negocios

Francia prohibirá los huevos que no sean de "gallina feliz" a partir de 2022

Los comercios no podrán vender el producto si es que no poseen una certificación de que el ave no estuvo enjaulada

Fundadores. Aseguran reducir un 90% las emisiones y compensar el otro 10%.
A nivel continental, Francia es el mayor productor de huevos, con una industria que mueve más de US$ 17.368 millones al año. Foto: Archivo

Las tendencias de alimentación saludable y de preocupación por el bienestar de los animales han calado hondo en Francia. Por esta razón, es que el gobierno de ese país decidió cumplir una de sus promesas de campaña más recordadas en esta materia, la que provocará un cambio radical en uno de sus productos estrella a nivel europeo.

Esta semana el ministro de agricultura galo, Stephane Travert, confirmó la puesta en marcha de un compromiso anunciado por el en entonces candidato a la presidencia Emmanuel Macron, señalando que "a partir de 2022 todos los huevos frescos vendidos en Francia procederán de gallinas que vivan al aire libre y no encerradas en jaulas".

A nivel continental, Francia es el mayor productor de huevos, con una industria que mueve más de US$ 17.368 millones al año. Sin embargo, según los últimos sondeos, el 90% de los franceses dicen estar a favor de la prohibición de las granjas destinadas a la producción industrial de huevos, las que no solo han sido cuestionadas por las precarias condiciones en las que se mantiene a los animales -en espacios bastante reducidos y sin luz natural en la mayoría de los casos- sino que también han recibido críticas de la comunidad científica, debido a que los riesgos para la salud de las gallinas podrían terminar traspasándose a los consumidores.

Si bien hasta el momento un 68% de los huevos exhibidos en las grandes cadenas de supermercados y almacenes proviene de estas grandes fábricas -mientras que solo un 7% provendría de gallinas que viven al aire libre- la nueva disposición intercambiará estos porcentajes, eliminando de raíz estos productos de las estanterías, prefiriendo la alternativa más saludable.

Incluso, ya algunas cadenas de supermercados en Francia se han adelantado por lo que ya comenzaron a aumentar la venta de huevos producidos en granjas abiertas, llamadas también de "gallina feliz", esperando que el impacto de la medida sea progresivo y se logre cumplir la meta dentro de cuatro años.

Sin embargo, esta disposición no acabará completamente con las jaulas en Francia. Aunque estos productos no podrán estar en los supermercados, de igual forma las jaulas industriales podrán seguir utilizándose, aunque sus huevos solamente podrán ser vendidos como insumos para las grandes industrias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)