REGIÓN

Argentina y Brasil suman problemas a su lista

Finalizó “luna de miel” de Bolsonaro y los mercados; el otro vecino varió la estrategia para contener al dólar.

Bolsonaro no logra convencer a los mercados de sus reformas; Macri lucha contra el dólar. Foto: EFE
Bolsonaro no logra convencer a los mercados de sus reformas; Macri lucha contra el dólar. Foto: EFE

Los vecinos Argentina y Brasil han tenido problemas económicos, sociales y políticos en los últimos años, que no parecen acabar. Es que el entusiasmo inicial de los mercados cuando asumió Jair Bolsonaro en Brasil está llegando a su fin, lo que puede complicar al gobierno, y en Argentina el Banco Central (BCRA) anunció una nueva estrategia para contener al dólar, que el jueves tuvo una cotización récord arriba de $ 43.

Por el lado de Brasil, los analistas marcan que la euforia de los mercados con Bolsonaro tuvo un freno ante las dificultades de la reforma de las jubilaciones, la debilidad de los datos económicos y la caótica gestión política en estos meses.

El principal reproche de los inversores a Bolsonaro es el de no haber asumido una defensa clara de la reforma de las jubilaciones propuesta por su ministro de Economía, Paulo Guedes.

Pero los ruidos generados por las intempestivas intervenciones del mandatario en las redes sociales crearon una preocupación suplementaria.

El martes, Bolsonaro colgó un tuit obsceno criticando al carnaval; el jueves, afirmó que “la democracia y la libertad solo existen cuando las Fuerzas Armadas así lo quieren”. Las reacciones obligaron a su entorno a decir que el presidente había sido “mal interpretado”.

“Una nueva declaración, una nueva justificación y así sigue el poscarnaval de Bolsonaro. La preocupación de los inversores es que este ruido ‘a lo Trump’ se convierta en la regla y no en la excepción, lo cual es malo para los negocios y para las reformas”, escribió este viernes la consultora Infinity Assets en una nota de coyuntura.

“Sabíamos que habría mucha turbulencia en el proceso de reforma de las jubilaciones. En eso no hubo sorpresas. Lo que sorprende es esa inestabilidad del presidente. Imaginábamos que creería más en la reforma”, dijo Sergio Vale, de la consultora MB Associados.

Bolsonaro sembró confusión el mes pasado, al decir que las edades mínimas contempladas para jubilarse en el proyecto de Guedes podrían reducirse de 62 a 60 años para las mujeres.

Para corregir el tiro, el presidente el jueves con un tuit defendió con ardor esa reforma. “Los avances que Brasil necesita dependen de la aprobación de la nueva jubilación. A partir de ella el país tendrá condiciones de estabilizar las cuentas, potenciar inversiones, viabilizar una estricta reforma tributaria y disminuir más la maquinaria pública”, escribió. Esa reacción no provocó mayor entusiasmo en los mercados.

La Bolsa de Sao Paulo, que desde la asunción de Bolsonaro batió una docena de récords y rozó los 100.000 puntos, fluctuaba ayer en torno a los 94.000 puntos. Las ganancias del índice Bovespa en 2019, que llegaron a ser de más de 12%, son actualmente de un 7%.

Nueva estrategia

En Argentina el BCRA mostró una vez más que cada movimiento ascendente del dólar le preocupa y lo invita a la acción. Tras la suba récord del jueves, el organismo informó ayer cambios en su estrategia para licitar Leliq, las letras de liquidación que coloca en bancos con la intención de absorber pesos, evitar que vayan al dólar y así contenerlo.

El mercado pareció haber tomado nota de esa variante, con una baja en el tipo de cambio. El dólar minorista finalizó la jornada en 42,27 pesos, con un descenso de 1,14 pesos en comparación con el cierre anterior, según el promedio diario.

El BCRA ofreció Leliq a siete días de manera desboblada con dos subastas. El objetivo, indicó, fue “mejorar la señal de política monetaria y calibrar con más precisión la liquidez del sistema”. En la primera compulsa, la tasa subió a 56,76%, por encima de los 51,86% del jueves; en la segunda, el promedio fue de 59,06%. Según el BCRA, la tasa promedio del día fue 57,89% y el monto adjudicado 206.192 millones de pesos.

Amílcar Collante, del Centro de Estudios del Sur (Cesur), explicó: “El Banco Central puede retirar pesos de la economía para que no se dispare el dólar y eso lo hace a través de este instrumento. Lo que varió fue que lo hizo en dos tramos. A cambio los bancos le dan los pesos y lo que busca sacarle combustible al tipo de cambio”.

“La plata de los bancos es de los ahorristas, y después la invierten en letras de liquidez (Leliq). Si el BCRA hacía una sola licitación, la tasa iba a resultar muy alta”, sostuvo.

Hasta ayer, la estrategia oficial para calmar al mercado se repitió desde que se lanzó el nuevo esquema monetario en octubre: estricto control de los agregados monetarios, con la meta de mantener sin crecimiento la base monetaria, combinado con una dosis de premio alto a las inversiones en moneda local a través de la tasa de interés que convenza a los tenedores de pesos a mantener sus posiciones y no irse al dólar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)