inn content para diser

Eran feriantes y ahora venden millones en artículos promocionales

Con una facturación que crece al ritmo de un 20% por año, la empresa mayorista e imprenta Diser se impone en el mercado. Los hermanos Ricardo, Roberto y Omar González Galindos cuentan su historia. 

Roberto, Ricardo y Omar González Galindos.
Mirá el video con la historia de los tres hermanos fundadores de Diser.

Con dos locales de venta mayorista, una tienda online y una imprenta propia, la empresa Diser crece en forma vigorosa. Fundada hace 40 años por los hermanos Roberto, Ricardo y Omar González Galindos, el comercio empezó vendiendo zapatos en la feria de Tristán Narvaja y hace casi dos décadas incursionó en la impresión de artículos promocionales. Ese nicho le permitió diversificarse y generar un modelo de negocios que contempla toda la cadena de producción.

«Nos definimos como una empresa de soluciones en comunicación promocional, esa es nuestra razón de ser. Después de la crisis del 2002 el calzado cayó y tuvimos que pensar alternativas. En una feria en Buenos Aires me regalaron un llavero inflado con el logo del evento y noté que nadie en Uruguay ofrecía esa clase de productos», dice Roberto González Galindos, uno de los tres directores.

Empezaron a vender ese llavero en negocios pequeños, como panaderías y ferreterías, que luego les empezaron a pedir remeras, gorros y autoadhesivos para regalar a sus clientes. De a poco fueron incorporando nuevas categorías de productos, así como también impresoras e insumos.

En la actualidad, la compañía se divide en dos grandes áreas: Disergráfica, que realiza toda clase de impresiones, y Disershop, una importadora con más 4.000 artículos que incluye desde vestimenta y ropa para trabajo hasta artículos de electrónica y sillas para bebé.

Según González, esta política de dos divisiones es fundamental para el negocio. Primero, porque les permite adaptarse a cualquier cliente y, segundo, porque funciona como una especie de seguro ante los avatares del dólar y las demás variables que afectan a la importación.

Alrededor de un tercio de los clientes de Diser son multinacionales y grandes empresas que encargan desde impresos para puntos de venta hasta productos con sus logos estampados, mientras que el resto corresponde a estampadores, sublimadores, revendedores y consumidores finales.

Las ventas crecen al ritmo de un 20% anual, y los ítems más solicitados son las prendas; que se comercializan bajo la marca propia Speedway y se venden más de un millón al año. Le siguen las jarras y otros artículos sublimables y dentro de los insumos lo más requerido son los papeles fotográficos y las tintas, que permiten a los clientes montar su propio negocio.

La empresa cuenta con dos locales de Disershop en el barrio La Comerical, uno en la calle Inca y otro en Arenal Grande. Además está instalando una nueva planta logística, con la que espera mejorar el despacho de pedidos mediante la incoporación de sistemas electrónicos de gestión de stocks.

Diser se propone también abrir una nueva sede en una zona más cercana a sus revendedores y mudar la imprenta de la calle Inca a un local exclusivo. Además, seguirá apostando a su canal de venta online, que concentra un tercio de los pedidos, muchos del ellos del interior del país.

El apoyo a las pymes

Un pilar de Diser es el pequeño emprendedor, que todos los días llega en busca de tecnología y novedades para montar su propio negocio. «Por lo general son trabajadores que buscan un segundo ingreso, y nuestro diferencial es que ofrecemos todo el paquete. Tenemos la impresora con el papel y la tinta, las prensas térmicas y también los objetos sobre los que se estampan los diseños, cerrando el círculo completo. Muchos negocios de impresión que se ven en Internet o en ferias son nuestros clientes», afirmó el director, y agregó que en el último año se vendieron 1.000 prensas de sublimación con este destino.

Otro aspecto clave es la capacitación, con cursos gratuitos sobre técnicas de impresión y gestión empresarial. «Nos basamos en el principio de que el cliente tiene que ser sustentable. Un emprendedor tiene que saber sobre ventas, administración y comunicación, además del know how inherente para el propio negocio. Para nosotros es vital educar a nuestros clientes en estos conceptos para que tengan éxito, así lo aprendimos en nuestros inicios, concluyó el empresario.

Un mercado que flamea

Un rubro que funcionó muy bien este semestre fueron las banderas. Disershop fue uno de los primeros importadores a gran escala del país de estos artículos, y además de la bandera uruguaya ofrece las de otros 20 países, equipos de fútbol y partidos políticos. La empresa vendió 350.000 banderas en lo que va del año, 300.000 durante el Mundial. «El año que viene tenemos la Copa América y las elecciones, por lo que las expectativas son muy altas», aseguró el director.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos