empresas

Vehículos autónomos aún tienen desafíos por delante

Los vehículos autónomos fueron las estrellas de la gigante Feria de Electrónicos (CES) de Las Vegas 

Tesla será el modelo que probará en primera instancia estos neumáticos. (Foto: EFE)
Gigantes como Tesla, Audi, Mercedes y Volvo proponen la adopción de funciones de conducción autónoma gradualmente en los vehículos de serie. (Foto: EFE)

Los vehículos autónomos, que no requieren un conductor, fueron las estrellas de la gigante Feria de Electrónicos (CES) de Las Vegas y son objeto de discusión en el Salón del Automóvil de Detroit 2018, pero la tecnología aún tiene desafíos importantes por delante.

La tecnología 
Ya existen centenas de vehículos completamente autónomos en numerosos países. Por el momento no figuran como automóviles destinados al consumo público general sino en transportes especiales o taxis, que son operados de forma experimental por empresas de transporte. Por ahora se limita a escasas líneas de transporte colectivo y a muy baja velocidad.

En los vehículos de consumo masivo 
Gigantes como Tesla, Audi, Mercedes y Volvo proponen la adopción de funciones de conducción autónoma gradualmente en los vehículos de serie. Por ejemplo, vehículos que pueden estacionar por sí mismos. Funciones más avanzadas permiten, por ejemplo, abandonar el volante del auto en condiciones muy específicas, como en embotellamientos o en una autopista, donde el automóvil puede guardar distancias, frenar o doblar.

¿Cómo funciona? 
Un vehículo autónomo precisa tres tipos de sensores, explicó Guillaume Devauchelle, director de innovación en el fabricante francés Valeo. Pueden ser cámaras, asociadas a un radar y a un 'scanner'. Esta 'redundancia' triple permite una "enorme precisión" en el reconocimiento de peatones u objetos.

De cualquier forma, "aún estamos muy lejos del día en que podamos mirar una película" dejando que el vehículo conduzca totalmente solo, dijo a la AFP Rebecca Lindland, analista de la empresa de investigaciones Kelley Blue Book, de California.

Obstáculos normativos
La convención de Viena sobre circulación, que define las reglas internacionales, estipula que un conductor debe estar en todo momento al mando de su vehículo. Esa normativa ya ha sido modificada para autorizar experiencias con vehículos autónomos y la adaptación de legislaciones nacionales.

Por el momento, en los vehículos de transporte colectivo o 'taxis robot' que se prueban en la vía pública debe haber un operador para retomar el control. Pero esa presencia podrá disminuir gradualmente en los próximos años "al menos para experiencias limitadas en zonas bien identificadas", dijo Devauchelle.

General Motors anunció recientemente haber solicitado autorización para experimentar con un automóvil sin volante ni pedales ya en 2019.

¿Dónde está el mercado? 
Las funciones de conducción autónoma se limitan por ahora a los vehículos de alta gama, pero podrán generalizarse progresivamente.

Los taxis robot son todavía un mercado muy definido y particular que podrá ensancharse a partir de 2018, de acuerdo con analistas. Un segmento que podrá ser funcional en ese sentido es el de las empresas de entregas de productos a domicilio.

Visión de las aseguradoras 
El marco regulatorio actual ya se adecua perfectamente a los vehículos autónomos, dijo a AFP François Nédey, miembro del comité ejecutivo de Allianz France.

En caso de un accidente, el operador es responsable del vehículo, aunque en casos especiales puede trasladarse responsabilidad al fabricante.

A bordo de un vehículo particular, el conductor es el responsable, aunque la aseguradora podría actuar sobre el constructor en caso de un mal funcionamiento del sistema de navegación autónoma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)