Negocios

Bar donde Vinicius conoció a Tom Jobim, otra víctima de la pandemia en Rio de Janeiro

El emblemático bar Villarino, fundado en 1953 cerró y sus propietarios esperan que mejore la situación sanitaria y económica.

Casa Villarino
Casa Villarino. Cerró a raíz de la falta de clientes por la pandemia. (Foto: AFP)


Las paredes de la Casa Villarino destilan historia: en ese bar de Rio de Janeiro los míticos Vinicius de Moraes y Tom Jobim se conocieron e iniciaron una amistad que cambiaría el mundo con la Bossa Nova.

Pero desde que la pandemia de coronavirus obligó a los cariocas a trabajar desde casa y vació las oficinas del centro de la ciudad, el emblemático bar fundado en 1953 no tuvo más remedio que cerrar, esperando una mejora de la situación sanitaria y económica.

"El Centro parece una ciudad fantasma. Normalmente servíamos entre 80 y 100 platos por día. El día que cerramos [16 de noviembre] tuvimos un solo cliente", ilustra la dueña, Rita Nava, viuda de Antonio Vázquez, el último de los socios españoles que dirigió el lugar casi desde el inicio.

cartel
Cartel. El bar anunció así su cierre a los clientes. (Foto: AFP)

Reducto de artistas, políticos e intelectuales de la época, el Villarino conserva las cerámicas del piso, las mesas de mármol y las sillas de cuero carmín originales, que le dan un aire de bar parisino congelado en el tiempo.

El poeta Vinicius de Moraes lo frecuentaba desde sus días de diplomático: desembarcaba del aeropuerto Santos Dumont directo al bar, donde tenía mesa reservada en un rincón.

Allí le presentaron en 1956 al joven pianista Tom Jobim para musicalizar su obra "Orfeu da Conceição", cuenta Nava, que reconstruyó las historias del lugar decorándolo con fotografías, textos y antigüedades.
De ese encuentro salieron joyas creativas, como la célebre "Garota de Ipanema".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error