FINANZAS DE BOLSILLO

¿Qué conviene llevar cuando se viaja, efectivo o tarjetas?

Una duda que se puede plantear cuando se sale al exterior por vacaciones o por trabajo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La actualidad permite salir de vacaciones con un abanico de posibilidades. Foto. Pixlr

Cuando se debe salir de viaje, ya sea por vacaciones o por asuntos de trabajo, una de las dudas que puede aparecer es sobre la manera de pagar servicios y compras en el exterior. Allí, surge la pregunta sobre cuál forma es la correcta. Entonces, el viajero debe optar entre llevar al país de destino dinero en efectivo o moverse con tarjetas de crédito o de débito. Claro que siempre dependerá del país al que se viaje, la cantidad de cajeros automáticos, bancos o casas de cambio que existan en el lugar de destino. Otro elemento que debe tomarse en cuenta es la seguridad pública que haya en los lugares a los cuales arribe el viajero.

Lo que surge de este artículo es que lo mejor sería combinar los diferentes instrumentos de pago de servicios, teniendo siempre encima algo de efectivo y utilizando mayoritariamente tarjetas de crédito o débito.

El economista de Equipos Consultores, Alejandro Cavallo explicó a El País que una evaluación que debe hacerse es comparar el costo de transacción de las operaciones que el viajero haga con las tarjetas frente al costo de una eventual pérdida de efectivo.

"Creo que lo ideal es una combinación, dependiendo de lo que se estima gastar y mirando los costos de transacción de cada instrumento de pago", dijo Cavallo.

Explicó por ejemplo, que se puede retirar efectivo con la tarjeta de débito y también de comprar artículos o servicios con la de crédito.

Cavallo también mencionó otra posibilidad: las tarjetas prepagas. "No requieren cuenta bancaria como en el caso del débito, ni cierto análisis crediticio como en el caso de las de crédito. Se cargan y luego se usa el saldo", explicó.

El economista añadió sobre esta posibilidad que "son de bajo costo de emisión. El riesgo de fraude está acotado al monto que se le carga". Como desventaja mencionó que la tarjeta prepaga "tiene costo de transacción cada vez que se recarga, aunque en ciertos casos puede hacerse online".

El coordinador del programa de inclusión financiera del Ministerio de Economía, Martín Vallcorba, dijo a El País que "la alternativa más económica y al mismo tiempo con ganancias en cuanto a la seguridad de andar con efectivo encima cuando uno viaja, es usar la tarjeta directamente para pagar en el comercio".

Sobre los plásticos indicó que "el crédito o el débito dependen del emisor porque en ocasiones cobran una especie de arancel por consumo en el exterior. Y en algunos casos no siempre se le traslada al cliente".

Y si ese costo sí se traslada al usuario "en general la comisión no es muy elevada. En definitiva lo que uno debe valorar es la comodidad y seguridad de no andar con efectivo encima. Ahí depende del lugar al que vaya, si es un viaje largo andar con mucho dinero encima puede ser complicado", dijo Vallcorba.

En el caso de la tarjeta de débito explicó que "generalmente utiliza un mejor tipo de cambio al convertir el gasto de la moneda en el país en el que se consume. Se toma como referencia las cotizaciones interbancarias lo que redunda en una mejor cotización para el usuario".

Sobre la de crédito mencionó que "tiene la facilidad que implica la posibilidad de financiamiento o diferimiento del gasto que es una ventaja".

En definitiva, sostuvo que es una decisión que depende de cada persona, valorando en conjunto todos los elementos a tener en cuenta, como la seguridad y los costos asociados al uso de la tarjeta.

Como alternativa menos recomendable, Vallcorba señaló al retiro de efectivo en cajeros automáticos porque tiene un costo importante y además fijo. "En el caso de retirar una suma chica de dinero el costo es muy alto".

En el mismo sentido, Cavallo expresó que al tener un costo fijo por extracción, independientemente del monto "cuando se retira efectivo lo que más conviene es sacar el máximo posible".

Como síntesis, manifestó que "hay que llevar un poco de todo, para tener distintas opciones a la hora de tener que pagar".

Un medio de pago que quedó en desuso.

Cavallo recordó una modalidad que ha quedado en desuso ante la llegada de otros medios de pago: los cheques de viajero.

"Esos cheques de viajero los puede canjear solo el titular con su pasaporte. Tienen un costo de transacción, hay que emitirlos y canjearlos en el destino para poder usarlos. Es como efectivo nominado o un cheque que funciona como efectivo. Estaban pensados para una época donde el débito y el crédito no tenían el desarrollo que tienen hoy", dijo Cavallo.

"Su uso viene decayendo en todo el mundo especialmente en los países desarrollados, que se van sustituyendo por transferencias, débito u otras formas de pago", añadió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)