INN CONTENT PARA ARTOBE

Artobe apuesta a la fabricación local y se posiciona en el mercado de cosméticos

Gracias a su inversión en calidad, el laboratorio crece al ritmo de un 15% anual en un rubro dominado por las multinacionales y los productos importados. 

Alejandro Gold, director general de Artobe
Alejandro Gold, director general de Artobe.

Apostar a la industria nacional en un sector tan competitivo como el de los cosméticos, donde dominan las multinacionales y los productos importados, es difícil pero no imposible. Este es el caso de Artobe, un laboratorio con más de 60 años de historia, que se las ha ingeniado para innovar con nuevos productos y ganar posiciones en el mercado.

Quizás esta tenacidad tenga que ver con sus orígenes. Samuel Gold fue un inmigrante lituano que llegó a Uruguay en 1927 escapando de la persecución antisemita que asolaba Europa. La droguería en la que trabaja fue incendiada en un atentado, pero antes de que se destruyera logró meterse entre el fuego y rescatar los libros con las fórmulas de los productos.

En agradecimiento, los dueños le regalaron el dinero para viajar a EE.UU., pero el destino quiso que su barco terminara en Uruguay. Samuel llegó con una muda de ropa y una libretita donde había copiado fórmulas sin saber de qué eran. De allí obtuvo un producto que empezó a vender puerta en puerta como crema de manos, y con sacrificio logró abrir su propia empresa de cosméticos: Artículos de Tocador y Belleza, o en su forma abreviada: Artobe.

«Mi abuelo no lo sabía entonces, pero esa fórmula de Lituania en realidad era un lápiz labial», cuenta con risa y orgullo Alejandro Gold, nieto del fundador y actual Director General de Artobe.

Hoy la empresa cuenta con tres grandes líneas de negocio: comercial, profesional y producción para terceros. La primera concentra el 80% de sus ventas y está conformada por las marcas Primicia, Calypso, Cardinal y Cerovello, que se venden en farmacias, perfumerías, supermercados, droguerías y también a través de distribuidores.

Las principales líneas de productos incluyen artículos de lavado y postlavado de cabello, pero también una amplia gama de depilatorios, quitaesmaltes, protectores solares, antisépticos y repelentes, entre otros. Dentro del área profesional se destaca la línea para cabello Flexuave, que se comercializa fundamentalmente en peluquerías.

Pese a una coyuntura difícil para la industria, es una de las pocas empresas del ramo que sigue apostando únicamente a la fabricación local, y su crecimiento se basa en dos pilares: la calidad de sus productos y la mejora continua de los procesos. Es así que Artobe viene creciendo a un ritmo de un 15% en los últimos años.

Según Gold, la calidad de los productos genera fidelidad. «Si esto no fuera así no nos podríamos haber mantenido tanto tiempo en un mercado tan competitivo y con jugadores que invierten millones en publicidad», asegura.

Un camino de innovación

En los últimos tiempos, Artobe se enmarcó en un importante proceso de profesionalización, que le permitió mejorar su producción y obtener el año pasado la certificación en gestión de calidad por UNIT de las normas ISO 9001: 2015.

Gold atribuye la apuesta a la fabricación nacional a una cuestión cultural y más de terquedad que a una conveniencia económica, ya que el reducido mercado de insumos, el peso del Estado y el dólar bajo son fuertes incentivos para hacer lo contrario. El modelo a veces es un dolor de cabeza, pero también tiene sus beneficios.

El principal es la libertad para innovar con productos de acuerdo a las características específicas de los uruguayos. “Estudiamos las necesidades de los consumidores y desarrollamos los productos para satisfacerlas”, aseguró Gold. Entre los últimos lanzamientos están un desenredante, cera y gel de pelo, y próximamente se lanzará una nueva línea de desmaquillantes, la única hecha en el país.

«Creo que no hay mucha conciencia de lo que genera la industria nacional. Cada producto hecho acá es trabajo no solo para las 25 personas que trabajan en la empresa, sino para tantas otras de las fábricas de plástico, imprentas, importadores de materia prima y diseñadores, entre otros. Es un derrame en toda la economía. Eso es lo que nos motiva», asegura.

Los productos estrella

Los consumidores de Artobe son en su mayoría mujeres que buscan productos de calidad a un precio medio. En la línea Primicia los más vendidos son el reparador de puntas, el desenredante en spray para pelo y el tratamiento con brillo de lino. Dentro de la línea Calypso se destaca la cera depilatoria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados