NEGOCIOS

Hay más ventas de viviendas a estrenar que obras nuevas

Los precios mantendrán tendencia al alza en 2017 según los promotores privados de la construcción.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Eduardo Steffen. Foto: Fernando Ponzetto

El presidente de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (Appcu), el arquitecto Eduardo Steffen, sostuvo en diálogo con El País que el 2016 “dejó cosas interesantes”, como una “mayor dinámica en las ventas de inmuebles a estrenar.

“Hasta el 2014 en Montevideo se iniciaban más obras respecto al nivel de ventas de unidades nuevas y desde el 2015 comenzó una tendencia que se va a mantener durante el 2017, que muestra una mayor comercialización de inmuebles en relación a las nuevas obras que se inician —el 2016 fue un buen año en las ventas—, de modo que se está bajando sensiblemente el stock de viviendas a estrenar”, destacó el dirigente empresarial.

A diferencia de las viviendas usadas, las unidades a estrenar, sobre todo en proyectos de interés social promovidos, encuentran un mercado receptivo que “se va a mantener durante este año”, agregó.
Mientras tanto, las obras de nuevos edificios aún no logran despegar en Punta del Este, señaló Steffen, para afirmar que existe una mayor dinámica en el desarrollo de chacras marítimas.

“En Punta del Este todavía hay un sobrestock importante de viviendas a estrenar que se deben colocar en el mercado”, afirmó el dirigente empresarial.

Sobre los compradores de inmuebles en Punta del Este, Steffen sostuvo que “la mayoría son uruguayos y algún argentino, que, en un número importante, se volcaron más hacia la inversión de viviendas de interés social promovidas, en el marco del blanqueo de capitales que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri”.

VALORES

En precios, los inmuebles han seguido aumentando y esa situación va a continuar en 2017, indicó el presidente de Appcu.

“En Unidades Indexadas (UI) los precios mantienen una tendencia al alza, dado que siguen aumentando los costos de la construcción con un alto impacto de las reumeneraciones salariales que, durante los últimos diez años, han aumentado de modo exorbitante con incrementos en términos reales del 100% que se tiene que trasladar a los precios de las viviendas”, indicó Steffen.

PRODUCTIVIDAD

Junto con la suba de los salarios, también la industria de la construcción acusa una baja del 10% en la productividad medida por las horas trabajadas y en base a los jornales necesarios por metro cuadrado de vivienda nueva, según relevó un informe del Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción (Ceeic) a partir de los datos de 2016 en relación a 2015.

“Pese a la fuerte inversión del sector en el desarrollo de nuevos procedimientos productivos y de la incorporación de maquinaria, no sólo no se logró mejorar la productividad de la mano de obra sino que la situación se ha agravado”, advirtió el presidente de Appcu.

En tanto, el personal ocupado en la industria de la construcción se mantiene por encima de su nivel histórico y se estabilizará en torno a los 50.000 puestos de trabajo, sostuvo Steffen.

REVITALIZAR

Entre los logros alcanzados en la articulación entre el gobierno y el sector privado, el dirigente empresarial señaló que la promoción de proyectos de inversión sobre viviendas de interés social “logró revitalizar zonas de Montevideo”, como en Cordón, el Centro, Ciudad Vieja y Palermo, además de las ciudades de Maldonado y Colonia del Sacramento, así como en el departamento de Canelones en el interior del país.

“Durante 2015 y 2016, prácticamente en cantidad de viviendas, las ventas de unidades promovidas fue similar al resto de las unidades a estrenar”, destacó Steffen.

FRENO

A futuro, el presidente de Appcu señaló que hay oportunidades para desarrollar nuevos proyectos promovidos de viviendas de interés social, aunque advirtió que hay “cierto freno” ante un posible cambio de reglamentación. Desde el gobierno, está a estudio fijar nuevos topes tanto a los precios como el alquiler de las unidades, además de la entrega de una cantidad de unidades al Ministerio de Vivienda, que se encargaría de su posterior comercialización, advirtió el dirigente empresarial.

Las nuevas reglas de juego que analiza el gobierno no son bien recibidas por la industria de la construcción. “En junio de 2014 ocurrió el primer cambio a la reglamentación al establecer un tope de precios para el 25% de las unidades construidas bajo este régimen de promoción, lo cual provocó una baja importante de 347 a 180 viviendas ingresadas en promedio mensual a la Agencia Nacional de Vivienda (ANV); y los anuncios sobre una nueva reglamentación que se analiza desde el gobierno motivó en diciembre el ingreso de 1100 nuevas viviendas proyectadas ante un escenario aún menos favorable”,
sostuvo el presidente de Appcu.

“Muchos proyectos de viviendas de interés social —agregó Steffen— se ingresaron a la ANV, pero ello no significa que se vayan a concretar en los próximos años”.

SUBSIDIO

Según Steffen, el plan de viviendas promovidas debe tener como objetivo captar a un público con capacidad de adquirir un inmueble entre un 15 y 20% más accesible que las unidades ubicadas, por ejemplo, en la zona de la costa de Montevideo.

“Si el gobierno pretende ir más abajo en el precio de las viviendas promovidas para llegar hasta sectores sociales más carenciados, ello no es posible salvo que se esté pensado en una política de subsidios porque no cuentan con ingresos suficientes como para ahorrar con destino a la compra de una vivienda”, afirmó Steffen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)