FINANZAS DE BOLSILLO

Los errores más comunes al realizar las transferencias bancarias 

El crecimiento de las transferencias bancarias implicó nuevos problemas para los usuarios del sistema financiero. El regulador explicó cuáles son los más frecuentes y qué hacer en esos casos.

La transferencia interbancaria inmediata viene a incorporarse a otras formas de pago como el cheque y la tarjeta. Foto: Shutterstock
La transferencia bancaria se posicionó como uno de los medios de pago más usados al día de hoy. Foto: Shutterstock

En el último tiempo ha aumentado el uso de medios de pago electrónicos, entre los cuales la transferencia bancaria ha sido destacada como uno de los instrumentos más utilizados.

Según el reporte informativo del sistema de pagos minorista que elabora el Banco Central (BCU), durante el primer semestre de este año se realizaron 40 millones de transferencias bancarias en el país y el crecimiento de dicho medio de pago ha llevado a mayores problemas por parte de los usuarios financieros.

Así lo manifestó la abogada del BCU, María Paz Wilson, en una conferencia virtual realizada días atrás en el marco de las IX Jornadas de Derecho Bancocentralista que organiza anualmente el regulador.

“El natural aumento de transferencias derivó en un aumento de problemas que tuvieron los usuarios del sistema financiero”, indicó Wilson y señaló que algunos de los problemas más frecuentes que enfrentan los usuarios al realizar transferencias tienen que ver con errores de tipeo de la cuenta, lo que lleva a confusiones en los destinatarios.

A modo de ejemplo, la abogada del BCU relató un caso en el que la asesoría jurídica recibió una denuncia de un usuario, que informó haberse dado cuenta de que se equivocó al hacer una transferencia por lo que un tercero recibió un dinero que no le correspondía.

“Otro tipo de errores mucho más común es simplemente el error de tipeo. A tal punto de que también llegó al conocimiento del BCU de que una institución financiera estableció un procedimiento para debitar los fondos de los terceros”.

Es decir, “al producirse un error en la transferencia, la institución financiera procedía a retirar los fondos que se acreditaron mal por culpa o por responsabilidad del usuario”, indicó Wilson.

Durante el primer semestre del año se realizaron 40 millones de transferencias bancarias en el país, según el reporte informativo del sistema de pagos minorista del BCU.


Ahora bien ¿es legal eso? ¿Puede la institución financiera retirar los fondos en esos casos? Para analizar esa situación se debe primero analizar el contrato del depósito bancario que se celebra al momento de abrir una caja de ahorro.

“Este se caracteriza como un contrato de depósito irregular de dinero, que permite reconocer la existencia de una típica operación de crédito, ya que existe una transmisión actual de la propiedad por parte del depositante hacia el banco, con cargo para este último de devolverla ulteriormente en una fecha fija o determinable o cuando el depositante así lo indique”, explicó la abogada.

Por tanto, en el marco de ese contrato de depósito irregular, la institución financiera se obliga a devolver la suma recibida, custodiar los fondos depositados y en el caso de que corresponda, deberá abonar los intereses.

Mujer sostiene el celular con la mano. Foto: Archivo El País.
Debido al mayor uso de transferencias ha aumentado la cantidad de errores al usar dicho medio de pago. Foto: Archivo El País.

Es decir que “el contrato de depósito bancario es bilateral, de adhesión, donde se establecen las condiciones del depósito y también las obligaciones de las partes”, indicó la profesional.

Por ende, por regla general “las instituciones no están autorizadas a tomar o a retirar el dinero de los clientes sin su consentimiento”, afirmó la abogada del BCU.

“El artículo 1.294 del Código Civil así como las partes están legitimadas para definir el pacto contractual, solo ellas pueden modificarlo” dijo Wilson y señaló que eso también está recogido en el artículo 334 de la Recopilación de Normas de Regulación y Control del sistema financiero “que establece que para modificar las condiciones generales o particulares de los contratos, se requiere el consentimiento del cliente”.

Por lo tanto, Wilson enfatizó en que los bancos no están autorizados a retirar el dinero de las cuentas de los clientes, más allá de que ese dinero haya sido transferido por error. “Si lo hicieran estarían incurriendo en un incumplimiento contractual”, afirmó la abogada.

COMPETENCIAS

¿Cuál es el rol del regulador en estos casos? 

“Lamentablemente en muchas oportunidades los reclamos con relación a los errores en las transferencias bancarias por responsabilidad del ordenante (del usuario que la realiza), no tienen éxito. Es decir, el tercero que recibió dinero en su cuenta no accede a devolver los fondos”, explicó la abogada del Banco central (BCU), María Paz Wilson.

¿Cuál es el rol del regulador en estos casos? ¿Qué competencias tiene? ¿Puede sancionar?

Según manifestó la especialista legal, la normativa vigente “no le ha atribuido competencias ni a la Superintendencia (de Servicios Financieros) ni al BCU para solucionar un conflicto intersubjetivo de intereses”.

Por lo tanto, en casos como esos, la recomendación de la abogada es que las partes deberán recurrir a la justicia competente, es decir, a los órganos jurisdiccionales competentes.

“Si bien el BCU en su carácter de regulador sectorial tiene la regulación y control de la actividad financiera y la atención de reclamos de los consumidores financieros, no puede dirimir conflictos intersubjetivos”, detalló Wilson.

¿Cuáles son los poderes jurídicos que tiene el ente? Según explicó la abogada, el regulador “podrá eventualmente sancionar a la entidad infractora y hacer cesar el incumplimiento normativo a través de instrucciones particulares”.

En definitiva, en caso de errores en las transferencias “el banco no podrá debitar las cuentas bancarias de sus clientes sin su consentimiento, eso derivaría en un incumplimiento contractual. En segundo término, los bancos podrán pactar con sus clientes la posibilidad de realizar tal débito, pero tienen que tener cuidado respecto de la posibilidad de incluir cláusulas abusivas porque se estaría tomando dinero de la cuenta del cliente; y finalmente, la responsabilidad de las partes deberá dirimirse en la Justicia competente, teniendo el BCU poderes sancionatorios y de hacer cesar el incumplimiento normativo”, concluyó Wilson.

No obstante, sí se podría pactar el débito entre las partes pero siempre y cuando se fijen determinadas responsabilidades dado que el banco “estaría involucrándose en una relación bilateral que sería el cliente A con el cliente B y simplemente por lo que le dice una de las partes estaría retirando fondos de su cuenta, lo cual puede llegar a ser muy peligroso”, señaló Wilson.

Por tanto, las autoridades legales del regulador entienden que si se estableciera esa cláusula deberán determinarse condiciones expresas, con límites y regímenes de responsabilidad en caso de culpa o dolo, así como informar al cliente cada vez que se proceda al débito de dinero de su cuenta.

¿Qué puede hacer un cliente cuando realice una transferencia en forma errónea?

De acuerdo con la abogada, el usuario financiero deberá presentar su reclamo a la institución de intermediación financiera.

“Las instituciones de intermediación tienen un régimen muy particular de atención a los reclamos de consumidores financieros y deberán darle respuesta en un plazo determinado, por escrito o por vía telefónica en el caso de que tengan medios de grabación”, explicó Wilson.

Si la respuesta no es satisfactoria, es decir, si la persona que realizó una transferencia en forma errónea no recibe una respuesta satisfactoria (ya sea porque la institución considera que no tiene razón o por otros motivos), la institución de intermediación financiera “deberá expresar los motivos en su respuesta e informarle a la persona que puede recurrir a la Superintendencia de Servicios Financieros del BCU a hacer la denuncia correspondiente”, detalló la abogada.
______________________________________________________________

LA PREGUNTA: ¿Qué se entiende por transferencia? ¿Qué tipos existen? ¿Tienen costo?

LA RESPUESTA: La transferencia es una operación por la que una persona (“ordenante”) da instrucciones a su institución bancaria para que, con cargo a su cuenta, envíe dinero a la cuenta de otra persona (“beneficiario”) en la misma institución o en otra.

También son consideradas transferencias aquellas en las que la orden de envío especifica que los fondos se entreguen en efectivo al beneficiario. O aquellas en las que el ordenante paga en efectivo en la ventanilla de la entidad para su posterior envío a la cuenta del destinatario, en otra institución. Estas últimas se llaman otras órdenes de pago o giros.

Las transferencias son un servicio financiero por el que normalmente se cobran comisiones. Casi todas las entidades cobran un porcentaje del importe de la transferencia, pero fijan una cantidad mínima a cobrar. Las transferencias realizadas a través de internet suelen ser mucho más económicas y en ciertos casos son gratuitas.​

Al ordenar la operación, el cliente debe ser informado de los costos, para que pueda aceptarlos de forma expresa. Además de los bancos, estas instituciones están autorizadas a realizar transferencias domésticas o giros: redes de pagos, casas de cambio, administradoras de crédito, empresas de servicios financieros, empresas de transferencias de fondos, entre otras.

(Fuente: Banco Central)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados