PANORAMA

Aerolíneas usan redes sociales y subastan pasajes para subir ventas

Iberia celebró el 27 de mayo su primera jornada de venta online subastando un vuelo de ida y vuelta a Nueva York, con un precio base de 50 euros. Este peculiar mecanismo ya lo había intentado en 2013. Además de a la Gran Manzana, se subastarán vuelos a Roma y París, con un precio de salida de 20 euros. 

El eterno femenino de una imaginativa pintora
aviones

Para ello, la aerolínea ha creado un portal, subastas.iberia.com, en el que ofrecerá pujas online que duran 48 horas.

Ampliar los canales de venta parece ser el futuro de este negocio, lo cual puede ir desde la puja en un remate hasta vender los billetes a través de las redes sociales.

Las compañías Austrian Airlines o Virgin Atlantic subastaron hace unos años vuelos en business para los que ya tuvieran un pasaje en turista.

KLM se convertía el año pasado en la primera en desarrollar una plataforma que permitía a los clientes pagar los vuelos a través de las redes sociales. 

Es decir, Twitter o Facebook como vía para hacer o rehacer un reserva, elegir asiento o pagar por equipaje extra a un sólo clic.

La aerolínea holandesa también tiene una curiosa subasta invertida. Los fans de KLM eligen entre varios destinos y una vez que se ha elegido un lugar en concreto. Cuanto más se comparta un destino, más baja el precio del billete.

Por su parte, la compañía aérea Transavia France propuso una mediática campaña lanzada en redes sociales en la que vendía billetes de avión a precios asequibles dentro de bolsas de snacks.

En las de papas fritas había billetes a Barcelona de 35 euros, en las de gominolas vuelos a Lisboa de 40 euros y en las barritas de cereales billetes de avión para Dublín también de 40 euros. Cada bolsa contaba con un código con el cual entrar y registrarse en SnackHolidays.com.

"Lo que buscan las compañías es retomar el control de sus puntos de venta y de su contacto con el cliente. Son, sin duda, experimentos que bien empleados puede dar origen a una visión más solida de los clientes", considera Ricardo Pérez, profesor de Sistemas y Tecnologías de la Información de IE Business School. 

"También están dando señales al mercado de su disposición a cambiar y experimentar para volver a acercarse a sus clientes. Es un mensaje de modernidad e innovación", dice el experto.

En el futuro "se trabajará más en la personalización de la oferta y el contexto del cliente", vaticina Pérez. 

Muestra de esa personalización es la campaña Destinator, de easyJet, que permite escoger su vuelo dependiendo del presupuesto que tenga y la flexibilidad de fechas. 

En la misma línea, funciona Inspire me de Emirates. Los clientes indecisos que no saben qué destino escoger seleccionan su punto de salida y fechas y el sistema elige ciudades y compara los precios. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)