combate a la inflación

Analistas esperan nueva suba de las tasas de interés en Brasil

El Banco Central brasileño elevará hoy nuevamente la tasa de interés interbancaria en medio punto, a 13,25% anual, según el consenso mayoritario del mercado, lo que podría marcar el fin de un ciclo alcista para intentar contener la inflación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sede del Banco Central de Brasil. Foto: Reuters

En un contexto de fuerte depreciación del real ante el dólar, alta inflación y crecimiento prácticamente nulo, el consenso de los operadores del mercado proyecta un aumento de 0,5 puntos, según la encuesta semanal Focus que realiza el Banco Central.

Una porción minoritaria del mercado apuesta por un aumento de 0,25 puntos, indicó a la AFP André Leite, analista de TAG Investimentos.

"La actividad está muy débil, la tendencia es que el desempleo aumente a lo largo de este año y por causa de estas noticias muy malas en relación a la economía, la tendencia es que los precios se reduzcan", explicó Leite.

La economía de Brasil creció apenas 0,1% en 2014, su cuarto año consecutivo de magra expansión, y se prepara para transitar un período aún más difícil antes de vislumbrar la luz al final del túnel en 2016. El Fondo Monetario Internacional proyectó este mes que el PIB de la potencia sudamericana se contraerá 1% en 2015.

Al mismo tiempo, el país registra una inflación de 8,13% en los últimos 12 meses, lo que ha motivado al Banco Central (BC) a seguir subiendo la tasa de interés de referencia para encarecer el crédito, desincentivar el consumo y contener así la subida de precios.

Si el Comité de Política Monetaria (Copom) eleva la tasa el miércoles sería la quinta alza consecutiva desde octubre pasado, cuando estaba en 11% y el BC sorprendió al mercado con la primera alza desde abril de 2014.

En caso de confirmarse un nuevo aumento, la tasa alcanzaría su mayor nivel desde enero de 2009.

Para Francisco Gonçalves de Lima, economista jefe del banco Fator, esa tendencia se está acercando a su fin.

"Se espera ahora un alza de medio punto, y probablemente una suba menor en la reunión de junio. Ahí se detiene y el paso siguiente va a ser el momento de reducir (la tasa)", estimó.

Gonçalves sostiene que "para fines del año que viene, la inflación podría ubicarse más cerca del 5%".

Brasil no caerá en el abismo.

La presidenta Dilma Rousseff comenzó su segundo mandato en enero entre la espada y la pared.

El gobierno busca estimular el crecimiento y en simultáneo controlar la inflación, mientras ajusta sus cuentas después de cerrar 2014 con un rojo fiscal de 0,63% del PIB, su primer déficit desde que inició la medición en 2002.

Además, las revelaciones de un megaescándalo de corrupción enquistado en la petrolera estatal Petrobras salpicaron a directivos de alto rango de la compañía, empresarios de las mayores constructoras del país y congresistas de todos los partidos, con el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) en el punto de mira.

Pero en las últimas semanas la percepción "ha mejorado", apuntó Leite. Respetado por los mercados, el ministro de Hacienda, Joaquim Levy, es la garantía de que el ajuste fiscal llegará a buen puerto, aseguran operadores y analistas.

Levy puso en marcha un ambicioso plan de ajuste para reacomodar las cuentas públicas, que ha encontrado resistencias en el Congreso.
A diferencia de lo que vaticinaban los mercados a principios de año, "Brasil no caerá en el abismo", señaló Leite.

Elevar nuevamente la tasa "es un remedio amargo, porque la economía va a quedar parada, para poner la inflación en su lugar", afirmó por su parte André Ferreira, director de la corredora Nova Futura.
"Pero (Brasil) tiene que conquistar credibilidad, hay que aumentar los intereses, no hay otro modo", añadió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)