inn content para bromyros

La millonaria apuesta de Bromyros a la industria local

Se inauguró su segunda planta, que posee una línea de producción única en la región

La empresa celebra sus 70 años de vida con la inauguración de su segunda planta.
La empresa celebra sus 70 años de vida con la inauguración de su segunda planta. Foto: L. Maine

Con una inversión que demandó US$ 13 millones, el jueves pasado se inauguró la segunda planta industrial de Bromyros. La empresa especializada en aislaciones térmicas para la construcción coronó con este acontecimiento sus 70 años de vida que se cumplieron en el mes de agosto.

Pero lejos de estancarse en el tiempo, el afán de la familia Thomsen -quien dirige la firma- es emprender para aportar al crecimiento del país. Lo demuestra el desarrollo de su innovadora planta que se posiciona como una de las más destacadas de su tipo en América Latina.

Emplazada en Camino San Juan y Ruta 101 se desarrolló en 18 meses con una dimensión total de unos 7.000 metros cuadrados considerando sus dos naves más una playa de acopio de 5.000 metros.

Contará con una línea de producción continua de última generación, compuesta por una serie de estaciones interconectadas, que interactúan de forma sincronizada entre sí, haciendo que cada panel recorra aproximadamente 180 mt durante el proceso de fabricación, obteniendo un producto embalado y listo para su entrega. Esta tecnología permite fabricar paneles de primera calidad internacional, con diseños industriales y arquitectónicos, incorporando un núcleo de PUR y de alta resistencia al fuego, como es el Poliisocianurato (PIR).

La línea de producción ya no solo abarca el tradicional Poliestireno expandido EPS – o el conocido Isopanel-, sino que incorpora distintos Paneles de techo, paredes, cámaras frigoríficas, arquitectónicos y de uso agrícola con núcleo ya mencionados, construcción.

Hasta el momento, este tipo de materiales se importaba. “Nuestro objetivo es ampliar el abanico en el mercado uruguayo”, aseguró el gerente general, Uwe Thomsen.

Para hacer esto posible, la firma importó una maquinaria de última generación de origen italiana que le insumió la mitad de la inversión total y para la que se necesitaron casi 70 contenedores para transportarla. Una vez en funcionamiento cuadriplicará su producción actual.

En lo que refiere al personal, Tania –una de las hijas de Uwe- señaló que se viene incrementando en el último tiempo y que la fábrica comenzará a operar con trabajadores de la firma que, alguno de ellos, fueron a capacitarse al exterior para el uso correcto de la maquinaria. “Apostamos por nuestra gente”, resaltó.

Su apuesta es tanto ofrecer sus productos dentro del país como “generar una visión regional e internacional de la empresa, la marca y sus productos, y de esta manera exportarlos al mundo”, aseguró Thomsen.

No obstante, el gerente general aclaró que la inversión está pensada para amortizar en Uruguay. “No quiero crear una industria exportadora que después cierra porque el país vecino cambia una normativa. Somos una empresa uruguaya y queremos seguir siéndolo”, subrayó.

Tania, Uwe y Stephanie Thomsen. Foto: L. Maine
Tania, Uwe y Stephanie Thomsen. Foto: L. Maine

Servicio de calidad
Bromyros ofrece al cliente un servicio profesional, acompañando desde la etapa inicial de sus proyectos, ayudando a seleccionar los materiales correctos para cada tipo de obra y brindando asesoramiento personalizado.

Además cuenta con equipos de montaje capaz de hacer frente a diversos proyectos, desde naves industriales, centros comerciales o viviendas. Este servicio “llave en mano” incluye la planificación, ejecución y respaldo de una empresa con más de 1,000.000 m2 instalados.

Por otra parte, la firma se encuentra certificada desde el 2005 de acuerdo a la norma UNIT-ISO 9001, y a partir del 2016 con UNIT-OHSAS 18001, velando así por la mejora en cuanto a la gestión de calidad y a la seguridad y salud ocupacional de todo el personal.

Aumentar la torta
Thomsen contó que, pese al paso del tiempo, la población en Uruguay casi no ha aumentado. Opinó que hay que hacer “crecer la torta para que todos estén más redonditos, más felices” y que permanezca la población en el país y así terminar con la exportación de uruguayos calificados.

Recordó que este país se formó por inmigrantes y que esta es una forma de desarrollarse. “Si nos cerramos y seguimos siendo una familia chiquita, si vos comés, no como yo. Y si yo como, no come él. La distribución es el problema, necesitamos agrandar la canasta”, explicó. Su visión a futuro es continuar creciendo para satisfacer necesidades.

“No queremos crecer por ser el más grande del mundo, sino con el fin de dar soluciones, principalmente en el mercado uruguayo”, proyectó.

la firma

Desde hace 70 años en el mercado local 

Bromyros nace en 1948 como industria metalúrgica fabricando calderas y radiadores todos generadores de energía. Ante el aumento del costo de dicha energía, incorpora en el año 1958 la fabricación de materiales aislantes térmicos para el ahorro de energía siendo desde entonces líder en aislaciones térmicas, bajo sus marcas registradas de Espumaplast e Isopanel, entre otras. Incorpora nuevos sistemas constructivos destacándose por su servicio integral.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos