Empresa

Google desmanteló polémico comité sobre inteligencia artificial

Le medida se tomó a los días que surgiera un pedido de destitución de Kay Coles James, presidenta de Heritage Foundation, debido a su postura pública anti-trans, anti-LGBT y antiinmigrantes.

Decisión. Deja atrás polémico comité ante denuncias. (Foto: AFP)
Decisión. Deja atrás polémico comité ante denuncias. (Foto: AFP)

La gigante tecnológica estadounidense Google confirmó que desmanteló un comité de ética sobre inteligencia artificial, pocos días después de que estallara una polémica por algunos de sus miembros.

El desactivado Advanced Technology External Advisory Council (Consejo Consultivo Externo de Tecnología Avanzada, ATEAC) siguió a la movilización de un grupo de empleados de Google contra la presencia en el comité de la presidenta de Heritage Foundation, un grupo de reflexión conservador.

La presencia en ese comité de un directivo de una empresa especializada en drones también reavivó los temores del uso de la inteligencia artificial con fines militares, según el sitio de noticias Vox, el primer medio que publicó sobre el desmantelamiento del comité.

"Ha quedado claro que en este ambiente, el ATEAC no puede funcionar como se esperaba", señalaron desde Google a la AFP el jueves.
"Estamos poniendo fin al comité y reanudamos nuestra reflexión del inicio", expresó por su parte su subsidiaria Alphabet.

Google añadió que está buscando otras formas de recabar opiniones externas sobre cómo usar esa tecnología de manera responsable.

La mobilización contra el comité se originó cuando una petición en línea exhortó al gigante de Internet a que retirara de ese comité a Kay Coles James, presidenta de Heritage Foundation, debido a su postura pública "anti-trans, anti-LGBT y antiinmigrantes". El texto estaba firmado por 2.300 personas, entre empleados y académicos de Google.

Los firmantes temían que las posiciones de James pudieran influir en el desarrollo de las tecnologías del futuro, y que los programas de inteligencia artificial tuvieran un sesgo discriminatorio desde el principio.

La controversia surgió en momentos en que el mundo tecnológico considera la manera de lograr las ambiciosas promesas de la inteligencia artificial mientras mide los riesgos que plantea, como la posibilidad de que se vuelva contra sus usuarios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)