Inversores dicen que el riesgo es mayor que en crisis griega

Bolsas en China se hunden y ola de ventas se acelera

El mercado bursátil en China mostró ayer señales de congelamiento cuando las empresas suspendieron la cotización de sus acciones y los índices se desplomaron después de que el regulador de valores advirtió de un "sentimiento de pánico" que se estaba apoderando de los inversores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Luego de fuertes subas, las acciones chinas acumulan una pérdida de 30% desde julio. Foto: AFP

Pekín, que ha luchado por más de una semana para hacer que el mercado se ajuste a sus designios, dio a conocer otra serie de medidas para detener la ola de ventas y el Banco Popular de China dijo que aumentará el respaldo a las corredurías reclutadas para apuntalar a las acciones.

El índice CSI300 de las principales empresas que cotizan en Shanghái y Shenzhen cerró con una baja del 6,8%, mientras que el índice compuesto de Shanghái perdió un 5,9%. "Nunca he visto este tipo de desplome antes. No creo que alguien lo haya visto. La liquidez está totalmente agotada", dijo Du Changchun, analista de Northeast Securities.

"Originalmente, muchos querían tener acciones líderes. Pero como tantas empresas con capital pequeño tienen sus operaciones suspendidas, la única forma de reducir la exposición al riesgo es vender acciones líderes", agregó. Las acciones chinas han perdido más de un 30% de su valor desde mediados de junio y para algunos inversores globales el temor de que la agitación del mercado chino desestabilice a la economía real es ahora un riesgo mayor que la crisis griega.

"Además, el efecto réplica de la corrección de mercado aún no se ha visto", escribieron en una nota analistas de Bank of America Merrill Lynch. "Prevemos un crecimiento más lento, menores ganancias corporativas y un mayor riesgo de una crisis financiera", agregaron.

Más de 500 empresas anunciaron ayer la detención de sus transacciones en las bolsas de Shanghái y Shenzhen, lo que llevó el número total de suspensiones a unas 1.300, un 45% del mercado de cerca de US$ 2,4 billones en acciones. Los mercados chinos vivían hasta hace tres semanas un momento dulce, tras encadenar siete meses de subas constantes, pero esa racha se cortó y el hundimiento evidencia el pinchazo de lo que hoy pocos dudan en definir como una burbuja.

Los esfuerzos de Pekín se concentran sobre todo en combatir el pánico entre los 90 millones de inversores individuales que operan en las bolsas chinas, a menudo personas con nulos o pocos conocimientos financieros, y que han invertido en el mercado sus ahorros y actúan de forma muy intuitiva.

Además, el hecho que una parte destacable ha tomado prestado para incrementar sus inversiones ante la hasta ahora buena racha les hace más vulnerables a las caídas. Por otro lado los inversores internacionales, una minoría en los mercados chinos, también están vendiendo sus acciones ante el temor de que su valor siga bajando.

Falla en Wall Street.

En medio del nerviosismo por la crisis griega y el desplome en China, la bolsa de Nueva York suspendió ayer temporalmente la negociación de todos los valores debido a dificultades técnicas. Las autoridades informaron que todavía no hay pruebas de que sea un ciberataque, si bien la interrupción coincidió también con un bloqueo de la página web del Wall Street Journal. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)