Exposición

¿Qué dijo el gobierno de Lacalle Pou al FMI a través del ministro de Economía argentino?

Uruguay expuso ante los restantes 188 países miembros del Comité Monetario y Financiero Internacional del FMI.

Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto.
Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Las reuniones conjuntas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) —que se celebran dos veces al año— volvieron a ser virtuales por el coronavirus. Al igual que los otros países miembros, al gobierno de Luis Lacalle Pou le tocó hacer una presentación ante los restantes 188 del Comité Monetario y Financiero Internacional del FMI.

Además de esta exposición, la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche participó de un panel del FMI y otro del Banco Mundial.

El encargado de hacer la presentación ante el comité fue el ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, ya que ese país tiene la titularidad de la “silla” en el comité (compartida con Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay). La declaración fue preparada por la delegación uruguaya —es algo habitual en reuniones del FMI y el BM anteriores—, por lo que Guzmán tuvo que presentar dos realidades bien distintas del manejo de la pandemia: la argentina y la uruguaya.

Guzmán dijo en el principal comité del FMI que “Argentina tomó medidas tempranas para contener el virus imponiendo una cuarentena estricta” y minutos después leyó la declaración uruguaya: “Desde el comienzo de la pandemia, el gobierno decidió no hacer cumplir una cuarentena en todo el país o establecer una orden obligatoria de quedarse en casa”.

“Más bien, confió en que los ciudadanos se adhieran al distanciamiento social voluntario y sigan los protocolos de higiene, apelando a la ‘libertad individual con responsabilidad social’”, agregó el ministro argentino al hablar por Uruguay ante el FMI.

El ministro Martín Guzmán informó a legisladores el avance del canje. Foto: Reuters
El ministro argentino Martín Guzmán fue el encargado de leer la declaración de Uruguay. Foto: Reuters

Luego, señaló que en el caso uruguayo “ha habido una respuesta coordinada eficaz entre el sector público y privado y la comunidad científica”.

El gobierno de Lacalle Pou transmitió a los países miembros del FMI que “el análisis de todo el conjunto de indicadores permite a las autoridades declarar que la pandemia, hasta el momento, está bajo control en Uruguay”.

La declaración preparada por el Ministerio de Economía y Finanzas y leída por Guzmán, indicó que “Uruguay ha establecido una estrategia que ha logrado combinar la libertad con la responsabilidad, el conocimiento científico con el liderazgo político y una poderosa combinación de medidas sanitarias, sociales y económicas basadas en nuestras fortalezas tradicionales”.

“Sin embargo, el impacto de la pandemia es significativo y no debe subestimarse”, agregó y recordó que se estima una caída del Producto Interno Bruto (PIBI de 3,5% este año. “Las autoridades esperan una dinámica positiva a partir de entonces, a partir de un crecimiento del PIB de 4,3% en 2021”, añadió la exposición.

Una vez superados los efectos de la pandemia, Uruguay iniciará un proceso de mejora de sus cuentas públicas, reduciendo significativamente el déficit fiscal proyectado del 6,5% del PIB este año, al 2,5% del PIB en 2024”, apuntó la declaración.

A pesar de la pandemia, el gobierno ha seguido trabajando en una serie de reformas estructurales destinadas a mejorar sus instituciones económicas y su competitividad”, expresó el gobierno uruguayo ante los restantes 188 miembros del FMI.

Explicó que “estos cambios incluirán la implementación de una regla fiscal —recientemente aprobada en el Parlamento—, una reforma del sistema de seguridad social, una estrategia de inserción internacional más proactiva, cambios en la forma de fijar las tarifas públicas y una mejora general del clima de negocios que facilite y fomente la inversión”.

El ministro argentino prosiguió con la declaración de Uruguay al decir que “las autoridades confían en que estas políticas permitirán a Uruguay iniciar un proceso de desarrollo sostenible con un impacto directo y positivo en la calidad de vida de toda la población, particularmente de los más vulnerables”.

“En resumen, Uruguay ha enfrentado exitosamente los desafíos de la situación en términos relativos, sin perder de vista los aspectos estructurales de largo plazo”, se congratuló el gobierno de Lacalle Pou ante el Comité Monetario y Financiero Internacional del FMI.

Preocupación

El COVID-19 genera una montaña de deuda a nivel global

Más allá del terrible peaje a nivel de muertes, la pandemia del COVID-19 también ha provocado una enorme montaña de deuda pública global, que los países deberán hacer frente en el medio plazo, debido a la continua presión de liquidez y el alto gasto público para contener los efectos de la crisis sanitaria.

La situación ha ocasionado que, por primera vez en la historia, la deuda soberana global haya igualado el tamaño de la economía mundial, creando un nivel de incertidumbre “desconocido”, según expertos.

“La crisis del COVID-19 ha devastado la vida de las personas, sus trabajos y negocios. Los Gobiernos han tomado medidas enérgicas para amortiguar el golpe, por un total de 12 billones de euros en todo el mundo”, apuntó esta semana el Fondo Monetario Internacional, que dijo que estas medidas fiscales “han salvado vidas” y empresas, pero también han resultado muy “costosas”.

Pese a la contracción de la economía mundial, que caerá un 4,4 % en 2020, la pandemia no ha generado un cambio de ciclo en cuanto a deuda, sino que ha exacerbado la fase de endeudamiento y la ha convertido en más densa.

Para tratar de amortiguar esta situación, el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó un alivio inmediato de la deuda para 25 países miembros con el objetivo de enfrentar el impacto económico de la pandemia en esas naciones. La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, explicó en un comunicado que este fondo aporta ayudas a los “miembros más pobres y vulnerables para cubrir sus obligaciones de deuda con el FMI durante una fase inicial durante los próximos seis meses”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados