enlace patrocinado 

Una historia de 150 años: Fleischmann y la panadería artesanal

Fleischmann cumple 150 años de trayectoria. Los protagonistas de esta historia, son los panaderos y pasteleros artesanales de todo el mundo 

Fleischmann. Foto: Shutterstock.
Foto: Shutterstock.
1860

El comienzo

En 1860, dos hermanos austríacos, Charles y Max, emigran a Estados Unidos en busca de una mejor calidad de vida. Es allí, que nace un emprendimiento con su apellido: Fleischmann. Fundan una destilería de alcoholes junto a un empresario local llamado James Gaff, en la que se utiliza levadura para la producción. La destilería logró tener éxito, pero no es suficiente para los hermanos Fleischmann quienes, con su espíritu emprendedor y curiosidad característica, buscan nuevos desafíos.

1868

El pan europeo llega a América

Charles Fleischmann notó que la calidad del pan en Estados Unidos era diferente al de su Austria natal. ¿A qué se debía la diferencia? A que el pan en EE.UU., se realizaba con fermentos de elaboración casera. En ese momento él vio una oportunidad y, como emprendedor experimentado en el rubro de levaduras, decide introducir una levadura especialmente desarrollada para la elaboración de pan haciéndolo más esponjoso y sabroso. Esto generó una revolución en la industria del pan, ofreciendo algo distinto que mejoraba lo que se conocía por ese entonces.

En 1868, nace Levaduras Fleischmann, la primera planta de producción de levadura de alta calidad del continente. Un par de años más tarde, los hermanos Fleischmann desarrollan la máquina para elaborar los primeros cubos de levadura de alta calidad comercialmente viables (ancestros de los panes de levadura que conocemos hoy).

Fleischmann revolucionó la industria del pan ofreciendo algo distinto que mejoraba lo que se conocía por ese entonces.

1876

El sueño se hace realidad

En 1876, los hermanos Fleischmann presentaron su levadura en la Exposición del Centenario en Filadelfia, a través de su “Panadería Modelo de Viena”: un modelo de panadería que luego instalaron en varias ciudades del país.

La exposición fue un gran éxito. Más de 10 millones de visitantes, no pudieron resistirse a probar el pan recién horneado con la nueva levadura. Fleischmann se convirtió en una marca referente a nivel internacional en la industria de la panificación.

Los Revolucionarios Señores Fleischmann

La constante búsqueda de la innovación generada por la marca Fleischmann trascendió a sus productos, alcanzando la manera de comunicar y estableciendo una relación cada vez más cercana con su público.

A Fleischmann se le puede atribuir la fundación de la primera cadena de restaurantes (con su “Panadería Modelo de Viena”), el desarrollo del primer sistema de delivery inmediato de productos (con un sistema de entrega de levadura a través de camiones refrigerados) y una nueva forma de hacer marketing, con un programa de radio llamado “La Hora Fleischmann”, el programa más popular de la época (y hasta con una mascota publicitaria llamada John Dough).

Fleischmann revolucionó el mercado y cambió el paradigma para siempre.

1946

Nuevos horizontes

El siglo XX llevó a Fleischmann a Latinoamérica. En 1946, la marca llega a Uruguay y comienza a trabajar día a día junto a los panaderos uruguayos, para desarrollar el negocio de la panificación local.

En 1961, se funda la Escuela de Panadería de Fleischmann en Montevideo. Esto le dio a la marca la oportunidad de conocer de cerca y trabajar junto a los panaderos artesanales, para inspirar e innovar en nuevas técnicas de elaboración, continuando con el camino del desarrollo de la panadería uruguaya.

El espíritu emprendedor característico de Fleischmann, sigue siendo parte de su historia e identidad. En búsqueda de brindar soluciones y oportunidades de negocios para su público, la marca expandió su portafolio más allá de la Levadura Fresca y sumó más productos de excelente calidad, como mejoradores, premezclas, cremas, entre otros.

2018

150 años... de futuro

Fleischmann cumple 150 años a nivel mundial y 72 años en Uruguay. Tantos años en el mercado, no serían posible sin la confianza que depositan los panaderos artesanales en la marca, sus productos y las personas que permitieron a Fleischmann entrar en sus negocios y trabajar junto a ellos. Hoy, Fleischmann desea festejar junto a todos ellos y les agradece por compartir la misma pasión por la panadería y confitería artesanal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos