FINANZAS

La otra cara de la crisis económica generada por el COVID-19: una “buena” ocasión para invertir

Tres expertos en finanzas analizan el nuevo “cisne negro” de la economía.

Bolsas frenaron la caída. Foto: AFP
Los mercados viven jornadas volátiles. Foto: AFP

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Detrás de toda crisis hay oportunidades. Es una frase que se repite casi como un mantra y el mercado financiero no es la excepción.

Más allá de las consideraciones éticas que puedan surgir, el golpe en la economía mundial, producido por las medidas para frenar el coronavirus, creó un ambiente favorable para las inversiones. ¿Para cualquier tipo? No. Para las de inversores con mayor aversión al riesgo y visión de largo plazo.

Así lo afirmaron a El País tres asesores en inversiones financieras que coincidieron en que la actual, es una crisis sin precedentes. No en el sentido del bajón económico en los mercados financieros —puesto que hubo crisis anteriores que registraron comportamientos similares— sino por la manera en la que se dio, de forma directa en la economía real sin pasar primero por los mercados.

Para entender lo que ocurre en el mundo de las finanzas hoy, saber por qué puede ser un buen momento para invertir y entender qué precauciones hay que tener, El País consultó al gerente de Inversiones de Nobilis, Jerónimo Nin; al vicepresidente de Sura Asset Management, Gerardo Ameigenda; y al director de Regum, Diego Rivero quienes dieron su mirada sobre el panorama actual.

REGUM
A pesar de la situación actual de incertidumbre, según Rivero la historia “muestra que es en estos momentos cuando aparecen las mejores oportunidades de inversión” ya que es cuando “nadie quiere hacerlo y cuando los inversores venden y no compran por temor”. Esto lleva a una caída en las cotizaciones y por ende, a un mayor acceso en la compra de activos a precios bajos.

A modo de ejemplo, Rivero relató que a principios del año 2009, algunos meses después de que estallara la crisis financiera mundial, ese fue “el mejor momento para comprar acciones” puesto que durante ese año “el índice Standard & Poor’s 500 (uno de los más representativos del mercado) creció 74% comenzando la racha alcista más larga de su historia” hasta la llegada del coronavirus.

“Detectar el momento justo en que el mercado comenzará a subir no es sencillo. Es claro que la caída en los precios puede generar buenas oportunidades de compra, pero lo que buscan los inversores es saber en qué momento dejarán de caer y comenzarán a subir los precios”, explicó el ejecutivo.

Si bien es imposible predecir qué sucederá con la pandemia, hay señales que pueden ayudar a identificar cuando la expectativa general del mercado empiece a cambiar.

“Si suponemos que el virus es contenido dentro de los próximos dos o tres meses, las consecuencias negativas a corto plazo serán suficientes para llevar a algunas economías hacia la recesión, pero el mercado ya lo tendrá descontado con este shock de corto plazo y comenzará a estabilizarse”, explicó Rivero aunque advirtió que esas perspectivas dependerán de la propagación del virus y del impacto final que tenga en la economía mundial.

Efectos: mientras las bolsas y el petróleo tuvo afectación, el oro y los bonos sirvieron de refugio. Foto: AFP
Para los corredores de bolsa suelen ser momentos complejos, pero también hay oportunidades. Foto: AFP

SURA
Desde el departamento de Estrategia de Ahorro e Inversión de SURA Asset Management, coincidieron en que “la historia ha demostrado que en las crisis los mercados en general caen y se recuperan de forma rápida”.

Afirmaron que esta es una “buena ocasión para invertir” dado que generalmente los mejores días del mercado suelen venir después de algunos de los peores, “lo que nos dice que lo que el mercado quita solo el mercado lo devuelve”.

En ese sentido, Ameigenda indicó que si bien “siempre es un buen momento” para empezar a invertir, “suele ser mejor” hacerlo cuando los precios son más “razonables o baratos”, en momentos en que los mercados registraron “bajas extraordinarias y el pesimismo impera”.

Dado que resulta “casi imposible adivinar” cuando un activo llegará un mínimo o a un máximo, es la disciplina en el ahorro la característica “vital para cumplir con los objetivos personales”.

Sin embargo, Ameigenda dijo que invertir en este momento “depende mucho” del perfil de la persona. Dada la volatilidad del mercado y la escasa liquidez no es un buen momento para las inversiones de los más conservadores, pero para quienes tengan un perfil más agresivo y con mayor aversión al riesgo, “esta podría llegar a ser una buena ocasión para entrar” al mercado, en activos de renta variable.

No obstante, hay ciertos factores que agregan incertidumbre como puede ser un rebrote del virus en oriente, que no se pueda controlar la pandemia en occidente, malas noticias sobre la disponibilidad de una vacuna, o la evidencia de una crisis de crédito y empresas en quiebra. Eso, indicaron, “podría llegar a deprimir de nuevo” a los mercados financieros.

“Estar preparados ante un shock como este es muy difícil porque son cisnes negros, hitos ajenos al mercado, no se puede predecir”, sentenciaron desde Sura.

NOBILIS
En la misma línea, Nin manifestó que esta “es una crisis sin precedentes” porque no se originó por el colapso del sistema financiero sino por algo externo e inusual como lo fue la pandemia. Aunque mencionó que también se “comparten características” con crisis anteriores en cuanto a los problemas de liquidez, los ajustes de precios bruscos, el temor y “la sensación de que todo puede empeorar”.

El ejecutivo coincidió en que “las crisis son el mejor momento para invertir”, aunque advirtió que eso no puede entenderse como que ya pasó lo peor.

“La historia financiera ha demostrado que el que compra durante las crisis compra bien, incluso el que compra antes de las crisis, si se mantiene invertido y si le da el tiempo suficiente recupera la inversión y sale ganando”, indicó.

Si bien el gerente de Inversiones de Nobilis afirmó que “el mercado va a subir”, dijo que el problema es que no se sabe cuándo será con exactitud.

El “mejor antídoto” para mitigar esa incertidumbre es entrar al mercado “de a poco y por partes”. A modo de ejemplo, si una persona quiere invertir US$ 45.000 en el mercado, la recomendación de Nin es que primero invierta US$ 15.0000, pasado unos días otros US$ 15.000 y al mes el resto.

“Mientras que las economías se pongan de pie, los activos financieros se van a recuperar, vamos a aprender lecciones, todos vamos a salir más fortalecidos y vamos a crear sistemas más robustos”, concluyó Nin.

Gerardo Ameigenda
Gerardo Ameigenda
Vicepresidente de SURA Asset Management“Las épocas de crisis traen consigo oportunidades siempre y cuando se sea paciente, disciplinado, al tiempo que se debe identificar el objetivo de inversión, el horizonte y sobre todo el perfil de inversionista. En estos momentos tener una visión de largo plazo y diversificar la cartea es fundamental porque tarde o temprano la pandemia va a llegar a su fin y los mercados lentamente se recuperarán”..
Jerónimo Nin
Jerónimo Nin
Gerente de Inversiones de Nobilis“Invertir se trata de alcanzar nuestros objetivos, no de lograr la mayor rentabilidad. Para eso, el inversor tiene que tener una estrategia y seguirla. Para eso es muy importante el asesor financiero, para armar un plan en conjunto a partir de las necesidades del cliente y que el inversor se comprometa a cumplirlo y respetarlo. Eso es lo que hace la diferencia y hace al éxito en las inversiones financieras”.
Diego Rivero
Diego Rivero
Director de Regum“En renta fija es probable que el futuro a mediano plazo sea negativo. Los sectores más afectados son los de bienes de lujo, turismo y transporte y los menos afectados son la salud y los que no están tan expuestos a las perspectivas de crecimiento mundial. Entendemos que esta crisis es histórica pero coyuntural, por lo que los precios de las acciones comenzarán a subir cuando lo peor haya pasado”.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados