clave

PSA quiere ganar clientes premium con el DS

La renovación del DS 5 es la primera piedra de la marca DS desde que se independizara de Citroën. PSA sale a conquistar a los clientes de marcas premium.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Modelo

Menos de un año lleva Carlos Tavares al frente del grupo galo PSA Peugeot Citroën y ya ha tomado decisiones importantes. De hecho, casi recién aterrizado, se formalizó la independencia de DS como marca propia y no como una gama premium de la marca Citroën.

Inicialmente, se había decidido que DS, las iniciales del mítico modelo de Citroën de 1955, fueran el paraguas de una línea premium de esta marca. Así nacieron, uno tras otro, el DS 3, el DS 4 y el DS 5 que, todos ellos, conservaron en su parte delantera el logotipo de Citroën.

Si en Europa la acogida de estos modelos no fue mala del todo, en China, el intento de convertir DS en una marca premium tuvo una gran acogida, algo que sin duda decidió al recién llegado Carlos Tavares a consolidarla como unidad de negocio autónoma e independiente. 

Concretamente, se han vendido ya 500.000 unidades de DS de las que 300.000 han sido clientes de otros grupos fabricantes, es decir, clientes conquistados. En lo que se refiere a DS5, desde su salida al mercado en 2011 se han vendido 80.000 de ellos.

El problema es que, salvo el DS 5, ninguno de los otros dos coches se consideró adecuado para el mercado chino, para el que se desarrolló rápidamente un todoterreno, al que se denominó DS 6, y la variante LS (alargada y tipo berlina de tres volúmenes) del DS 5. Pero ninguno de estos dos vehículos se consideró apto para el mercado europeo.

La actual diferenciación de las gamas para los dos mercados, según explica Eric Apode, responsable de producto de DS, "desaparecerá dentro de dos años, cuando empiecen a llegar los nuevos modelos desarrollados con los nuevos criterios de marca premium. El DS 6 o el DS 5 LS no responden al 100% a las exigencias del usuario europeo de un coche de esta categoría".

De todas formas, han sido los modelos que primero han hecho desaparecer el logo de Citroën de su capó, y ahora le llega el turno al DS 5. Al DS 4 y el DS 3 el cambio les llegará más adelante.
La marca va a hacer especial hincapié en la calidad y riqueza de sus interiores, sin que ello quiera decir que no puede ser simple. En la nueva fase del DS 5 actual, se han eliminado hasta doce mandos de la excesivamente abigarrada consola central. Ahora se puede obtener el mismo servicio a través de una pantalla táctil. Por cierto que DS pretende ser líder en conectividad.

En estos dos años, hasta la llegada de la primera gama global de la marca, se va a desarrollar la red comercial. En Europa y en China existe ya una base, aunque pretenden disponer de 'megastores' en los principales puntos de venta que también puedan ofrecer artículos de moda, diseñados o no por la misma DS, siempre que tengan un marcado estilo francés.

Fuera de estos mercados, DS ha avanzado un poco en Argentina y en Brasil, pero por el momento no quieren ir mucho más allá. Aunque no descartan un posible desembarco en México.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)