portafolio

Airbus crea un jet ultrasónico

El fabricante aeronáutico europeo ha diseñado un avión capaz de cuadruplicar la velocidad del sonido con el objetivo de hacer más cortos y llevaderos los trayectos transatlánticos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Imagen

Airbus ha patentado en EEUU un jet que, según los cálculos de la propia compañía, multiplicará por 4,5 la velocidad del sonido, lo que implica que podría recorrer la distancia que separa Londres y Nueva York en apenas una hora, una mejora más que significativa respecto a las 3 horas y media que el ya jubilado Concorde empleaba para el mismo viaje.

El fabricante europeo asegura que su nueva invención sería capaz también de completar las rutas Madrid-México, París-San Francisco o Tokio-Los Ángeles en tres horas, pulverizando los tiempos que ahora emplean otras naves comerciales.

El avión, según recoge la patente, estará propulsado por tres tipos de motores diferentes (abastecidos a base de hidrógeno, siguiendo la apuesta no contaminante que la compañía ya mostró con el eléctrico E-Fan) que trabajarán siguiendo un orden secuencial. Contará con dos turboreactores colocados bajo el fuselaje así como un motor colocado en la parte trasera al estilo de las naves espaciales.

Al parecer, este modelo de Airbus despega en vertical, como ya hemos visto hacer a uno de los 787 de su rival Boeing, y cuando alcanza la velocidad del sonido y una altura de 100.000 pies (aproximadamente 30.480 metros) se coloca horizontalmente para proseguir con su recorrido.

Airbus considera que su nuevo jet podría tener aplicaciones en la aviación civil y en la militar y, pensando en esta última, también ha incluido en la patente una variante armada de la aeronave. De momento, el modelo comercial, siempre según lo que explica el documento, contaría con dos filas de asientos separadas por un pasillo.

Eso sí, como suele ocurrir con muchas de las invenciones que registran las compañía, puede que el avión tarde más de lo esperado en hacerse realidad o que no llegue nunca a materializarse.

En este punto cabe recordar que en 2011 la compañía ya presentó en el salón aeronáutico de Le Bourget un avión no contaminante con el que también prometían unir París y Tokio en apenas dos horas y media transportando 60 pasajeros en su interior, que nunca llegó a comercializarse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)