes, ayer fue rechazado por la asamblea de trabajadores, según informaron desde la empresa a El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)