ACTIVIDAD

“Venta que hoy no se concreta es una pérdida definitiva”

El derrumbe de la actividad de bares y restaurantes es motivo de inquietud de Cambadu.

Cambadu
Presidente de Cambadu, Antonio Ameijenda. Foto: Gentileza Cambadu

El comercio de cercanía exhibe realidades bien diferentes frente a la emergencia sanitaria declarada por el gobierno ante la pandemia del coronavirus (COVID-19). Los almacenes y autoservicios registran un fuerte crecimiento de sus ventas, impulsado por los alimentos y los productos de higiene personal y limpieza, mientras que los bares y restaurantes afrontan un derrumbe de su actividad, de la mano del distanciamiento social dispuesto por las autoridades para combatir la propagación del virus sumado al freno de la corriente turística.

La facturación de almacenes y autoservicios creció un 20% en el último mes, mientras que apenas hay un 10% de bares y restaurantes que se mantienen en actividad, de acuerdo con datos del Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y afines del Uruguay (Cambadu).

“Declarada la emergencia sanitaria el 13 de marzo, se cayó abruptamente la actividad de los bares, restaurantes y servicios de gastronomía, ya que se cancelaron inmediatamente todos los eventos y las reuniones para evitar la aglomeración de personas, y también dejaron de concurrir los comensales. Es un sector que actualmente se ve afectado totalmente y sufre el mayor impacto económico en este escenario de emergencia sanitaria”, afirmó el presidente de Cambadu, Antonio Ameijenda, en diálogo con El País.

Aunque hay algunos bares y restaurantes que “han hecho un gran esfuerzo” por levantar la persiana en estos días para retomar la actividad, Ameijenda señaló que “igual se mantiene un bajo nivel de ventas y hay un alto número de trabajadores del sector en el seguro de desempleo”.

COCINA EN CASA

Consultado por el servicio de delivery asociado a la gastronomía como una alternativa para paliar la caída de actividad, el dirigente empresarial señaló: “En un principios, pensamos que se iba a dar un crecimiento de las ventas con los envíos de comida a domicilio, pero eso no ocurrió dentro de lo esperado. Las ventas actualmente se realizan en la mayoría de los casos por delivery, pero en el total bajaron respecto a la situación previa a la declaración de la emergencia sanitaria”.

Ameijenda destacó que hay un notorio cambio de hábitos de las personas. “Al estar más tiempo en casa cumpliendo con las recomendaciones de las autoridades sanitarias, la cocina se presenta como una distracción y un entretenimiento, lo cual se ve reflejado en las categorías de alimentos que más han crecido en ventas durante la pandemia del coronavirus, en donde nos encontramos que la comercialización de levadura tuvo un incremento de 1050%, que es un producto que se utiliza para elaborar productos caseros”.

Junto a la levadura, que es el producto estrella, la harina y el aceite también muestran un destacado desempeño comercial durante el último mes, apuntó el presidente de Cambadu.

“La elaboración de alimentos en casa fue en desmedro de pedir comida al bar habitualmente, si bien hay ventas por delivery pero están en un nivel muy bajo”, explicó Ameijenda.

El panorama es otro en almacenes y autoservicios, donde el envío a domicilio “está funcionando bien ya que compensa el descenso del número de visitas al local”, apuntó el dirigente empresarial.

La reconversión de los comercios de cercanía con la incorporación de tecnología digital y la modernización de los procedimientos de administración y gestión, ha sido uno de los principales retos asumidos por Cambadu en su permanente prédica por la profesionalización del sector y capitalización del negocio de la proximidad.

A la luz de la performance de los negocios de cercanía, todo indica que ha arrojado un saldo positivo las horas de capacitación y los montos invertidos en modernización.

“La facturación de almacenes y autoservicios creció un 20%, los envíos a domicilio se duplicaron bajo las distintas modalidades —llamado telefónico, aplicaciones— y también crecieron las ventas online de aquellos comercios que cuentan con sitio web”, señaló Ameijenda.

PÉRDIDAS

Tampoco es un tema menor para bares y restaurantes el hecho que “se trabaja con mercadería perecedera”, de modo que en Cambau valoran la postergación de los vencimientos de impuestos, tributos, tarifas públicas y obligaciones financieras, junto con la aprobación de créditos blandos. “Muchos sectores de actividad se han visto perjudicados, pero la venta que hoy no concreta un bar o restaurante se perdió definitivamente, porque en otros rubros las personas pueden postergar alguna compra”, sostuvo Ameijenda.

RESPALDO


El presidente de Cambadu también hizo hincapié en el acuerdo celebrado con Fábricas Nacionales de Cerveza (FNC) que respaldará a los comercios de cercanía poniendo a su disposición créditos especiales para que puedan atravesar la compleja situación en la que se encuentran. A través de esta iniciativa, los comercios afiliados a Cambadu podrán disponer de hasta 10.000 pesos en mercadería durante el mes de abril y postergar su pago hasta septiembre.

Ameijenda aseguró que es "muy importante el día después", dado que la pandemia del coronavirus llegó con una nueva realidad. "La gente va a tener un sueldo disminuido, va a tener que ir día a día a comprar el producto y no va a hacer surtido. Es necesario entonces que el negocio de cercanía esté bien abastecido para dar respuesta a todas las necesidades de las personas", concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados