TIPO DE CAMBIO

BCU reconoce que interviene para ponerle "piso" al dólar

Bergara dijo que “está difícil de encontrarlo” porque baja en el mundo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La cotización de la divisa cayó 20 y 15 centésimos, en la compra y venta. Foto: F. Ponzetto

El Banco Central (BCU) reconoció que interviene en el mercado de cambios para ponerle un "piso" a la caída del dólar —lleva cinco jornadas seguidas a la baja— pero que es "difícil" de encontrarlo ya que la divisa estadounidense se debilita en el mundo.

Ayer el BCU compró US$ 15,5 millones, 45% de lo negociado en el mercado de cambios y aún así, el billete verde cayó 0,59% para negociarse a un promedio de $ 28,773 en el circuito interbancario.

"Ahora que el dólar está cayendo estamos interviniendo no para que se disparara hacia arriba, sino para tratar de sostener la cotización en algún piso. (Un) piso que está difícil de encontrar porque el dólar está cayendo en el mundo", enfatizó ayer en Maldonado el presidente del BCU, Mario Bergara.

"Si bien en estos últimos tiempos el dólar está cayendo, estamos entre un 30% y un 40% por arriba de lo que estábamos hace dos años. Y la perspectiva de la depreciación cambiaria (del peso) seguirá", agregó.

El presidente del BCU remarcó que la caída de exportaciones no está vinculada al tipo de cambio. "Las dificultades de exportación están en mercados concretos que tienen dificultades propias como Venezuela y Brasil", dijo.

Operativa.

La presión vendedora constante del circuito local continúa, la que ejerce una lógica presión bajista sobre el dólar.

Así, el tipo de cambio acumula ya cinco sesiones consecutivas de descensos, en las que se ha desplomado un 2,73%, lo que supone la racha negativa más prolongada desde fines de marzo.

El nivel promedio al que se operó el dólar en la víspera, $ 28,773, supone el nivel más bajo desde el 18 de septiembre del año pasado, con lo que acumula una caída de 3,29% en agosto y de 3,68% en el año.

El Banco República (BROU), por su parte, redujo 20 centésimos la punta compradora de la cotización al público a $ 28,20 y 15 centésimos la punta vendedora a $ 29,35.

A través de las pantallas de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa) se dio un aumento significativo en la operativa, al llegar a US$ 34,2 millones.

De acuerdo a lo explicado por los operadores cambiarios, la divisa inició la jornada operándose en niveles de $ 28,80, desde $ 28,92 en que había culminado la jornada previa.

La disposición vendedora se mantuvo y llevó a que el tipo de cambio tocara un mínimo diario de $ 28,74.

Si la caída no fue mayor fue por la mayor intervención del BCU en el lado comprador, lo que evitó una mayor volatilidad.

Las fuentes consultadas agregaron que el Central debió aparecer más temprano ayer y estimaron que las compras fueron efectuadas entre $ 28,80 y $ 28,75.

Las últimas operaciones se realizaron en $ 28,78.

Ayuda anti-inflación.

Bergara se refirió a que "la inflación está alta porque la depreciación cambiaria ha sido fuerte y porque la demanda doméstica sigue firme. Tuvimos diez años de crecimiento muy fuerte en el ingreso de los hogares. Esto llevó a niveles muy altos de la demanda. La demanda acompañó a los precios altos. Por eso es difícil combatir la inflación en este contexto. Esto se irá suavizando. La demanda comenzará a debilitarse un poco. Esto generará menos presión sobre los precios".

Añadió que "el tipo de cambio se estabilizará por lo que también habrá menos presión por el lado cambiario. De todas formas, como única respuesta lógica a una inflación demasiado alta es una política monetaria muy contractiva. El BCU define en su política monetaria la cantidad de dinero que vuelca al mercado".

Afirmó que "este proceso de fortalecimiento del dólar va a continuar de manera estructural si bien se hará con estos procesos de sube y baja que estamos experimentando. Lo natural es que en el mediano plazo el dólar seguirá fortaleciéndose a la vez que irán subiendo las tasas de interés a nivel global".

El presidente del Central recordó que, "cuando empezaron a inundarnos de dólares, si hubiéramos dejado que todos ellos fluyeran al mercado de cambios, que con unos pocos millones se hacen destrozos, la entrada de capitales hubiera generado un desplome del tipo de cambio no a $ 19, sería a $ 14 y se hubiera generado un destrozo en el sector real, en el sector exportador".

Por eso el BCU salió a comprar divisas en aquel momento y luego empezó a venderlas cuando el dólar revirtió el proceso y comenzó a subir.

El jerarca señaló cuál había sido en ese momento la estrategia asumida por la autoridad monetaria. "Deshacíamos en parte lo que se había hecho cuando la entrada masiva de dólares, con la ventaja de la ganancia financiera. Compramos los dólares a $ 19 y cuando los vendimos fue a $ 31. Hicimos unos pesitos", agregó .

Además, el presidentel del Central hizo hincapié en que "afortunadamente hemos aprendido de la crisis. Un factor positivo es lo que los economistas llamamos como los estabilizadores automáticos que es la flexibilidad cambiaria. Todos estos movimientos han sido acompañados por la flexibilidad del tipo de cambio, lo que nos permitió absorber shocks externos".

Volatilidad e incertidumbre.

Refiriéndose al escenario internacional, Bergara sostuvo que la economía mundial es "mucho más volátil e incierta de lo que era una década atrás". El jerarca añadió que "el contexto global se ha ido complejizando y hay un proceso de desaceleración importante. En las economías desarrolladas, básicamente en Europa, hay una situación como de letargo económico donde no hay, prácticamente, crecimiento". A nivel regional se refirió al mal desempeño de la economía brasileña. "Brasil no solo cayó el año pasado más de un 3%. También ocurrirá lo mismo este año. Brasil no está creciendo a tasas decentes desde el 2011. Pasó un lustro entero donde la economía brasileña mantiene guarismos decepcionantes", indicó el presidente del BCU.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)