Operativa de semana pasada y falta de liquidez lo explican

Tras canje local, quedaron desiertas emisiones en pesos

Luego de llevar adelante una exitosa emisión y canje de deuda en peso y Unidades Indexadas por el equivalente a US$ 957 millones la semana pasada, ayer el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el Banco Central (BCU) debieron declarar desiertas dos licitaciones para colocar deuda en pesos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
BCU dijo que dos empresarios obstaculizaron a la Justicia

El MEF declaró desierta una licitación para emitir Notas del Tesoro en pesos a tres años por $ 750 millones. Lo hizo, porque los inversores apenas demandaron $ 70 millones.

A su vez, el BCU declaró desierta una licitación para emitir Letras de Regulación Monetaria (LRM) en pesos a un año de plazo por $ 750 millones. En este caso, la demanda no fue problema ya que alcanzó a $ 1.428,5 millones. El punto es que las tasas de interés que los inversores pidieron fueron elevadas y el BCU no quiso pagarlas. Las LRM son el instrumento que tiene el Central para quitar pesos del mercado y así moderar las presiones al alza de los precios al consumo por el lado de la demanda.

Ahora, ¿qué pasó? ¿Los inversores ya no quieren poner su dinero en pesos?.

Una fuente de un inversor institucional dijo a El País que las licitaciones de ayer estuvieron "muy influidas por la coyuntura" y que "no cambiaron nada los fundamentos de la economía" respecto a hace una semana (cuando el MEF colocó el equivalente a US$ 957 millones en emisiones en pesos).

De hecho, la emisión de Notas del Tesoro a tres años de la semana pasada fue por $ 6.582,7 millones (US$ 231,7 millones) y había recibido una demanda de $ 23.461,8 millones (equivalente a US$ 826 millones).

Esa fuente comentó que muchos inversores justamente "habían quemado los cartuchos con el canje" y que hay algo de falta de pesos en el mercado porque hay varios que están "muy activos en la compra de dólares".

Otro operador del mercado, dijo a El País que generalmente tras una operación de deuda importante como la semana pasada, la plaza queda "distorsionada".

Mencionó que si el BCU hubiera aceptado solamente unos $ 100 millones (de los $ 750 millones licitados), la tasa de corte hubiera estado ya en el entorno del 14,3%, superando el 13,98% de corte de la emisión anterior.

Agregaron que la elevada exigencia de tasas se debió a que muchos ya ingresaron en la emisión de la semana pasada, a lo que se le sumaron algunos problemas leves de liquidez.

En tanto, el managing director de Banca Privada de la administradora de capitales Puente, Juan José Varela dijo a El País que por un lado el canje "dejó bastante seco de pesos" el mercado y que los inversores pidieron tasas altas para colocar en pesos y el BCU "claramente no quiere convalidarlas", además de que "no quiere locuras en el tipo de cambio".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)