inn content para cutcsa

Boletos de regalo para quienes recarguen más de 40 tickets en su STM

Para incentivar el uso del ómnibus, Cutcsa apuesta a sumar beneficios y mayores comodidades en los viajes, según informó el presidente de la compañía, Juan Salgado 

Juan Salgado. Foto: Fernando Ponzetto
Juan Salgado. Foto: Fernando Ponzetto

La venta de boletos urbanos experimenta una importante caída. Esta tendencia no es nueva, sino que sucede de forma ininterrumpida desde hace cinco años, según detalló el presidente de Cutcsa, Juan Salgado.

Pese al escenario adverso que enfrenta la compañía, en el segundo semestre de año se prendió una luz de esperanza. Mientras que en la primera mitad del año el descenso interanual fue de casi un 4%, en los últimos seis meses se ubicó en un 1,5% respecto al mismo período de 2017.

«La caída está disminuyendo y tenemos ilusión de que podamos tener un 2019 sin declive. Yo creo que eso va a ser un avance que nos permite a la vez dar estabilidad al precio, que es algo que nos preocupa mucho», afirmó Salgado.

Esto responde al anuncio del intendente de Montevideo, Daniel Martínez, sobre la suba del boleto urbano a partir del 1° de enero. Si bien aún no se sabe de cuánto será el incremento, se adelantó que no alcanzará el 10% de su valor actual.

En este punto, tanto Salgado como los actores involucrados luchan para que el precio del ticket que se abone con la tarjeta electrónica STM se mantenga en $ 29. «La Intendencia de Montevideo tiene que acompañarnos en esta cuestión tarifaria. No podemos generar un déficit tarifario, porque sino después la gente termina pagando más. Pero estamos trabajando para contener en la mayor medida el valor del ticket electrónico», afirmó.

beneficios

Mayores servicios

El presidente de Cutcsa entiende que para incentivar el uso de este transporte es crucial competir con precio y calidad del servicio. Para esto, apuestan a sumar beneficios y mayores comodidades en los viajes.

A partir de enero, se añade un nuevo beneficio. «Quien recargue 40 boletos o más en la STM, además de abonarlo a $29, se le sumará cierta cantidad de boletos extra como bonus, de regalo. Será un incentivo más para que las personas utilicen este medio de pago», adelantó al aclarar que aún estar definida la cifra exacta. 

Asimismo, este año se incorporaron 54 unidades nuevas -como parte de la flota que se renueva año a año- que disponen de 12 puertos USB repartidos a lo largo del vehículo, WiFi y aplicaciones móviles que ofrezcan herramientas útiles a los pasajeros.

De hecho, con la app de Cutcsa uno puede saber en tiempo real, sin salir de su casa u oficina, dónde está el ómnibus y cuánto falta para que llegue a la parada. La receptividad ha sido muy positiva, ya que reciben más de 100.000 ingresos diarios.

«Antes uno esperaba en la parada sin saber cuánto tiempo iba a hacerlo. Ahora puedo ir al momento en que llegue el bus. Eso es algo muy valorado», detalló.

Otro de los temas en los que se enfocaron en el último tiempo fue en mejorar la higiene dentro del transporte, uno de los mayores reclamos de los usuarios. Para atacar este punto se incorporaron en todas las terminales brigadas de limpieza para que se asee al menos una vez a mitad de turno.

Por otro lado, Cutcsa trabaja en acortar el tiempo de duración de los viajes. Esto no se logra aumentando la velocidad de manejo sino a través de corredores y de líneas semi directas.

boletera

El triunfo de la STM

Salgado remarcó el avance en los últimos 18 meses de la boletera electrónica. En la primera década de utilización solo el 10% de los boletos que se vendían eran por esta vía. Ahora, en cambio, supera el 70%. El incremento se debe a dos motivos principales: las facilidades de los puntos de carga y la diferencia de precio que existe entre abonar arriba del bus o recargando el plástico.

«Hoy el boleto cuesta $ 29 con la tarjeta y $ 36 arriba del ómnibus. Antes salía lo mismo comprarlo en los dos lados, entonces, ¿cuál era el motivo para incentivar a una persona a utilizarla?», reflexionó.

Esto permitió sacar el 70% del dinero de arriba del bus. «Eliminar la plata es la solución más genuina que hay para aportar seguridad. Si no hay plata, no hay motivo para robar. El efecto fue muy positivo, porque se redujeron las rapiñas en un 60%», aseguró. Y añadió que la meta es alcanzar que la totalidad de los pasajeros usen la STM, pero están conformes con la cantidad de personas que hoy ya la utilizan.

el futuro es eléctrico

Desde hace dos años, Cutcsa tiene activo un bus eléctrico y trabajan con las autoridades para que se incremente el número. Pero aún tienen que resolver ciertas cuestiones tales como la autonomía y el tiempo de carga que requieren.

«En lo que refiere a lo económico, no hay duda: los gastos son bajos y poco mantenimiento. Está claro que el camino para salir del petróleo es la electricidad. Así que estamos dispuestos a incorporar más unidades», agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados