CLAVE

Surge un nuevo consumidor por la crisis del coronavirus

Se presentan cambios en la forma de elegir y comprar. Proyectan una producción más corta, con menor nivel de riesgo y no tan globalizada.

consumo
Las personas destinarán el 17% de sus ingresos a la compra de alimentos.

Algunos de los cambios en los hábitos de consumo que se están produciendo estas semanas han llegado para quedarse. Hoy elegimos diferente y compramos distinto y es posible que estos cambios se conviertan en una nueva realidad, afirman los especialistas en marketing.

“Si bien aún existe incertidumbre acerca de cómo y cuándo se contendrá el virus, lo que sí sabemos con certeza es que la crisis pasará. Y que habrá ganadores y perdedores”, señala un reporte de Ogilvy, que también destaca que es necesario “estar preparados, ser ágiles y decididos”.

En tiempos de crisis, incluso más que en tiempos normales, un desafío clave es ajustar la dinámica y los requerimientos a través del tiempo: ganando en el presente, preparándonos para el mediano plazo y transformándonos para el largo plazo, agrega el informe de Ogilvy.

Mientras tanto, la consultora Deloitte analiza distintos escenarios de impacto económico del coronavirus tanto en el retail como en la cadena de distribución. El informe de Deloitte concluye que hay cambios estructurales definitivos, con el surgimiento de un nuevo consumidor tras el Covid-19.

Aunque es difícil cuantificar en este momento la pérdida del poder adquisitivos de las personas y de los hogares con absoluta certeza, Deloitte proyecta un aumento del nivel de contención del gasto respecto a la precrisis del coronavirus.

En tanto, el retail mantendrá su participación en la dinámica del gasto de la persona, aunque hay una caída en el total por el descenso esperado del poder adquisitivo. Por su parte, el 17% de los ingresos de los consumidores mantendrá como destino la compra de alimentos, tras el pico del 21% que se ha registrado en las últimas semanas.

Entre otros cambios estructurales previstos, Deloitte proyecta la consolidación del canal online, que estará acompañada de una redifinición de los servicios logísticos, donde estará cada vez más presente la innovación para recoger y entregar mercaderías.

También se acentuará la digitalización de la tienda con mostradores robotizados, inclusive medios de pagos que limiten el contacto humano.
La analítica de datos ganará un mayor protagonismo para modelizar la demanda con mayor precisión.

Asimismo, surgirán nuevas plataformas de contenido, como ha ocurrido en materia de elearning, así como el desarrollo de nuevos servicios a domicilio en el área gastronómica y en cuidado personal.

También Deloitte espera una revisión de las políticas de precios, con una marcada tendencia hacia la paridad frente a los competidores directos.

En tanto, se desarrollará una producción con menor nivel de riesgo y caída del margen. Cadenas de producción más cortas y tal vez menos globalizadas
Tampoco descarta la creación de comunidades de usuarios alrededor de la marca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados