CLAVE

Una nueva ola de negocios llegará con la tecnología 5G

El gobierno define la subasta de frecuencias para la banda 3.5 GHz, considerada clave para el despliegue de una red de nueva generación.

5G
“vamos a un desarrollo que es bien distinto a la telefonía celular clásica”, dijo el ministro de Industria, Omar Paganini.

Vehículos autónomos, telemedicina, hogares y oficinas inteligentes, así como un sinfín de propuestas de avanzada llegarán de la mano de dispositivos, aparatos y equipos intercomunicados en una red de tecnología 5G.

La era de Internet de las Cosas está preparada para dar un gran salto cualitativo y cuantitativo, junto a un universo de oportunidades para emprender y hacer negocios. Todo facilitado por una red 5G permite tener una capacidad conexión de hasta un millón de dispositivos por kilómetro cuadrado, navegar a velocidades mayores a 1 Gbps, con una capacidad de respuesta de red inmediata.

Uruguay también está a la vanguardia del desarrollo tecnológico en la región. Antel presentó en 2019 la primera red 5G con servicio comercial de Latinoamérica, que se encuentra operativa en la Barra de Maldonado y en la ciudad de Nueva Palmira (Colonia).

Antel, Telefónica Movistar y Claro han recibido la autorización de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicación (Ursec) para llevar adelante pruebas técnicas de tecnología 5G en las bandas altas de espectro móvil, señaló a El País el ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, quien tiene varios desafíos.

RESULTADOS


De cara a un despliegue de la red 5G para el desarrollo de servicios de nueva generación, Paganini adelantó que “de ser posible” se realizará una subasta de la banda 3.5 GHz en el segundo semestre del año. Estima además que, al año de ser adjudicadas las frecuencias, “ya se van a poder visualizar” los resultados a varios niveles. Desde el punto de vista masivo, se contará con un mayor ancho de banda para el usuario final. En tanto, las bandas altas de espectro móvil tienen un menor alcance aunque un ancho de banda superior, con muchos sensores, lo cual potencia el desarrollo de Internet de las Cosas en campos industriales o polos tecnológicos, indicó Paganini, a modo de ejemplo.

Mientras tanto, está en marcha en el LATU el proyecto Open Digital Lab, un banco de prueba para explorar las distintas posibilidades que ofrece Internet de las Cosas.

“Vamos hacia un desarrollo (de productos y servicios) que es bien distinto a la telefonía celular clásica y que abre un mundo de aplicaciones nuevas en los campos más diversos: la telemedicina o automatismos en vehículos, como puede ser el caso específico de autoelevadores autónomos en un centro logístico”, sostuvo Paganini.

Junto a la evolución de Internet de las Cosas, también el universo de datos registrará un crecimiento explosivo, que alimentará la creación de nuevos desarrollos y emprendimientos.

A juicio del Ministro Paganini, “en Uruguay hay talento suficiente” para explorar primero y desarrollar después distintas soluciones tecnológicas. “Es cierto que en el sector de las tecnologías de la información y la comunicación hay desempleo cero: talento hay, el tema es que está muy ocupado”, declaró Paganini.

En ese sentido, hizo hincapié en la creación de carreras más cortas y flexibles en el ámbito de la UTEC y la UTU, con el objetivo de acelerar la inserción laboral de personal capacitado en el sector. “Es un desafío para el país poder tener más personas capacitadas, así como traer talento regional, que lo hay”, indicó Paganini para luego reflexionar: “Uruguay ya es uno de los polos tecnológicos de la región, en gran medida, y que lo sea mucho más en el futuro”.

Omar Paganini
“El impuesto al robots es una simplificación, no está en el horizonte", dijo Paganini.

El ministro sostuvo que el proceso de automatización y robotización de procesos y actividades “no es tan dinámico” en los hechos. Señaló que en Uruguay hay “un cambio gradual” con la incorporación de tecnología asociado al impacto del mundo del trabajo.

Ante la automatización en las estaciones de servicios, Paganini dijo que en este tema también se va a avanzar gradualmente, tal como sucedió en los supermercados. “Pero, por otro lado, también es cierto que estamos notando la falta de personal en otros empleos y ahí hay que resolver el problema capacitando con formación de técnicos más allá de las carreras universitarias”, apuntó.

Mucho se habla de la creación de una renta universal y hasta de aplicar algún impuesto a los robots. Por ejemplo, sobre los ascensores hoy recaen tributos municipales a través de Instalaciones Mecánicas y Eléctricas. “La solución no pasa por ahí...”, declaró Paganini, quien no visualiza una solución al trabajo en esa dirección.

“Las empresas pagan sus impuestos y en la medida que aumenten su creación de valor, también van a aumentar sus aportes impositivos. El impuesto al robots es una simplificación; no está en el horizonte, hablando estrictamente a título personal”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados