inn content para meikle bienes raíces

Una empresa que es parte de la historia de Carrasco

Meikle Bienes Raíces repasa los principales proyectos que cambiaron al barrio, y cómo los directores se adaptan a las nuevas tendencias del mercado.

Meikle Bienes Raíces
 Los directores Ignacio Albanell y María José Albanell, la fundadora Esther Meikle, y  el también director Matías Albanell.

La innovación es la marca registrada de Meikle Bienes Raíces, y este rasgo está íntimamente relacionado a la historia de Esther Meikle, fundadora de la empresa de asesoramiento inmobiliario.

Cuando en 1984 Meikle abrió su primer local en la esquina de la calle Arocena y Rivera muchos le dijeron que estaba “loca”, ya que en ese lugar se habían instalado varios negocios y todos quebraron. La inmobiliaria no solo se instaló en la esquina “quemada”, sino que pintó la casa de color verde manzana y violeta, una combinación que ciertamente llamó la atención.

“Desde el inicio, nuestra intención fue crear una verdadera empresa de asesoramiento. Entendemos que una casa es muy importante en la vida de cada persona, no es una transacción más. Nosotros nos tomamos el tiempo para conocer bien al cliente, sus inquietudes, sus necesidades y expectativas. Es una gran satisfacción participar de una decisión tan importante para el desarrollo de la familia”, dice la empresaria.

Con dedicación y profesionalismo, Meikle Bienes Raíces se posicionó como una de las inmobiliarias más confiables de Carrasco, combinando la venta tradicional con el asesoramiento a inversores en aquellos proyectos y urbanizaciones que dieron a Carrasco su forma actual.

“Lo que más nos desafía es innovar, buscar nuevos nichos de mercado en cuanto a ubicación, programas y necesidades. Todo proyecto que ideamos lo plasmamos con éxito, debido a que antes realizamos un estudio muy minucioso, con lo que logramos que el inversor no tenga ningún costo financiero”, explicó.

Por ejemplo, el primer emprendimiento que asesoró la empresa fue el Edificio del Parque en 1989, en la calle Leonel Aguirre. El proyecto rompió todos los cánones, ya que hasta entonces las familias de Carrasco estaban acostumbradas a vivir en grandes casas. Meikle propuso construir un edificio con unidades de 300m2 por planta, combinando la comodidad de una casa con la seguridad y simplicidad de un apartamento.

A este edificio siguieron Parque Aguirre, Puntas de Santiago I y II, El Portal del Parque, Harwood Avenue, Parque Costa Rica, Parque Arocena, Paul Harris yVila, entre otro. La inmobiliaria incluso participó en el desarrollo del Arocena Shopping Mall, que jerarquizó a la principal avenida.

Innovación

Innovación. Según Esther Meikle, vender una propiedad donde todos quieren comprar es fácil, lo difícil es conseguir que la gente acompañe cuando es casi una aventura.

Así ocurrió con Manantiales de Carrasco. Como en Montevideo está prohibida la construcción de barrios privados, en 1993 la empresa trabajó junto a un grupo inversor para crear un entorno seguro entre las calles Lido y Barradas. Se tomó un terreno baldío frente a la rambla y se crearon especialmente dos lagos centrales, para construir alrededor una urbanización con estricta vigilancia mediante circuito cerrado de cámaras.

Otro ejemplo de este espíritu es Lomas de Carrasco, el primer country de Uruguay. En 1994, la empresa detectó que los precios se estaban volviendo inaccesibles para algunas familias jóvenes del barrio. Entonces propuso una idea impensable: salir de Montevideo y mudarse a Camino de los Horneros, a un barrio cerrado con seguridad 24 horas, cancha de golf y otros servicios. Lomas de Carrasco revolucionó la zona, y hoy más de 500 familias viven en esta región.

Meikle Bienes Raíces
Meikle Bienes Raíces fue el principal impulsor de Lomas de Carrasco, el primer country del país.

Según Esther Meikle, la empresa está basada en tres pilares fundamentales: la honestidad, la excelencia y la eficiencia. “En este rubro es fundamental ser muy profesional y directo con los clientes. Por ejemplo, en las tasaciones, hay que hacerle saber el valor real de su propiedad, aunque no sea lo que quiere escuchar. En la compraventa poder decirle ‘esa propiedad no es para ti’, e incluso advertirles cuando no es el momento de vender. Estas prácticas pueden ser un poco desgastantes, pero a la larga generan una confianza que vale oro”, dice.

Segunda generación

Hoy, la fundadora da “gracias a Dios” por los logros obtenidos, y por el hecho que desde hace seis años la empresa es dirigida exitosamente por sus tres hijos: Ignacio, Matías y María José Albanell Meikle. En los últimos tiempos, estos aumentaron el área de influencia de Meikle Bienes Raíces a Malvín, Pocitos y Punta Carretas, así como también a las chacras del área metropolitana. Pero en esta segunda etapa lo que define a la empresa es su visión para expandir Carrasco hacia el este, hacia Avenida de las Américas y Parque Miramar.

Según el director Ignacio Albanell, esta estrategia implicó todo un desafío, desde contagiar a los compradores de su confianza en Carrasco Este, hasta trabajar con inversores para convencer a la Intendencia de Canelones de construir en 2012 el puente en Acosta y Lara y García Lorca, que permite a los habitantes de Parque Miramar cruzar a Montevideo sin necesidad de dar toda la vuelta por Avenida de las Américas.

El director explica que hubo dos pilares fundamentales para esta expansión. Uno fue la construcción de Bilú en 2010, el primer edificio importante en Avenida de la Playa, y el segundo fue Lagos de Carrasco en 2012, el primer barrio residencial de Parque Miramar. Desde entonces, la empresa continuó apostando a los emprendimientos que potenciaron la zona, como los edificios Loop, Areia, y Puerto del Lago, entre otros. Actualmente está a cargo de la comercialización de Carrasco Boating, un proyecto para la construcción de dos torres de edificios sobre el Lago La Botavara, y del edificio Puerto Lago sobre Avenida de las Américas.

Para Albanell, hoy se están dando dos grandes tendencias en el mercado. Una es la transformación de Carrasco céntrico en un punto comercial y de oficinas, con empresas que ocupan las grandes casonas donde antes vivían familias. El otro es la construcción de complejos de apartamentos y casas bajo propiedad horizontal, que responden a la demanda de los compradores por un estilo de vida más práctico y seguro.

En este contexto, Meikle Bienes Raíces también está presentando Jardín Figari, un edificio de tres plantas sobre la calle Copacabana, que permitirá a sus propietarios disfrutar de todas las ventajas de un apartamento sin perder el estilo de vida que otorga una casa en Carrasco.

Meikle Bienes Raíces
Render de Jardín Figari, un edificio con cinco apartamentos que se construirá en la calle Copacabana.

El valor de un asesor en la era digital

Mientras que antes las inmobiliarias contaban con ficheros y fotos en papel para mostrar las casas, hoy el cliente tiene toda la información disponible en internet. Para el director Matías Albanell, esta realidad hace que el rol del asesor inmobiliario sea más importante que nunca.

“Hoy la información en la web es tan amplia que si uno no la filtra, se abruma. Ahí es donde el asesor inmobiliario resulta fundamental. Un buen profesional te ayuda y te muestra únicamente aquellas propiedades que se ajustan a tus necesidades, ahorrándote un tiempo valioso”, dice el director.

Inhome Renting Solutions

Por su parte, la directora María José Albanell destaca que más que un competidor, internet es un filón de oportunidades para las inmobiliarias. Un ejemplo de esta filosofía es Inhome Renting Solutions, una iniciativa de Meikle Bienes Raíces que desde hace cinco años ofrece soluciones de renta temporaria en Montevideo. “La gran innovación de Inhome es que, además de ser una plataforma online donde turistas y empresas encuentran apartamentos o casas para alquilar en forma temporaria, le agrega un respaldo al propietario, ya que el servicio se encarga con todo lo que tiene que ver con la administración de la propiedad”, asegura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos