ANÁLISIS ECONÓMICO REGIONAL

¿Qué puede esperar Uruguay de sus vecinos tras el impacto de la pandemia? 

Analistas evalúan la situación actual de las economías de Argentina y Brasil tras la irrupción del COVID-19, sus principales desafíos y los potenciales impactos que pueden tener en Uruguay. 

Impacto covid
Economistas esperan que Uruguay pueda beneficiarse del crecimiento de Brasil tras impacto de la pandemia. Foto: EFE

Siete meses pasaron desde que la pandemia del coronavirus irrumpió en el país y en las regiones vecinas, las que —a diferencia de Uruguay— tuvieron un fuerte impacto en términos sanitarios, ubicándose entre los países con algunas de las cifras más altas de muertes per cápita en el mundo.

En este contexto, las economías latinoamericanas se desplomaron en la primera mitad del año y según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) para este año, el Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina caería 11,8%, el de Brasil lo haría un 5,8% y el de Uruguay un 4,5%.

¿Cuál es la situación actual de las economías vecinas tras el impacto del COVID-19? ¿Cuál será el impacto en Uruguay? Sobre esto El País dialogó con diferentes economistas quienes estuvieron de acuerdo en afirmar que las buenas noticias pueden venir por el lado brasileño pero no así desde Argentina.

Desde Exante, la economista y gerenta de la consultora, Alicia Corcoll, explicó que la caída acumulada que está teniendo Argentina “excede a la magnitud de la recesión en cualquiera de los episodios de grandes crisis de su historia”.

Eso, sumado a una “situación sanitaria fuera de control, a desequilibrios macroeconómicos muy fuertes” como un alto déficit fiscal (8% del PIB), al hecho de que “se está financiando con emisión monetaria y la escasez de reservas de su Banco Central, alimentan expectativas de que más temprano que tarde veremos una corrección adicional del dólar”, explicó Corcoll.

Para el gerente del área de Consultoría Económica de Grant Thornton, Nicolás Cichevski, el “brutal exceso” de emisión monetaria en Argentina “se traduce en un alza de la brecha cambiaria entre el dólar oficial y los paralelos”, lo que genera que el Banco Central argentino “continúe perdiendo sus ya escasas reservas”.

En este sentido, el economista señaló que si bien en el corto plazo la emisión no se ha traducido en un aumento considerable de la inflación, sí se espera que en los próximos meses comience a aumentar.

“Enormes problemas de reputación” a nivel internacional y en la interna argentina es el resultado de una “sucesión de medidas recientes por parte del presidente Alberto Fernández”.

Tales como el intento fallido de nacionalizar el mayor exportador de granos (Vicentín), el congelamiento de tarifas de telecomunicaciones, el proyecto de ley de impuesto al patrimonio y la reforma judicial, según afirmó días atrás, en un desayuno exclusivo para clientes, el director ejecutivo del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), Ignacio Munyo.

Protestas en Argentina contra el contra el Gobierno de Alberto Fernández. Foto: Reuters.
Protestas en Argentina contra el contra el Gobierno de Alberto Fernández. Foto: Reuters.

De acuerdo con el líder de Ceres, la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo está “en niveles récord, insostenibles prácticamente”.

En tanto, la directora del Instituto de Economía (Iecon) de la Universidad de la República, Gabriela Mordecki explicó que si bien Argentina “logró el canje de bonos” para posponer vencimientos y brindar así mayor previsibilidad a la ejecución de la deuda, “tiene otros frentes que se le complicaron mucho”, lo que “muestra la fragilidad que tiene este país”.

El año que viene , “Argentina tiene que cambiar radicalmente su política” y lograr “una agenda creíble de crecimiento y recuperación que pueda convencer al FMI” de que posponga los vencimientos de la deuda y le dé recursos nuevos el año que viene”, afirmó Munyo.

En este contexto, según Cichevski, el impacto de la economía argentina en Uruguay estará dado por la afectación que sufrirán las exportaciones de bienes uruguayos hacia este país, las que serán perjudicadas principalmente “por temas de competitividad y en el corto plazo por restricciones a las importaciones en Argentina, durante lo que resta del 2020 y posiblemente en 2021”.

El otro efecto será a nivel turístico, aunque según Cichevski, “en el corto plazo no debería haber un impacto negativo adicional en la economía uruguaya vía turismo, considerando que actualmente se da casi por descontado que no se abrirán las fronteras, pero seguramente durante 2021 el efecto será negativo” por un menor ingreso de turistas y un mayor número de uruguayos que hacen turismo de compras en el país vecino.

La visión de ignacio munyo

"Nada de Argentina, algo de Brasil"

“Nada de Argentina y algo de recuperación y empuje por el lado brasileño”, eso es lo que Uruguay puede esperar por parte de las economías vecinas tras el impacto que sufrieron tras la pandemia del COVID-19, según afirmó el director ejecutivo del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), Ignacio Munyo.

Brasilia: manifestación en apoyo a Jair Bolsonaro. Foto: Reuters.
Brasil: manifestación en apoyo al presidente, Jair Bolsonaro. Foto: Reuters.

BRASIL. Las noticias desde el lado brasileño son más optimistas. Pese a que las cifras de muertos por COVID-19 superaron los cinco millones de personas, la economía “habría empezado a crecer con fuerza” luego de la caída del 9% que registró en el segundo trimestre, explicó Mordecki.

A su entender, esto se explica por las medidas de apoyo social que brindó el gobierno brasileño, el cual lleva gastado dos puntos del PIB en una renta básica de emergencia que alcanza a 67 millones de personas, un tercio de la población del país norteño.

“Eso le dio un impacto a la recuperación, sobre todo del consumo interno, que para un país tan grande como Brasil es la variable fundamental”, señaló la directora del Iecon.

Desde Exante, Corcoll sostuvo que el clima de expectativas en Brasil “está mejorando”, aunque “aún así, la economía está operando en niveles muy reducidos, tan bajos como los de 2009. Eso seguramente va a justificar el mantenimiento de una política monetaria expansiva y un dólar alto en términos reales por un tiempo largo”.

El impacto de Brasil a nivel local estaría dado —según Cichevski— principalmente por las exportaciones de bienes, dado que este país es uno de los principales socios comerciales de Uruguay. “Estamos un 40% más caros”, indicó.

Sin embargo, señaló que en el mediano plazo, si las reformas planteadas en Brasil (seguridad social, reforma tributaria, apertura comercial) tienen éxito, este país “debería ser el principal impulsor del crecimiento en la región y Uruguay podría beneficiarse de ello, tal como se esperaba previo a la pandemia”.

Impacto diferente

Gabriela Mordecki. Foto: El País
GABRIELA MORDECKIA los dos países la pandemia los impactó de forma importante en términos de cantidad de contagiados y muertes, pero el timing, las medidas de políticas que tomó cada uno así como el punto de partida de sus economías fue totalmente diferente”, dijo Mordecki sobre Argentina y Brasil.

Efectos locales

nicolás cichevski
NICOLÁS CICHEVSKI“Seguramente Uruguay sufra el impacto del deterioro de la paridad cambiaria frente a Brasil”. En cuanto a los impactos locales por la situación económica Argentina, “se dan principalmente vía ingreso de divisas por turismo, y en menor medida por el comercio de bienes”.

Situación delicada

Alicia Corcoll
ALICIA CORCOLLArgentina ya venía en recesión previo al COVID-19” con lo cual la caída acumulada que está teniendo la actividad económica ya es de 25% desde 2018 a esta parte”. En Brasil “los datos de actividad están mostrando una reactivación” aunque “la situación sanitaria sigue siendo muy delicada”.
DIFERENCIA CAMBIARIA

Ignacio Munyo: "Nunca estuvo tan caro Uruguay"

El líder ejecutivo de Ceres, Ignacio Munyo enfatizó en el encarecimiento relativo de Uruguay y dijo que “se lo mida como se lo mida, Uruguay está caro” con respecto a todos sus socios comerciales.

Sobre este punto, en el marco de un desayuno de Ceres, Munyo exhibió datos que señalan que “es una realidad que Uruguay tiene una disparidad cambiaria” relevante. Con respecto a los promedios históricos con Estados Unidos, Uruguay está 13% más caro, 15% con Europa, 56% más caro que Argentina y 45% más caro que Brasil, en promedio. “Nunca estuvo tan caro Uruguay con respecto a Argentina y Brasil al mismo tiempo. Solo con China estamos más baratos 6%. Este es un foco de tensión”, advirtió el economista.

Por su parte, la directora del Iecon, Gabriela Mordecki, dijo que “si bien es cierto que hay una diferencia cambiaria” con Brasil que puede perjudicar las exportaciones uruguayas a este destino, “también es cierto que hay rubros de exportación que Brasil precisa”, tales como lácteos, arroz o carne.

“La tarea del gobierno es apoyar en estas áreas donde tal vez la diferencia cambiaria pueda hacer algún ruido, pero Uruguay tiene algunas preferencias, sobre todo las arancelarias (por el Mercosur), que hacen que esa diferencia cambiaria no sea tan importante. Puede ser un freno, pero también se puede revertir, hay que negociar”, afirmó Mordecki.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados