ENFOQUE

Cautela en el sector comercio a la espera de la reactivación

Indicadores de actividad aún no adelantan un cambio de tendencia en el nivel de ventas de bienes y servicios.

Ana Laura Fernández
Ana Laura Fernández, asesora económica de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay.

El sector comercio y servicios “se encuentra en una fase contractiva del ciclo económico desde 2018 y para este año no hay perspectiva de un cambio de tendencia”, afirmó a El País Ana Laura Fernández, asesora económica en la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay (CNCS).

Aunque se aguardan las cifras oficiales sobre el desempeño de la economía en 2019, distintos reportes de la gremial empresarial ya proyectan un 2% en la caída de la actividad del sector comercio frente al más del 6% registrado en 2018. “La baja de la actividad del sector se amortiguó pero seguimos con la misma tendencia a la baja”, señala la economista.

MENOS TRABAJO

El consumo dejó de ser un motor potente de crecimiento de la economía. Este panorama tiene su espejo en la evolución del mercado de trabajo. “Desde 2014 hemos perdido más de 50.000 puestos de trabajo en el sector, y hablar de empleo está asociado al salario y el poder adquisitivo de las familias”, apuntó la asesora económica de la CNCS.

En este comienzo de año, que también encuentra a Uruguay con un nuevo gobierno, “no se avizoran grandes cambios” sobre la marcha de la economía, sostuvo Fernández, aunque descarta “una mayor recesión” en el sector comercio y servicios “sin llegar a un cambio de tendencia”.

CAUTELA

La construcción de la segunda planta de UPM, junto a las primeras señales que lanzó el gobierno de Luis Lacalle Pou sobre el control del gasto público, alientan las expectativas de una mejora del escenario económico a futuro, reconoció Fernández. Sin embargo, apuntó que es preciso conocer más detalles sobre la profundidad de los cambios que busca impulsar el nuevo gobierno para realizar un análisis económico con mayor precisión.

“En el comercio hay cautela sobre nuevas inversiones y la contratación de más personal que va en línea con un grado de rentabilidad complejo”, indicó Fernández para agregar que “hace más de cinco años que la economía atraviesa una fase de crecimiento muy moderado”.

Además del control del gasto público, el gran desafío del nuevo gobierno es lograr reactivar las inversiones de los agentes económicos que ya están en Uruguay o en la captación de nuevos emprendimientos del exterior, insistió Fernández.

La segunda planta de UPM significa una fuerte inversión, aunque Fernández tiene sus reparos sobre su real impacto en la creación de empleos y el poder adquisitivo de los salarios.

“La segunda planta de UPM es una gran inversión, va a mover la aguja y es muy bueno para el país, pero es un caso concreto con un efecto puntual. El desafío es generar nuevas inversiones, a partir de una mejora del clima de negocios para lo cual hay que atacar los desequilibrios macroeconómicos que afrontamos en el terreno fiscal, de la competitividad y todo lo que hace al funcionamiento del mercado del trabajo con salarios vinculados a la productividad”, afirmó.

TURISMO

Fuera de fronteras, la economía de la región colabora poco con la economía uruguaya, sobre todo Argentina ya que Brasil muestra una leve recuperación de la actividad. “Argentina es un gran signo de interrogación que se mantiene pese al nuevo gobierno. Lo cierto es que la economía argentina va a seguir cayendo y no se avizoran que lleguen buenas noticias desde allí en el frente económico, financiero y político. Es una gran incógnita que claramente no han resuelto ni dentro de su propio gobierno, que de ahí parte todo”, sostuvo Fernández.

La economía argentina también tuvo su reflejo en el movimiento turístico durante la actual temporada de verano. “Falta cerrar la temporada y conocer todos los números, de todos modos la caída no fue tan pronunciada en cuanto a la cantidad de turistas de acuerdo a las estimaciones iniciales, pero es notorio que hubo un menor nivel de gasto y una estadía más acotada por parte de los turistas argentinos”, destacó.

En el cuarto trimestre del año pasado, entre los rubros relevados por la Cámara de Comercio y Servicios registró una mayor caída Restaurantes y Confiterías, así como Hoteles, en el entorno del 10%. “Es allí donde se puede visualizar el efecto directo del turismo”, dijo la analista.

INCERTIDUMBRE 

En tanto, China tiene en alerta al mundo todo ante la presencia de la epidemia de coronavirus. “Hace un tiempo que China venía perdiendo el impulso de su gran crecimiento, ya se había detenido esa fase expansiva de la economía y, con esta grave situación sanitaria, hay nuevas variables que se deben considerar porque no hay dudas que va a afectar a nuestro sector exportador y también a las importaciones como nuestro principal proveedor con más de 1000 item arancelarios que abarcan productos e insumos para las cadenas industriales y agroexportadoras”, sostuvo la asesora económica de la CNCS.

PROYECCIONES

Fernández estimó que el Producto Bruto Interno (PIB) va a crecer un 0.5% en 2019, mientras que proyecta para este año un aumento del 2% de la mano de UPM. “Si se deja de lado el efecto de la segunda planta de UPM, vamos a seguir atravesando una situación de estancamiento”, subrayó la analista.

Mientras tanto, ubicó en 9% la inflación de este año, con un dólar al alza hasta alcanzar $42 sin movimientos bruscos. “Para observar el escenario en su totalidad, hay que esperar ciertas medidas que adopte el nuevo gobierno en materia fiscal y monetaria, así como la ley de presupuesto quinquenal”, concluyó la asesora económica de la gremial empresarial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados