GESTIÓN

Seis claves para evitar un suicidio en la carrera de un profesional

Los mandamientos de la carrera corporativa que los ejecutivos de empresas deben tener en cuenta para que no se les termine antes de tiempo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
BGGGB

 Hay momentos en la carrera directiva que son críticos y donde equivocarse puede llevar a la potencial estrella a ralentizar la promisoria carrera, señala un artículo publicado en el diario La Nación. 

¿Cuáles son los grandes temas que una persona tiene que tener en cuenta para evitar el suicidio profesional? Entendiendo por suicidio un paso en falso del que es difícil volver atrás. 

Competencias versus preferencias. Cuando las competencias que se requieren para un trabajo en particular están alineadas con las propias preferencias, la autoestima fluye y el trabajo se disfruta.

Cuando esto no sucede empiezan los problemas de estrés y querer tirar todo por la borda. Los directivos que priorizan las competencias por sobre las preferencias naturales, a la larga, terminan en una crisis que se plasma alrededor de los 40 años. La alineación entre las preferencias y competencias es clave para la motivación interna y la autoestima profesional. 

Alineamiento y divergencia entre la persona y la organización. La divergencia comienza en la edad media profesional que coincide con el peor momento en la vida profesional y personal. ¿La peor edad? 42-48 años. 

Muchos ejecutivos se suicidan profesionalmente tomando las peores decisiones en estos momentos donde su nivel de insatisfacción los desalinea completamente de la organización. En estos momentos de crisis personal y profesional, lo mejor es la prudencia frente al cambio.

Cambios de empresa: ¿es la estrategia adecuada?  Quienes han cambiado de trabajo más frecuentemente al comienzo de su carrera profesional ganan más dinero. Sin embargo, esta ecuación cambia a partir de los 35 años de edad, ya que los profesionales que son más estables, que no cambian sus empleos con tanta frecuencia, suelen ganar mejor que los que han elegido una rotación mayor de puestos u organizaciones. 

Llega un momento en que el profesional necesita estabilizarse y comenzar a sembrar las bases con miras a ocupar puestos de relevancia, si ese es su objetivo. Al estudiar la movilidad de los ejecutivos a través de empresas e industrias, Forbes y Piercy llegaron a la conclusión de que muy pocos CEO son elegidos fuera de la empresa. 

Cambios de industria: ¿son posibles? En términos generales, el éxito de los CEO está relacionado con el tiempo de permanencia y la experiencia adquirida en una industria en particular, aunque hayan cambiado de empresa. Luego de un período inicial de entre diez y doce años, conviene mantenerse dentro de un sector. Si es necesario cambiar, hay que tratar de vincularse a industrias relacionadas con la primera, donde sus conocimientos le facilitarán el acceso a mayores responsabilidades. Hay que mirar delante y detrás de la cadena de valor ya que es uno mismo quien le agrega valor al cambio.

No apalancarse solamente en el conocimiento o la performance. El triángulo del éxito profesional se solventa en: conocimientos y habilidades; credibilidad y reputación; y, relaciones y redes (externas e internas). En el desarrollo de la carrera directiva uno primero es ascendido por los conocimientos y competencias propias de la especialidad. Pero luego es crítico el resto de las dimensiones del triángulo presentado. Al conocimiento técnico hay que agregarle capacidad de gestión y performance, así como también el manejo de las relaciones con los otros que requiere pulir la inteligencia emocional.

"Soy un emprendedor, dejo la vida corporativa". Uno de los pecados capitales de los ejecutivos es pensar que son autosuficientes y no necesitan de las corporaciones. Ahora bien, ¿somos todos emprendedores? En las nuevas generaciones el planteo es más radical al considerar que el mejor camino (o el único) es armar una dot com o una app y vivir de rentas. Lo más probable es que el esfuerzo no compense por mucho tiempo los logros que se generan. Así es como la gran mayoría de los emprendimientos quedan en buenas (y no tan buenas) ideas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)