INN CONTENT PARA MCDONALD'S

Los clásicos ingredientes de McDonald’s transformados en un menú gourmet

La cadena de restaurantes realizó la segunda edición de McGourmet en Punta del Este.

Cena McGourmet en Punta del Este
La idea detrás de McGourmet es transformar las materias primas de la marca en un menú gourmet de restaurante.

Una máxima de la cocina es que teniendo productos de buena calidad resulta más sencillo elaborar platos sabrosos. McDonald’s dio prueba de ello al ofrecer una experiencia culinaria única utilizando los ingredientes clásicos de sus comidas, con la propuesta McGourmet.

La iniciativa que comenzó hace ocho años en Brasil y se replica en otros países, tuvo el pasado 8 de enero su segunda edición en Uruguay, con un evento en Punta del Este.

“La idea fundamental detrás de McGourmet es transformar nuestras materias primas en un menú gourmet de restaurante. Queremos demostrar y valorizar la calidad de los ingredientes que utilizamos en McDonald’s”, explicó Ariel Gravano, cocinero argentino que lideró la propuesta culinaria como chef ejecutivo de Arcos Dorados para América Latina.

En esta oportunidad, en Poseidón Laguna y con la presencia de unos 200 invitados, se ofreció un menú con variedad de bocaditos fríos y calientes, entrada, plato principal y postre.

Platos de la cena McGourmet
Unos 200 comensales disfrutaron de los platos gourmet en Poseidón Laguna en Punta del Este.

Gravano comentó que “resultó una experiencia atractiva para los comensales, que se sorprendieron de la diversidad de productos que se pueden generar” a partir de los tradicionales alimentos que ofrece la cadena de restaurantes.

El chef argentino detalló que generalmente los alimentos gourmet elaborados “tienen entre un 80% y un 85% de sus materias primas”.
También indicó que para elaborar los menú gourmet “utilizamos las materias primas de cada país” que McDonald’s ofrece en sus restaurantes a los clientes, que pueden tener variaciones en función “de las preferencias locales”.

Bocaditos varios, ñoquis de plato principal y postre

Desde la cocina liderada por el chef argentino Ariel Gravano se ofreció a los comensales en primer lugar un cocktail con una variedad de bocaditos fríos y calientes. Entre los primeros, había tortilla de papa y alioli; gazpacho de melón, pepino fresco, oliva y menta; y wrap de pollo reina pepiada con aderezo César. Los bocados calientes ofrecidos fueron empanaditas de carne por un lado, o de atún y tomate con mayonesa de cajún; buñuelos de lechuga con salsa Big Mac; hamburguesas con salsa tasty; albóndigas con barbacoa de ananá y cebollín fresco; mini sandwich de panceta con encurtidos y verdeo; pollo crocante con cebolla crispy y salsa de mostaza y miel; y pan crocante de pollo y queso con crema de palta. Posteriormente, se sirvió una entrada de mini quiche de hongos, puerro y queso suizo con huevo mollet y rúcula. El plato principal fueron ñoquis a la plancha con fondue de tomates, rúcula, cherries y olivas tipo griegas. Mientras que de postre se ofreció una pavlova con curd de limón, jengibre y menta con salsa de frutillas. Para la sobremesa hubo café, té y petits fours. Gravano destacó que se buscó ofrecer una variedad de “sabores frescos” y “típicos del verano”. Además de las opciones gastronómicas, el evento contó con una exhibición de nado sincronizado, un show de la cantante Renata Repetto, música de la DJ Catarina Spinetta y el cierre con La Imbailable Orquesta.

Gravano, que ha recorrido el mundo tanto para formarse en el arte culinario como para poner en práctica sus dotes en restaurantes y torneos internacionales, llegó a la conclusión que “en el sabor de una comida es importante la mano del cocinero, pero al menos en un 60% es determinante la calidad de las materias primas que se utilizan”.

El chef aclaró que esta propuesta se realiza de forma excepcional, pero que McDonald’s mantiene el compromiso de brindar buenos productos en sus locales. “McGourmet es una opción que ofrecemos a nuestros clientes más allá de nuestras famosas hamburguesas”, indicó.

Cena McGourmet
Guilherme Coe (marketing de McDonald’s Uruguay) con Paula Espasandín (jefa de comunicación), el chef argentino y Ricardo Méndez (director de McDonald’s Uruguay).

El pastelero que recorrió el mundo para formarse

El cocinero argentino Ariel Gravano tiene 37 años y una trayectoria previa a ser chef ejecutivo de Arcos Dorados para América Latina —asumió hace dos años— que incluye estudios en prestigiosas escuelas, trabajos con afamados colegas y premios internacionales. Graduado del Instituto Argentino de Gastronomía, se especializó en la pastelería y durante 11 años dio clases en el centro de estudios. Allí conoció a Osvaldo Gross, un pastelero argentino de prestigio mundial con el que compartió tareas y tomó de referencia, al igual que sus compatriotas Dolli Irigoyen y Ariel Rodríguez Palacios. En paralelo a sus viajes por el mundo para saber más acerca de los sabores de cada región, Gravano realizó cursos en Francia y Bélgica, así como también dictó clases de cocina en el continente asiático. A nivel profesional, trabajó como asesor de restaurantes en Argentina, así como en la cocina de prestigiosos locales gastronómicos internacionales como “Celler de Can Roca” en Girona (España) y “Lenôtre” en París (Francia). Luego se desempeñó por cinco años como gerente de producción de Vasalissa, firma argentina especializada en la elaboración de bocaditos de chocolate y dulce de leche. En 2017 el chef se consagró campeón argentino de pastelería, logró el segundo puesto en la Copa Maya —evento preparatorio para la copa del mundo de pastelería— con el reconocimiento al “mejor postre al plato”, y se ubicó en el primer puesto en Latinoamérica y 13 a nivel internacional en la Coupe du Monde de la Pastisserie —mundial gastronómico que se celebra en Francia—.

En ese sentido, Gravano resaltó: “Nosotros no servimos comida rápida, porque nuestras hamburguesas no vuelan. Sino que tenemos un equipamiento y una estructura montada para ser los líderes a nivel operativo y que las hamburguesas salgan lo antes posible”.

McDonald’s se caracteriza a nivel mundial por un sello de distinción único de velocidad y calidad, que logró que hoy las personas no esperen más de tres minutos por una hamburguesa en ningún local de comidas, concluyó el cocinero argentino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados