EFECTOS DE LA PANDEMIA 

Petrolera Shell perdió US$ 21.700 millones en 2020 por la caída de los precios por el COVID

La pandemia produjo una baja de la demanda de combustibles y gas, y las grandes empresas tuvieron que adaptarse a unos precios persistentemente bajos.

Shell. La compañía tiene luz verde para la compra de BG Group, una operación de unos US$ 70.000 millones. (Foto: Google Images)
La pandemia golpeó el consumo de petróleo y gas. Foto: Reuters

El grupo petrolero anglo-holandés Royal Dutch Shell anunció este jueves una enorme pérdida de US$ 21.700 millones en 2020 por la caída de los precios y las depreciaciones generadas por la pandemia.

El gigante de los hidrocarburos recuerda en un comunicado que obtuvo un beneficio neto de US$ 15.800 millones en 2019 antes de la aparición de la crisis sanitaria y sus restricciones, que han lastrado el consumo de petróleo y de gas.

Durante los primeros confinamientos en los primeros meses de 2020, los precios del petróleo cayeron a sus niveles más bajos e incluso entraron brevemente en terreno negativo a principios de abril.

A partir del otoño boreal se recuperaron a alrededor de los US$ 50, pero todavía se encuentran por debajo de su nivel de principios de 2020.

Las cuentas de Shell sufrieron sobre todo durante el segundo trimestre por grandes depreciaciones de sus activos para reflejar la situación del mercado, lo que supuso una pérdida de más de US$ 18.000 millones.

El grupo volvió a terreno positivo durante el tercer trimestre, antes de registrar de nuevo pérdidas de 4.000 millones en el cuarto a causa de las depreciaciones.

La pandemia ha perturbado el mercado del petróleo y las grandes compañías se ven obligadas a adaptarse a unos precios persistentemente bajos, lo que reduce el valor de sus activos.

Las pérdidas anuales de Shell son más importantes que las publicadas el martes por su rival BP (US$ 20.300 millones).

El grupo anglo-holandés mantiene la prudencia para el inicio de 2021 y espera un impacto negativo de la pandemia en la demanda de hidrocarburos.

Shell se vio obligado a lanzar una profunda reestructuración que debe permitirle adaptarse a unos precios más bajos y cumplir su objetivo de volver sus actividades más "verdes" y alcanzar la neutralidad carbono para 2050.

El grupo quiere reducir drásticamente sus costos, con la supresión de 7.000 a 9.000 empleos para 2020.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados