empresas

Casmu desarrolló capacitación en las patologías cerebrales y cardiovascular

La institución médica organizó una actividad de intercambio y formación para especialistas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
1

En el marco de su Programa de Capacitación, CASMU desarrolló una jornada de formación e intercambio médico donde se abordó la interacción entre las patologías cerebrales y cardiovasculares.
La actividad, que se desarrolló por primera vez en Uruguay, fue organizada por los Departamentos de Capacitación, Neurología y Cardiología de la institución y si bien fue dirigida a profesionales de CASMU, estuvo abierta a médicos generales, de urgencia, de familia, cardiólogos, neurólogos, intensivistas e internistas en general.

La Escuela de Graduados de la Facultad de Medicina, la Sociedad Uruguaya de Cardiología, la Sociedad Uruguaya de Neurología y el Colegio Médico del Uruguay (CMU) auspiciaron la actividad, que incluyó exposiciones de referentes en la temática y talleres prácticos donde los participantes evaluaron diversas historias clínicas.

“El cerebro y el corazón son dos órganos que están en íntima conexión. Muchos problemas cerebrales tienen su correspondencia a nivel cardíaco y muchos problemas cardíacos tienen su correspondencia a nivel cerebral. Los cardiólogos y neurólogos cada vez estamos más cerca del punto de vista de nuestra actividad médica. El objetivo del encuentro fue acercar esas fronteras, que en la práctica se ven con mucha frecuencia”, explicó el médico jefe del Departamento de Neurología de CASMU, Ronald Salamano.

Por su parte, Enrique Soto, jefe del Departamento de Cardiología de la institución, destacó la importancia de este tipo de intercambios entre profesionales y los desafíos a futuro.

“Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de morbimortalidad en el mundo. En Uruguay, más del 30% de la tasa de muertes corresponde a enfermedades cardiovasculares y dentro de ellas, las cerebrovasculares son las que ocupan el primer lugar”, apuntó.

“El 50% de las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares obedecen a una enfermedad vascular obstructiva, es decir, a la obstrucción de un vaso sanguíneo. Por otro lado, están las cardioembólicas, que son las embolias que se originan en el corazón y que impactan en el cerebro tapando un vaso. Estas representan el 20%. Sin embargo, cada vez vemos más frecuencia Accidentes Cerebro Vasculares (ACV) que no están dentro de ninguna de las dos categorías, lo que significa un desafío para la medicina, que debe determinar su causa y su tratamiento. Es importante que las distintas especialidades actuemos en conjunto”, añadió Soto.

“Los ACV constituyen una patología de alta frecuencia, que deriva en una alta mortalidad y en numerosos casos de discapacidad. Una unidad que aborde a esos pacientes en los primeros días de una manera integral es importante”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)