MERCADO CAMBIARIO

BCU mantiene intervenciones para contener al dólar y los exportadores consultaron

Ayer el Banco Central vendió US$ 5,9 millones y en el mes llega a US$ 328,7 millones. Por esto, la Unión de Exportadores transmitió su preocupación a las autoridades.

Vista aérea del Banco Central del Uruguay. Foto: Gerardo Pérez
Vista aérea del Banco Central del Uruguay. Foto: Gerardo Pérez

Incertidumbre y volatilidad son dos fenómenos que dominan al mundo financiero global, pero que tienen en Argentina a uno de sus mayores exponentes. Es que los mercados y ahorristas aún no tienen seguridad de lo que ocurrirá luego de las elecciones del domingo y esto tiene impactos.

Desde Uruguay estos acontecimientos se siguen con atención, porque una nueva devaluación de Argentina previo al verano ocasionaría aún mayores daños de cara a la temporada turística. Por el “efecto argentino” y también porque hay factores internacionales que presionan al alza el valor del dólar, el Banco Central (BCU) ha estado activo este mes interviniendo en el mercado para evitar saltos del tipo de cambio.

Ayer la divisa en el mercado local cerró con un descenso luego de tres días consecutivos de suba. El dólar interbancario cotizó en promedio a $ 37,374 mostrando una caída de 0,09% respecto a la sesión anterior.

El BCU vendió US$ 5,9 millones ayer e intervino por quinto día consecutivo, acumulando en octubre ventas por US$ 328,7 millones. En el año suma ventas por US$ 1.278,4 millones, ya que también volcó dólares al mercado en agosto (US$ 366,9 millones) y mayo (US$ 582,8 millones).

Sin embargo, hubo meses del año en que el BCU compró dólares para evitar la baja de la divisa, con lo que el saldo neto (compras menos ventas) es negativo en US$ 733,5 millones -esto es lo que cayeron las reservas por las intervenciones.

Los analistas prevén que el dólar en 2019 cierre a $ 35,20. Foto: AFP
Dólares. Foto: AFP

Lo ocurrido en los últimos días generó un “contacto” de la Unión de Exportadores (UEU) con el BCU, luego que a fines de julio hubiera un encuentro en que el presidente del Central, Alberto Graña, aseguró a la gremial que estaban “comprometidos con un tipo de cambio real competitivo”.

María Laura Rodríguez, responsable de la Asesoría Económica, de Comunicación y Medio Ambiente de la UEU, dijo a El País que “llamó la atención la cantidad de intervenciones” y ante la consulta las autoridades les transmitieron que esto ocurrió “por situaciones puntuales y volatilidades”.

“Hay un tema de diagnóstico que no podemos saberlo, si es algo puntual o hay una tendencia (al alza) que al contrarrestarla lo único que se hace es perder reservas e igual no vas a frenar” esa evolución, dijo Rodríguez.

El economista de PwC, Joaquín Cerecetto, hizo notar que el BCU intervino “en 14 de las 17 jornadas de operativa en octubre, y pese a eso no logró frenar un aumento en la cotización”. En octubre el dólar subió 1,18% y en el año acumula un incremento de 15,39%.

La evolución de la divisa en Uruguay “no es ajena a lo que sucede en Argentina”, apuntó Cerecetto y añadió que en “ambos países hay incertidumbre previo a las elecciones”.

La analista de Deloitte, Tamara Schandy, expresó que “las presiones sobre el tipo de cambio no provienen solo de Argentina, sino que en general vemos un proceso de fortalecimiento de la divisa contra numerosas monedas del mundo”. Agregó que en la región hay varios bancos centrales -como los de Brasil, Paraguay, Perú y Chile- que están “aflojando la política monetaria para hacer frente a un contexto de bajo dinamismo económico”, lo que puede producir “una depreciación adicional de sus monedas”.

Rodríguez, de la UEU, sostuvo que “siempre es un tema de preocupación” para los exportadores la evolución del dólar. “Venimos de años de caída del tipo de cambio real”, indicó en respuesta a lo que ha planteado el BCU en los últimos mensajes del Comité de Política Monetaria, al destacar que la moneda local tuvo una devaluación superior al resto de emergentes.

Operativa.

La divisa estadounidense cotizó ayer con precios que oscilaron entre un mínimo de $ 37,35 y un máximo de $ 37,43 para cerrar finalmente en $ 37,39. A través de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa) se realizaron 25 transacciones por US$ 19,2 millones.

Al público en las pizarras del Banco República (BROU), cotizo con una leve baja diaria de dos centésimos y cerró en un valor de compra de $ 36,64 y de venta de $ 38,14.

Mientras que en Brasil, el billete verde volvió a cotizar en baja (-0,34%) ayer al finalizar en 4,0721 reales. En octubre la divisa cayó 2,22% y en el año muestra un incremento de 5,07%.

Mayor tasa por pesos para frenar inflación

La analista de Deloitte, Tamara Schandy, apuntó que “otro elemento de la coyuntura” financiera es que mientras el Banco Central (BCU) interviene para contener el dólar, “al mismo tiempo tiene dificultades para retirar pesos del mercado en las licitaciones de Letras de Regulación Monetaria (LRM)”. Esto último genera mayor liquidez en el mercado y pone presión sobre los precios, es decir hay riesgo de un aumento de la inflación.

“De un tiempo a esta parte, el BCU ha estado ‘cortando por tasa’ algunas licitaciones semanales, por lo cual los montos colocados han estado por debajo de los vencimientos y el resultado neto es más liquidez en pesos en la plaza”, explicó Schandy. Agregó que “la demanda por las letras es baja, entonces el BCU tampoco logra retirar pesos en cantidades suficientes por esa vía”.

En efecto, en octubre hubo tres licitaciones que se declararon desiertas por parte del BCU. Las licitaciones del 11 y 18 de octubre que tenían como fecha de vencimiento abril del 2020 no fueron adjudicadas. Lo mismo ocurrió con las LRM licitadas ayer con vencimiento 20 de enero de 2020 (90 días). En los tres casos los montos ofertados fueron significativamente menores a los licitados, lo que da cuenta de la baja demanda que hay por parte de los agentes de estos instrumentos.

Ante este panorama, la economista de Deloitte subrayó: “Si el BCU está preocupado por la velocidad de suba del dólar y su impacto inflacionario, sería esperable que lo viéramos señalizando que está dispuesto a remunerar mejor las letras en pesos para que la oferta de dinero no aumente tanto”. Esto es que al ofrecer mayores tasas habrá más demanda de los inversores, reduciendo la liquidez de dinero y buscando un impacto sobre la inflación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)