INN CONTENT PARA GLC 

Lentes de contacto, una solución cómoda y ahora al alcance de todos

La nueva línea de Avaira Vitality combina las ventajas de los más avanzados productos para la mejor visión con un precio accesible

GLC

Los lentes de contacto ya son accesibles para todos, por precio, comodidad y por el amplio rango de problemas de visión que solucionan: la nueva línea de Avaira Vitality combina todas esas ventajas.

“Son un producto cuyo precio y calidad permiten que la mejor solución esté al alcance de un número grande de personas”, explicó Daniela Garese, directora técnica de GLC, una firma con más de un siglo de tradición en el país, que representa y distribuye esta novedad de la marca estadounidense Cooper Vision. “Es una nueva línea con la calidad de lentes ya disponibles en el mercado pero ahora con menor precio”, precisó.

Estos lentes cubren el 80% de las situaciones de problemas de visión, de + 8 a -12 dioptrías, lo cual representa un muy amplio rango: atiende la miopía común (va hasta -12) y la hipermetropía (de 0 a + 8).

“Los lentes de contacto presentan ventajas sobre los anteojos de armazón. Están más cerca del ojo, en realidad apoyados en él. Usarlos es muy natural”, indicó Daniela.

Agregó que evitan por ejemplo “las limitaciones que de alguna manera implican los anteojos, pues si bien con estos se mira por lo general con la parte central, al mirar hacia abajo o a un costado la visión ya no es la misma. Con los lentes de contacto la persona ve como si no tuviera lentes porque su visión es perfecta. Si estos lentes se conservan bien e higienizan adecuadamente, tras una rápida adaptación la persona no siente nada sobre el ojo”.

La especialista sostuvo que los lentes de contacto son “muy recomendables” para personas que tienen graduaciones con cierta diferencia entre un ojo y otro, algo que es bastante habitual. Por ejemplo, si su miopía es de -8 en un ojo y -4 en el otro, usar lentes de armazón resulta complicado porque los objetos se suelen apreciar con tamaño diferente debido a la conformación de los cristales.

GLC

A la vez, existen muy pocas situaciones para las cuales no se recomiendan los lentes de contacto como el ojo seco. Si una persona está mucho tiempo frente a la computadora o en un ambiente muy calefaccionado, los lentes de contacto más antiguos tendían a secarse más pronto. Pero los nuevos modelos minimizan esa situación, porque sus materiales ayudan a mantenerlos hidratados, precisó.

Cuando hace 50 años aparecieron los primeros lentes de contacto no había muchas opciones, recordó Daniela. “En general eran de un material llamado Hema, que tenía algunas limitaciones de comodidad. A partir del año 2000 se hicieron cada vez más comunes los lentes fabricados con hidrogel de silicona, que eran más maleables y dejaban pasar mejor el oxígeno a la superficie del ojo. Pero la actual generación de hidrogel ofrece una elasticidad todavía superior. En ese sentido, los producidos por Cooper Visión son los de más alta calidad”, destacó.

El material de los lentes, más saludable y transparente, permite que más oxígeno (prácticamente un 100%) llegue a la superficie de la córnea. “Eso hace posible una sensación más agradable en el ojo”, aseguró la especialista.

Los Avaira Vitality se confeccionan con un material denominado Falfincon A, cuyo contenido de agua es de 55%. Tienen además PEG, un ingrediente principal de las gotas oftálmicas recetadas para aliviar la sequedad de los ojos.

El diámetro de los lentes es de 14,2 mm, con una curva base de 8,4 mm. El espesor en el centro, para los modelos destinados a -3 dioptías, es de apenas 0,08 mm. 

Tienen bordes redondeados, lo cual minimiza la interacción con el párpado. La superficie frontal es asférica, o sea, una forma similar a una porción de esfera, aunque no sea estrictamente esférica. Este es el diseño de los lentes de contacto modernos: los más antiguos eran esféricos, lo cual ocasionaba algunas aberraciones ópticas.

Para la línea de Avaira Vitality, se recomienda utilizarlos durante el día por un mes. Los lentes vienen en cajas de seis lentes, por lo cual si la graduación es diferente en cada ojo se llevan dos cajas, con una duración total de seis meses. Además, su cantidad permite tener un respaldo si se pierde uno de los lentes.

GLC

“Si el usuario mantiene el lente saludable, con poca cantidad de depósitos sobre el producto y procede a su limpieza diaria, el lente dura más tiempo”, comentó la directora de GLC, quien señaló que con la nueva generación de lentes de contacto también vienen nuevas soluciones de limpieza.

“Los lentes son tan cómodos que se amplía el horario de uso tradicional. El usuario puede tenerlos puestos desde la mañana temprano hasta la noche, porque al ojo no le falta oxígeno. Tampoco se salen, porque cubren una porción importante del ojo, además de la hidratación que contribuye a mantenerlos en su sitio”, dijo.

Los Avaira Vitality tienen filtro ultravioleta UV Block para mayor protección, aunque siempre es recomendable utilizar anteojos de sol sobre los de contacto.

Vienen en una tonalidad azul delicada, que permite verlos en el estuche protector. 

“El uso de lentes de contacto es una tendencia mundial –sostuvo Daniela–. Quienes no los han probado, puede representarles una preocupación porque van a tener algo sobre el ojo, pero a las pocas horas de uso ya ni se sienten. Y si se utilizan como está indicado, con desinfección diaria y cambiándolos en fecha, no existen problemas. Si la persona está utilizando anteojos de armazón y desea cambiar por los de contacto, puede consultarlo a su oftalmólogo y probar. Muchos optan por experimentarlos y luego lo consultan con el profesional”.

GLC es una empresa familiar con inicios en este rubro en 1878. Desde entonces trabaja en el desarrollo y mejora de productos y servicios vinculados a la salud ocular, con la experiencia y los conocimientos recogidos en esa trayectoria.

De Leonardo da Vinci al presente

Se asegura que la primera idea de unos lentes de contacto la tuvo Leonardo da Vinci, a partir de los cambios en la visión que se experimentaba al colocar agua ante los ojos. Los primeros lentes de uso comercial datan de 1927, construidos con cristal. Luego se usaron materiales plásticos duros, hasta que irrumpieron nuevos materiales que los hicieron cómodos y prácticos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados