inn content para pizzorno

Pizzorno Lodge & Wine, la primera posada enoturística de Canelones

A solo 23 km de Montevideo, la bodega ofrece una propuesta con degustación, boutique de vinos y restaurante, a los que se suma ahora un alojamiento exclusivo. Para ver más imágenes haga click en el ícono de  fotogalería arriba.

La bodega una propuesta con degustación, boutique de vinos, restaurante, y ahora también una posada exclusiva. Foto: Martín Rodríguez.

 Foto: Martín Rodríguez.

Foto: Martín Rodríguez.

 Foto: Martín Rodríguez.

Foto: Martín Rodríguez.

Foto: Martín Rodríguez.

Se sabe que el trabajo de una bodega es elaborar vinos, y en esto Pizzorno lleva ya cuatro generaciones de experiencia. Pero recientemente, el establecimiento de Canelón Chico se convirtió también en un destacado atractivo turístico de interés nacional e internacional.

Bajo la atenta mirada de su padre Carlos Pizzorno (director del establecimiento), en los últimos tiempos Francisco Pizzorno, de 25 años y cuarta generación de la familia, fue aportando su innovación y creatividad, así como un ojo especial para detectar nuevas oportunidades. Así, el joven emprendedor planteó un nuevo desafío: convertir la casa familiar de sus abuelos, que está junto a la bodega, en una posada.

Hoy, luego de casi un año de trabajo, ese sueño se convirtió en realidad: Pizzorno Lodge & Wine abrió sus puertas y lo celebró el 22 de Noviembre con una sencilla inauguración en la que reunió autoridades, agencias turísticas y amigos de la casa.

El establecimiento se convierte así en la primera bodega del departamento de Canelones que adopta el modelo de las grandes zonas vitivinícolas del hemisferio norte, semejante a lo que se realiza en Chile, Argentina y Brasil. Esta propuesta ofrece el atractivo de pernoctar en el mismo enclave rural, rodeados de viñedos, y compartir desde el alba las actividades de una bodega.

Para la posada se adaptaron los cuartos de la casa en cuatro habitaciones, que llevan en homenaje los nombres de los abuelos: Doña Margarita, Don Francisco, Doña Carmen y Don Próspero. Todas tienen baño privado y deck con vista a las viñas, y están equipadas con aire acondicionado, WiFi, frigobar, TV por cable, cofre y escritorio.

A las habitaciones se accede desde un área común, que cuenta con todas las comodidades y una galería que da al jardín con flores, árboles frutales y una huerta orgánica. En este espacio, ideal para descansar luego de una caminata por los viñedos, el huésped encontrará a su disposición agua mineral, té y café, y frutas de cortesía. Allí también se ofrece el desayuno americano, que está incluido en el precio del alojamiento.

“Este servicio confirma nuestra vocación de que los huéspedes se sientan acompañados desde el principio, en una experiencia que va sumando aspectos positivos a lo largo de toda la estadía”, explica Francisco Pizzorno.

Francisco Pizzorno, durante una de las visitas guíadas que se realizan en la bodega.
Francisco Pizzorno, durante una de las visitas guiadas que se realizan en la bodega. Foto: Martín Rodríguez. 

En este sentido, la posada no solo ofrece el almuerzo a la carta en su propio restaurante, sino también la cena si se solicita con anticipación. Esta consiste en un asado bien autóctono, o también la opción más sencilla de una “canasta de campo”. Y si el visitante busca conocer otros lugares de la zona, también se le ofrece el traslado a restaurantes próximos.

Para los visitantes que lleguen a Pizzorno Lodge & Wine en sus propios vehículos, el establecimiento posee una playa de estacionamiento privada con vigilancia nocturna. También pueden solicitar los traslados desde Montevideo, y desde el puerto o el aeropuerto de la ciudad.

“Recomendamos no perderse la oportunidad de estar en contacto con la naturaleza, con la amabilidad de una familia que continúa honrando la tradición de recibir de brazos abiertos a todos los que deseen conocerlos”, expresó el joven emprendedor”.

Opciones de enoturismo: Pizzorno Wine Experience

Luego de varios viajes a cargo del área de exportaciones de la bodega, Francisco Pizzorno pudo observar las nuevas tendencias en enoturismo, y se animó a proponer importantes cambios en la bodega familiar. Entre ellos, la creación de una sala de degustaciones, un salón privado para reuniones ejecutivas, y una boutique en la que se pueden adquirir vinos, souvenirs afines y algunos productos regionales de alta calidad.

Estas áreas también se ofrecen para la realización de eventos familiares y empresariales: cumpleaños, despedidas, festejos de graduación, jornadas de incentivos y capacitación, o como un lugar donde realizar una pausa durante una recorrida industrial por la zona.

Según el encargado, los amantes del vino llegan de todas partes del mundo, atraídos por la excelente calidad de los productos que elabora la bodega. Y agrega: “Los que llegan a la bodega se pueden encontrar a Lucio Alonso, responsable del área turística, conduciendo una degustación en idioma inglés o en portugués, ya que casi diariamente se reciben visitas desde Brasil”.

Las opciones de degustación son diversas: Clásica, Premium y Expertos, de cuatro a cinco vinos, acompañadas por empanadas caseras. O también la Dulce, de tres espumantes y su vino Arazá — único producido en el país bajo la técnica de ice wine, muy reconocida en Canadá— acompañada por chocolates artesanales.

En todos los casos, además de la degustación, los visitantes hacen una recorrida por los viñedos, la bodega y la cava, siempre acompañados por un enólogo. Durante el paseo también se hace un relato de la historia familiar, cargado de anécdotas únicas. Para los más aventureros, también se ofrecen opciones combinadas con vuelos en avioneta y helicóptero.

Animado por los excelentes resultados de esos primeros meses, a iniciativa de Francisco la bodega incorporó en abril de 2017 un restaurante con una oferta sencilla pero cuidada, con menús que varían en cada temporada y para cuya elaboración se utilizan exclusivamente cortes de carnes premium, aves, verduras y frutas de productores de la región.

Contacto

Para reservar estas experiencias, así como también una estadía en Pizzorno Lodge & Wine, basta dirigirse a la página web de la bodega. La posada también se puede encontrar en los sitios de alojamiento más reconocidos como Booking o Airbnb.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados