Negocios

China quiere acabar con las últimas transacciones de criptomonedas

El gobierno resolvió bloquear el acceso a las plataformas extranjeras y retirar sus aplicaciones de las plataformas móviles locales. 

Bitcoin. La estrella de las criptomonedas ha perdido fulgor a medida que su cotización, que llegó a rozar los US$ 20.000, cayó a menos de US$ 8.000.
Bitcoin. La estrella de las criptomonedas ha perdido fulgor a medida que su cotización, que llegó a rozar los US$ 20.000, cayó a menos de US$ 8.000.

El objetivo es, en nombre de la "estabilidad financiera", apagar los "últimos fuegos" de las monedas virtuales en China y acabar con la recaudación de fondos en criptomonedas, "que vuelven a crecer", según explicó el domingo la publicación oficial Jinrong Shibao, revista financiera bajo la égida del banco central (PBOC).

El régimen comunista ya había endurecido el tono en el pasado otoño boreal contra las monedas electrónicas, como el bitcoin: las plataformas de comercio basadas en China debieron cesar sus operaciones en septiembre, y las autoridades prohibieron estrictamente cualquier recaudación de fondos en criptomonedas (ICO) en el país.

La consecuencia fue que las grandes plataformas chinas, que acaparaban en agosto más del 20% del volumen planetario de los bitcoines, han pasado a tener menos del 1% de los intercambios mundiales de criptomonedas, según el Jinrong Shibao.

Las restricciones aplicadas por el gobierno han llevado a que las plataformas chinas pasaran de acaparar el 20% del volumen de criptomonedas a quedarse con menos del 1%. 

Pero el entusiasmo de algunos inversores chinos los impulsó a buscar alternativas, como los sitios especializados en comercio de criptomonedas, las transacciones directas de particular a particular, y los accesos a plataformas en el extranjero, en especial en Hong Kong o Japón, fuera del alcance de los reguladores chinos.

Constelación de canales

En las omnipresentes redes sociales chinas (WeChat, QQ) o rusas (Telegram) se constituyeron foros de discusión muy populares para realizar transacciones de común acuerdo, mientras proliferaban en el Internet chino las publicidades sobre monedas virtuales y operaciones ICO.

Es esta constelación de canales de intercambio, siempre accesibles desde China, con la que quieren acabar las autoridades "reforzando su supervisión de forma sostenida", afirma el Jinrong Shibao.

Según esta publicación, los reguladores financieros trabajarán con las autoridades de telecomunicaciones para cerrar los sitios internet incriminados, y bloquear las operaciones de descarga de aplicaciones móviles que permitan acceder a ilegales recaudaciones de fondos en criptomonedas.

También serán adoptadas medidas, no precisadas, contra las plataformas extranjeras, y el PBOC ha ordenado a los operadores chinos de sistemas de pago que inicien una campaña de "rectificación" para asegurarse de que el dinero que transita por sus sistemas no procede del comercio de criptomonedas.

Esta nueva vuelta de tuerca de China se produce en momentos en que el bitcoin —la estrella de las criptomonedas— está perdiendo el fulgor que llegó a tener en 2017.

Este lunes se negociaba a menos de US$ 8.000, tras haberse acercado en diciembre a los US$ 20.000. En efecto, el mercado se ve afectado por el endurecimiento de los reguladores en Asia, por los problemas de algunas plataformas y por una valorización excesiva que adquirió un claro aspecto de burbuja, con el consiguiente temor a su estallido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)