El banco criticó además falta de agresividad contra inflación

BBVA: economía más fría y devaluación controlada

La economía uruguaya muestra un enfriamiento mayor al previsto que continuará en 2016, el Banco Central (BCU) gestionará la devaluación del peso de modo de no generar presiones elevadas en el sistema de precios pese a lo cual la inflación seguirá elevada y el riesgo de tipo de cambio de los créditos bancarios es moderado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
BBVA: La unidad de análisis emitió un informe sobre Uruguay.

Esa es la visión que plantea la unidad de investigación del banco español BBVA, en su informe Situación Uruguay del segundo semestre.

El banco revisó a la baja su proyección de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año de 2,4% a 1,7% y para 2016 de 2,1% a 1,5%.

"En esta nueva previsión, se tiene en cuenta no sólo el empeoramiento del contexto regional, en particular de Brasil, sino también el menor dinamismo de la demanda interna ya observado en 2015", señaló.

De todas maneras, el banco cree que "el próximo año se producirá un quiebre en la tendencia decreciente del nivel de actividad para poder iniciar luego una trayectoria de variación del PIB que converja con el potencial que estimamos ronda 2,9% anual".

Para el banco, "el BCU dispone de los medios necesarios para actuar con discrecionalidad en el mercado cambiario y podrá gestionar una devaluación (del peso) de modo tal que no generar presiones elevadas en el sistema de precios" con lo que "el tipo de cambio terminará 2015 en $ 31 por dólar y en $ 33,70 a fin de 2016".

Por ello, "la presión sobre los precios del próximo año provendrá, al igual que en los años anteriores aunque con menor intensidad, básicamente de la demanda doméstica atizada por ganancias de salarios reales no necesariamente correspondidas con aumentos de productividad. Luego de un largo período, donde la indexación salarial fue uno de los mecanismos más relevantes en la transmisión de la inflación, el gobierno ha decidido un cambio de estrategia", destacó.

El BBVA prevé una inflación de 9,2% este año y de 8,5% en 2016, fuera de la meta de entre 3% y 7% del BCU. Por ello, cree que "han aumentado" las probabilidad de aplicar "medidas heterodoxas" como el acuerdo de precios para ayudar al Central al que criticó que "debería haber actuado con mayor agresividad".

Por último, el banco señaló que "observando la cartera activa promedio del sistema financiero, podemos sostener que la posición asumida por los bancos, más allá de la calidad crediticia de cada entidad, se encuentra en niveles de aceptación confortable de riesgo tipo de cambio implícito puesto que la exposición del crédito en dólares a sectores no transables es moderada y se ha ido reduciendo desde 2003".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)