MARÍTIMAS

Los dragados del río Uruguay se preparan para servir a la región

A fin de año, los barcos podrán navegar a Fray Bentos y Concepción del Uruguay a 25 pies de profundidad

Los dragados del río Uruguay se preparan para servir a la región. Foto: El País
Foto: El País.

Finalmente y tras licitación internacional mediante, el miércoles 7 comenzaron las operaciones de dragado del río Uruguay por cuenta y orden de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), organismo binacional que diseñó, aprobó y solventará los costos de dichas obras además del balizamiento, y sobre todo el mantenimiento de los canales dragados, instancia esta que consideramos muy valiosa para sostener los niveles de agua que ofrezca a la navegación condiciones confiables de seguridad.

¿A cuánto iremos en profundidad? Pues iremos a los 25 pies al cero hasta Fray Bentos y Concepción del Uruguay. Recordamos que entre diciembre de 2016 y febrero de 2017 fueron dragados los pasos duros dentro del mismo proyecto de obras por Jan de Nul, entre C. del Uruguay y Payasandú.

Ahora se comenzó por el Paso Tres Cruces en el kilómetro 120 y luego se irá al sur, o sea al Paso Márquez, donde se eliminarán unos picos de barro que quedaron luego del intenso trabajo realizado por la ANP con sus equipos.

Aquí son unos siete mil metros cúbicos, pero el trabajo continuará haciendo casi lo mismo con los famosos pasos Punta Caballos, Punta Amarilla y Barrizal, todos estos son picos que quedarán a 25 pies de profundidad al cero, lo cual merece los adjetivos de formidable, divino. Para fines de abril está previsto que terminarán los trabajos de dragado a 25 pies en Fray Bentos. Tenemos entendido que ya hay barcos que están cargando hasta 19 mil toneladas de rolos, claro está, con el río alto.

Pues bien, según nos informó el Cap. Gastón Silbermann, presidente de la Delegación uruguaya en la CARU, el pasado miércoles él mismo inauguró, abordando la draga belga en el puerto de Fray Bentos, el plan final de dragados del río Uruguay, siendo regresado a tierra en una lancha luego de recorrer varios kilómetros observando el funcionamiento de la draga belga.

Licitación.

Como todo esto fue producto de una licitación convocada por la CARU ganada por la empresa belga Jan de Nul por un monto total de 39.988.000 de dólares, de los cuales 18.500.000 millones son para los trabajos de dragado en profundidad comenzados el miércoles pasado, y el resto para sostener los trabajos de mantenimiento.

Se firmó contrato de mantenimiento para los años 2019, 20 y 21 por casi 21.400.000 millones de dólares, cifras que juntas totalizan los mencionados 39.988.000 dólares. Se estima que las obras de dragado finalicen al término del año actual, en cuyo plazo se piensa que se extraerán unos 2.700.000 millones de metros cúbicos de barro. Repetimos que todos los costos derivados de estos dragados y el mantenimiento los pagan por partes iguales los dos Estados.

Casas blancas.

Cabe recordar también, que este canal pegado a la costa uruguaya para ir a Paysandú ya fue dragado y fueron instaladas 17 boyas de alta calidad que fueron adquiridas por la CARU mediante Concurso de Precios, fabricadas con materiales de excelente calidad para prestar servicios de alto rendimiento que utilizan los avances más recientes, pues son boyas que tienen un alcance lumínico de cuatro millas.

Estas obras y actividades que son de enorme trascendencia para ambos Estados, posibilitarán la navegación por el río de buques de mayor calado, lo cual incrementará, así lo esperamos, la actividad de los puertos de Fray Bentos, Concepción del Uruguay y Paysandú. Lo que es de esperar es que con más carga y más bodegas, mejoren los fletes de los productos contribuyendo al desarrollo económico y social de la región.

Rica región.

Reconocemos que el dragado del río Uruguay y su mantenimiento por tres años representa un enorme esfuerzo económico y un desafío para ambos países, con los riesgos que conlleva el estar vinculado a la cuenca hidrológica del Brasil, pero hay que hacerlo porque con este proyecto se están reactivando puertos vinculados a regiones muy ricas en producciones agrícolas, sobre todo de Argentina, pensando en las provincias de Entre Ríos, Misiones y Corrientes, cuya salida por Concepción del Uruguay parece obvia, y Fray Bentos y Nueva Palmira podrían actuar de apoyo. Y teniendo en cuenta los riesgos que ofrece el escenario hidrológico del río Uruguay, sobre todo por los efectos secundarios que lo afectan por las precipitaciones en el Brasil.

Por último, nosotros tenemos en mente que en algún momento se echará a andar la conexión ferroviaria desde Estación Algorta con el puerto de Fray Bentos y ahí tendremos más cambios.

Cartas.

Luego Silbermann se refirió al proceso necesario de balizamiento a medida que los pasos se vayan dragando, o sea el proceso de verificación y validación, corrección, y las cartas náuticas si correspondiera, hasta llegar a la autorización para la navegación por parte de los Servicios de Hidrografía, a través del comunicado a los navegantes como se acostumbra.

La draga.

Es la unidad “Amerigo Vespucci”, construida después del 2003, con capacidad de cántara de 3.500 metros cúbicos. Tiene una tripulación de 19 personas, de las cuales 11 son marinos uruguayos y argentinos por partes iguales (en cada relevo intercambian cinco y seis), y ocho de la tripulación del buque. Esto fue acordado entre la CARU y las gremiales.


============05_Leyenda (12136084)============

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)