FINANZAS DE BOLSILLO

¿Cuál es el costo de atrasarse en el pago de las facturas?

Un repaso por los recargos y multas que cobran las empresas a los deudores

El eterno femenino de una imaginativa pintora
No abonar en fecha las facturas hace que el usuario asuma multas y recargos. Foto: F. Ponzetto

Cuando los ingresos de un hogar bajan y el bolsillo aprieta, se debe optar por recortar gastos y obviamente se empieza por aquellos que son accesorios o menos necesarios. Pero si se llega a una situación extrema, está la opción de retrasar por algún mes el pago de las facturas para lograr un respiro financiero momentáneo hasta que lleguen mejores momentos y se pueda abonar lo adeudado.

En caso de encontrarse en esa situación, resulta relevante conocer las multas y recargos que cobran cada uno de los entes públicos y algunas empresas privadas para definir en cuál es más o menos perjudicial el atraso en los pagos.

De acuerdo a los datos proporcionados por UTE, por no pagar el servicio de electricidad se aplica una multa del 5% del valor de la factura si el cliente la abona dentro de los cinco días hábiles siguientes al vencimiento. Para todos los pagos posteriores a ese plazo, la tasa asciende al 10% del valor de la factura.

Además, se cobra al deudor un recargo por mora cuya tasa de interés es del 1,1% efectiva anual, que se calcula desde la fecha de vencimiento de la factura hasta que se haga efectivo el pago. Igualmente, UTE exonera del pago de multas y recargos a aquellos clientes que posean antecedentes de buen pagador en los últimos 12 meses y abonen el total de la deuda dentro de los 30 días posteriores al vencimiento de la obligación.

OSE en caso de facturas impagas aplica una multa del 5% del monto facturado (cargo fijo y cargo variable) hasta cinco días hábiles después del vencimiento. Más allá de ese período y hasta los 90 días corridos, la multa sube al 10% y llega al 20% en caso de pagar luego de los tres meses de vencimiento.

El recargo por no pago del servicio de agua potable se cobra por día de atraso y se aplica la tasa mínima que fija el Banco Central (BCU) de 0,71% mensual. A su vez, ante el corte del servicio por facturas impagas OSE genera tres cargos fijos que deben ser abonadas para restablecer la conexión, sumado al costo del corte y la reconexión que suman dos Unidades Reajustables ($ 1.854 de acuerdo a la cotización de noviembre). Las deudas con esta empresa estatal se pueden financiar hasta en 36 cuotas.

Por su parte, Antel tiene fijado tanto para servicios de telefonía fija como móvil una multa de 5% por facturas impagas que se aplica independientemente de la fecha en que se abonen. La tasa de recargo se cobra a partir del vencimiento de la segunda factura impaga y se sitúa en 1,8% efectiva mensual.

Desde la empresa de telecomunicaciones se informó que los clientes con deudas pueden realizar acuerdos de pago o convenios de financiación de hasta 20 cuotas para servicios activos y hasta 30 cuotas para servicios cancelados. La tasa de financiación vigente es del 1,6% efectiva mensual.

Además, se señaló que ante la cancelación de deudas con mayor antigüedad a los 12 meses "las pautas de cobranza admiten que la actualización no se realice aplicando recargos, sino ajustando por la variación del IPC desde el vencimiento hasta el momento del pago".

Asimismo, una factura que cada vez es más común entre los uruguayos dado el avance de la tecnología es el contrato de telefonía celular. Como se mencionó, los servicios de este tipo de Antel tienen las mismas condiciones de multas y recargos que la telefonía fija, mientras que la empresa Claro cobra un recargo por atraso en el pago de 3% sobre el saldo adeudado.

Los clientes de Claro pueden refinanciar la deuda hasta en 12 cuotas, lo que tiene un costo de 2% aplicable sobre el saldo que resta pagar —si se refinancia $ 1.000 en 10 cuotas, en la primera es un 2% sobre ese total, pero en la segunda es 2% sobre $ 900—.

A su vez, si se abona la primera cuota por adelantado al momento de la financiación, el interés de la misma va sin cargo. La empresa Movistar fue contactada por El País pero no llegó a responder la consulta.

Otra factura que es habitual que llegue mes a mes a los hogares uruguayos es la de la tarjeta de crédito. Está la opción de no pagarla aunque el BCU advierte en su sitio Usuario Financiero que "las entidades suelen cargar gastos y comisiones adicionales muy elevados", aparte de la cancelación del plástico de mantenerse la deuda varios meses.

Pero también las tarjetas ofrecen la posibilidad de abonar un monto mínimo y las consecuencias de esta práctica fueron abordadas en una anterior edición de Finanzas de Bolsillo.

Allí el contador y licenciado en administración, Nelson Chicurel, fue gráfico: "Abonar el mínimo es algo tenebroso por el interés que se termina pagando".

Es que al hacer eso el cliente paga solo en parte el crédito que le otorgó la empresa porque también abona los intereses por no cancelar el total. Para tomar dimensión de esto sirve un ejemplo real de un estado de cuenta: ante un monto total adeudado de $ 10.568,84 se estableció un pago mínimo de $ 1.379, pero el costo de pagar ese mínimo es de $ 533,89 ($ 437,62 de intereses y $ 96,27 de IVA). Es decir que el pago mínimo exigido por la tarjeta fue del 13% del total, pero solamente cerca del 8% correspondió a cancelar efectivamente lo adeudado.

Más de 1.600 consultas a Defensa del Consumidor

Desde el Área de Defensa del Consumidor —órgano que funciona dentro del Ministerio de Economía (MEF)— se informó a El País que entre enero y octubre de este año se recibieron 1.606 consultas y reclamos sobre deudas, cobros indebidos o abusivos de empresas públicas. Del total de casos, 1.087 corresponden a Antel, 307 a OSE y 212 a UTE.

La directora de Defensa del Consumidor, Ana María Sánchez, dijo que mayormente los clientes reclaman ante el organismo "cuestionando las razones que dieron lugar a la deuda". Los casos más frecuentes son el envío de facturas sin una previa lectura del medidor, consumos elevados o pérdidas de agua. "Por estos asuntos si corresponde en algún caso puntual se le ofrece al consumidor la celebración de una audiencia" para encontrar una solución al problema, explicó.

Según detalla en su web, el Área de Defensa del Consumidor recibe consultas "para despejar dudas sobre derechos y obligaciones" del cliente, y reclamos para "a través de una mediación con el proveedor, intentar solucionar el problema de consumo (que se te entregue el producto, cancelar un contrato o cancelar una deuda financiera)". El contacto puede hacerse vía web a través de un formulario online, personalmente en las oficinas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)