Gobierno dice que si lo hace las reservas se terminan en tres días

En Argentina admiten que no pueden levantar el cepo

El gobierno argentino admitió que no hay posibilidades de levantar el cepo. Con una sinceridad demoledora, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, incluso aseveró que, de hacerlo, las reservas del Banco Central (BCRA) se esfumarían en tres días.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Policía investiga si el empresario ayudó a financiar el terrorismo en Perú.

"La Argentina y los argentinos tenemos una moneda fuerte. Ahora, si cualquiera fuera a cualquier lugar y va y compra dólares, perdemos las reservas en tres días", dijo Fernández.

"En la Argentina tenemos muchas reservas, US$ 33.900 millones, que son protegidas como corresponde", agregó.

Fernández aludió a la creciente presión que existe en el mercado cambiario, aunque no admitió que ésta se debe precisamente a la percepción generalizada de que el peso perdió ya casi toda su competitividad, ante el avance de la inflación y la mayor emisión para financiar el gasto público.

Todo, en un contexto en que el gobierno ya no tiene el ingreso de dólares suficiente para financiar la fuerte demanda.

Más aún, Fernández sentenció: "No estamos en una situación de depreciación de nuestro peso".

A su vez, también el presidente del Banco Central (BCRA), Alejandro Vanoli, dijo que levantar el cepo implicaría una devaluación.

"Eso no va a pasar, creo que hay que seguir con el camino de la flotación administrada porque en la Argentina ya sabemos qué significan esas propuestas", dijo Vanoli.

"Si alguien propone levantar todas las restricciones cambiarias, está proponiendo una fuerte devaluación y vaciar las reservas del Banco Central. En realidad, son propuestas demagógicas, impracticables", subrayó.

Por su parte, el economista Luciano Cohan, de la consultora Elypsis, señala que el tipo de cambio real multilateral —que calcula en función del comercio exterior— se depreció casi 25% sólo en el último año, mientras el economista Roberto Cachanosky destacó que el tipo de cambio real ya está en los mismos niveles que tenía en el último mes de vigencia de la denominada "tablita" de Martínez de Hoz, en 1981.

Además, en julio, al BCRA se le hizo más complicado contener la demanda de divisas en el mercado oficial y terminó el mes vendiendo unos US$ 50 millones. [LA NACIÓN / GDA]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)